El idioma español se expande por Europa del Este y el Norte de África
El Anuario del Instituto Cervantes 2003 analiza la presencia de
nuestra lengua en 16 países europeos, el Magreb, Egipto e Israel
Jon Juaristi, director del Instituto Cervantes. (Foto: Rafael Martínez)
El idioma español experimenta un proceso de expansión en los países de Europa Central y Oriental y en el Magreb, Egipto e Israel, según se constata en los estudios incluidos en el Anuario “El español en el mundo” del Instituto Cervantes correspondiente al año 2003, presentado la pasada semana en Madrid.

Madrid.
El Instituto Cervantes, organismo encargado de la difusión y promoción de la lengua y la cultura españolas en el extranjero, presentó el pasado día 2 de julio, en la Casa de América de Madrid, el Anuario “El español en el mundo” correspondiente al año 2003, publicación que cumple ya su sexta edición.
En el acto de presentación del Anuario participaron, junto al director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, el secretario de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Miguel Ángel Cortés, y el secretario de Estado de Cultura, Luis Alberto de Cuenca, así como el director y coordinador del Anuario, Antonio Cid.
En esta sexta edición del Anuario “El español en el Mundo”, coeditado por Círculo de Lectores, Plaza y Janés y el Instituto Cervantes, se presentan sendos trabajos sobre la presencia y situación de nuestra lengua en la Europa Central y del Este, y en el Magreb, Egipto e Israel.
Según los datos del informe, hay 123.000 estudiantes de español en los 16 países de la Europa Central y del Este, zona en la que se constata un espectacular interés por el aprendizaje de nuestra lengua, cuya demanda presenta un crecimiento superior al de otros idiomas europeos, con excepción del inglés.
En los últimos cuatro años, la demanda del idioma español ha experimentado un aumento del 158% en Rumanía, de un 86% en Polonia, de un 69% en Hungría, de un 49% en Eslovaquia y de un 27% en la República Checa, así como un vertiginoso crecimiento de la demanda en Bulgaria.
Antonio Cid precisó a este respecto que la elección del español está vinculada a factores de ocio e interés cultural, y no por motivos prácticos o profesionales, y que la mayoría de los alumnos “son mujeres, jóvenes y cultas”.

El Magreb, Egipto e Israel

En el capítulo del Anuario dedicado a la situación del idioma español en el Magreb, Egipto e Israel se refleja asimismo un aumento en el número de estudiantes de español, que, según precisó el director del Instituto Cervantes, Jon Juaristi, responde a la percepción de nuestra lengua como “una vía de acceso a nuevos horizontes laborales, económicos y educativos, unas motivaciones que poco tienen que ver con las de los ciudadanos centroeuropeos, más vinculadas al ocio, la cultura y las relaciones personales”.
Según el informe, en Marruecos se imparte el español en un 42% de los centros de Secundaria, y en el pasado curso estudiaron nuestra lengua 51.000 alumnos. En ese país, el MECD cuenta con 11 centros, que atienden a más de 4.300 alumnos, y el Instituto Cervantes mantiene otros cinco centros, con más de 9.000 matrículas al año, mientras que cinco universidades marroquíes ofrecen estudios de Filología Hispánica.
En Argelia se enseña español en 600 centros, con más de 20.000 alumnos, a los que se añaden otros 1.200 estudiantes de español en las universidades argelinas.
En Túnez, cerca de 14.000 alumnos de Secundaria y 700 universitarios cursan estudios de español, mientras que en Egipto el español está presente en siete universidades, con 5.400 alumnos, y lo estudian otros 13.000 alumnos de otras modalidades de enseñanza.
Israel cuenta en la actualidad con más de 100.000 hispanohablantes, y la lengua española está presente en los estudios de Secundaria y universitarios, siendo la tercera lengua extranjera con mayor demanda, tras el inglés y el francés.
El Anuario “El español en el mundo” del Instituto Cervantes correspondiente al año 2003 incluye sendos trabajos de los filósofos Gustavo Bueno e Ignacio Sotelo sobre “el español como lengua de pensamiento”, así como un ensayo de Juan Cueto sobre el español en las nuevas tecnologías y un trabajo de Diego Galán sobre el español en el cine.

 

arriba