El Gobierno regula el acceso a la Universidad para mayores de 25 años

Las pruebas constarán de una parte común y una parte específica, y entrarán en vigor en el curso 2004-2005

La prueba de acceso a la Universidad para mayores de 25 años queda regulada por un real decreto aprobado por el Consejo de Ministros, en el que se establece que la realización de la misma tendrá una parte común y otra específica. Esta nueva regulación entrará en vigor y comenzará a aplicarse en el curso académico 2004-2005.

Las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de 25
años incluyen
un ejercicio o examen sobre
una lengua extranjera.
(Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El Consejo de Ministros, en reunión celebrada el viernes 20 de junio, aprobó, a propuesta de la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, un real decreto por el que se regula la prueba de acceso a la Universidad de los mayores de 25 años que no estén en posesión del título de Bachillerato o equivalente.
Los contenidos de este real decreto, que entrará en vigor para las pruebas que se realicen a partir del curso académico 2004-2005, han sido debatidos con las Comunidades Autónomas y las universidades, en el seno del Consejo de Coordinación Universitaria, y han recibido los informes favorables del Consejo Escolar del Estado y del Consejo de Estado.
La disposición adicional vigésimo quinta de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) se ocupa “del acceso a la Universidad de los mayores de 25 años y de los titulados de Formación Profesional”, y en ella se establece que “el Gobierno, previo informe del Consejo de Coordinación Universitaria, regulará las condiciones básicas para el acceso a la Universidad de los mayores de 25 años que no reúnan los requisitos previstos en el apartado 2 del artículo 42”, que indica: “para el acceso a la Universidad será necesario estar en posesión del título de bachiller o equivalente”.

Estructura de las pruebas

Los mayores de 25 años que aspiren a cursar estudios universitarios y no estén en posesión del título de bachiller o equivalente podrán ingresar en la Universidad mediante la superación de una prueba de acceso que, según establece el citado real decreto, constará de “una parte común y una parte específica”.
La parte común de dicha prueba tendrá como objetivo apreciar la madurez e idoneidad de los candidatos para seguir con éxito los estudios universitarios, así como su capacidad de razonamiento y de expresión escrita.
Esta prueba comprenderá tres ejercicios, referidos a los siguientes ámbitos: comentario de texto o desarrollo de un tema general de actualidad; lengua castellana; y lengua extranjera, a elegir entre inglés, francés, alemán, italiano y portugués. En el caso de que la prueba se celebre en universidades ubicadas en Comunidades Autónomas con otra lengua cooficial, éstas podrán establecer la existencia de un cuarto ejercicio referido a la lengua cooficial.
La parte específica de la prueba tendrá como finalidad valorar las habilidades, capacidades y aptitudes de los candidatos para seguir y superar los estudios de la opción por ellos elegida.
Esta prueba específica se estructura en cinco opciones: opción A (Científico-tecnológica); opción B (Ciencias de la Salud); opción C (Humanidades); opción D (Ciencias Sociales) y opción E (Artes).
El establecimiento de las líneas generales de estas pruebas, tanto en lo referente a contenidos como a la valoración, se realizará por cada Comunidad Autónoma, previo informe de las universidades de su competencia.
La calificación final se determinará con una puntuación de 0 a 10 puntos, completada con dos decimales. Según establece el real decreto, se entenderá que el candidato ha superado la prueba cuando obtenga un mínimo de 5 puntos en la calificación final, si bien no podrá promediarse tal calificación final cuando el aspirante obtenga una nota inferior a 4 puntos en la parte específica de la prueba.

Convocatorias

Las universidades realizarán anualmente una convocatoria de prueba de acceso para mayores de 25 años, según dictamina el real decreto.
Una vez superada la prueba, los candidatos tienen la posibilidad de presentarse de nuevo en sucesivas convocatorias con la finalidad de mejorar su calificación y poder acceder así a unos estudios determinados, en los que haya límite de acceso y se requiera una calificación específica.
Los candidatos podrán realizar la prueba de acceso para mayores de 25 años en la Universidad de su elección y, tal como establece la nueva normativa, no se podrá realizar la prueba de acceso para un mismo curso académico en más de un centro universitario.
Para aquellos candidatos que, en el momento de su inscripción para la realización de las pruebas de acceso para mayores de 25 años, justifiquen alguna discapacidad que les impida realizar las mismas con los medios ordinarios, el real decreto establece que “se adaptarán las medidas oportunas para que puedan hacerlo en las condiciones más favorables en función de su discapacidad”.

 

arriba