La enseñanza durante la democracia
La educación ha mejorado considerablemente en España en el último cuarto de siglo, llegando a todos los ciudadanos en igualdad de derechos y oportunidades, según han manifestado Pilar del Castillo y los ex ministros Otero Novas y Pérez Rubalcaba durante la celebración del 25 aniversario de ANPE, cuyos dirigentes han destacado su carácter “independiente y profesional”. Juan José Otero Novas, Juan Miguel Molina (presidente de ANPE), Pilar del Castillo y Alfredo Pérez Rubalcaba han destacado la positiva evolución de la enseñanza en España durante los últimos
25 años. (Foto: Rafael Martínez)
ANPE celebra su 25 aniversario recordando la evolución del sistema educativo español en el último cuarto de siglo

Madrid. G. A.
El sindicato ANPE nació en 1978 como una organización “independiente, democrática, profesional y con el objetivo de servir a la escuela pública y defender la dignificación profesional, económica y social de los profesores”. El pasado 7 de junio se cumplieron 25 años de su inscripción en el Ministerio de la Presidencia, según la normativa entonces vigente. Y con motivo de este aniversario, sus actuales dirigentes han organizado una mesa redonda con la actual ministra de Educación, Pilar del Castillo, y sus predecesores Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) y José Manuel Otero Novas (UCD).
En la presentación del acto, el presidente nacional de ANPE, Juan Miguel Molina, y su vicepresidente, Nicolás Fernández, han evocado la participación de este sindicato en los principales acontecimientos de la educación en España durante los últimos 25 años, como las negociaciones para el reconocimiento de las pensiones y los trienios a los maestros, la consecución de los sexenios y, sobre todo, la promulgación de las grandes leyes que han regulado el sector: LODE, LOGSE, LOPEG y LOCE.
Además, Nicolás Fernández ha recordado que durante este período tres partidos políticos (UCD, PSOE y PP) han alcanzado el poder en España, y un grupo amplio de ministros (14) “han tenido la responsabilidad de dirigir y gestionar la política educativa”. Dado que los tres grupos estaban representados en el acto, se ha referido en primer lugar a la actual ministra, “a quien le ha correspondido la difícil tarea de liderar la educación después de consumarse el proceso de transferencias”, y de quien ha destacado su “compromiso de mejorar la calidad y estructura de nuestro sistema educativo”. También ha valorado el protagonismo de Pilar del Castillo en la promulgación de la Ley Orgánica de Universidades (LOU), la Ley de FP y la reciente Ley de Calidad (LOCE).

Huelga y acuerdos

Del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba ha resaltado su labor como ministro en 1992 y 1993, y también su tarea en el Departamento durante los años precedentes, como secretario general y secretario de Estado. Un período en el que se gestaron la LODE y la LOGSE, la homologación retributiva y, tras la huelga de 1988, la consecución de los actuales niveles 21, 24 y 26 de complemento de destino, y la implantación de los sexenios vinculados a la formación permanente. “En estos acuerdos tuvo un protagonismo indiscutible, y siempre destacaremos de su paso por el Ministerio su apuesta por el respeto, la tolerancia y el diálogo hasta la extenuación en la búsqueda del acuerdo”.
El vicepresidente de ANPE ha calificado al centrista a José Manuel Otero Novas como “un hombre de estado en toda la extensión de la palabra”, al que le tocó gestionar el Ministerio “en el incipiente período postconstitucional, en una época difícil”. Como difícil y polémica fue también la tramitación durante su mandato del Estatuto de Centros Escolares, impugnado por el PSOE ante el Tribunal Constitucional, pero que reconoció el derecho del titular a fijar el ideario del centro.
Los tres se han referido en sus intervenciones a los problemas que han tenido que afrontar, y a las principales iniciativas legislativas desarrolladas durante sus respectivos mandatos. Han coincidido al afirmar que, independientemente de quién ha gobernado, durante los últimos 25 años la educación ha mejorado considerablemente en España, ya que la Constitución ha hecho posible una enseñanza para todos en igualdad de derechos y oportunidades, y sin discriminación para acceder a ella. También han señalado a la Ley General de Educación de 1970 como un buen punto de partida para el actual sistema educativo.
Además, Otero Novas ha recordado que la Ley de Centros (LOECE) que su equipo impulsó tuvo tanta contestación como las normas básicas que posteriormente han promovido el PSOE o el actual Gobierno del PP. Y Pérez Rubalcaba ha evocado las “muchas horas” que ha dedicado durante su paso por el Ministerio para alcanzar acuerdos, especialmente en la elaboración de la LOGSE, “porque sin consenso en educación se avanza muy poco, se trabaja mal y se reforma peor”.
Pilar del Castillo ha reconocido el esfuerzo y la buena voluntad de todos sus predecesores en el cargo, “independientemente de sus principios políticos, con sus aciertos y su derecho a equivocarse”. Pero ha advertido del “uso retórico y perverso del consenso”, porque cree que muchas veces se apela a él para “decir poco o encubrir diferencias que son legítimas”. En su opinión, todas las reformas “han tenido acuerdos y desacuerdos”, pero un gobernante debe actuar con “el sentido de la responsabilidad que se deriva de la confianza que los electores han depositado en él”. En el caso de la reciente Ley de Calidad, dice haber sentido “el aliento constante de los profesores”.

 

arriba