Dieciséis propuestas para reducir el fracaso escolar
El Laboratorio de Alternativas aboga por una oferta educativa que incluya enseñanza de idiomas, ordenadores, Internet y promoción de hábitos lectores
Para reducir el fracaso escolar, los centros públicos deben ofrecer enseñanza bilingüe, uso habitual de ordenadores e Internet, promocionar los hábitos de lectura y que el porcentaje de inmigrantes no supere el 40% del alumnado, según un documento elaborado por el Laboratorio de Alternativas.
Este informe apuesta por convertir la escuela
en una comunidad de lectores, en la que
padres, profesores y alumnos se comprometan
a leer más. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Laboratorio de Alternativas, que dirige Joaquín Almunia, ha presentado un documento elaborado por Alvaro Marchesi, catedrático de Psicología Evolutiva de la Universidad Complutense de Madrid y ex secretario de Estado de Educación, que recoge 16 propuestas para reducir el fracaso escolar, en torno al 25% en España.
A juicio de Marchesi, es preciso que los centros públicos sean atractivos para la mayoría de los ciudadanos y que su oferta educativa garantice una enseñanza bilingüe o trilingüe (en las comunidades autónomas con lengua propia), desde los tres años, la utilización habitual del ordenador y de Internet por profesores y alumnos y un apoyo especial a los alumnos con dificultades de aprendizaje.
Según el autor de este informe, es preciso un mayor control en la admisión de alumnos en los centros públicos, para asegurar condiciones más equitativas que equilibren la composición social de los alumnos. En este sentido, plantea este proceso se realice por comisiones de escolarización con representación de todos los sectores educativos, que todos los centros acojan de forma similar a escolares con necesidades educativas especiales y que el porcentaje de inmigrantes no supere el 40% del alumnado.

Fomento de la lectura

Promover hábitos lectores entre los estudiantes es otra de las propuestas y este documento recomienda una hora de lectura diaria en el centro, además de recabar la colaboración de los padres, para que dediquen 15 minutos diarios a leer con sus hijos en Educación Infantil y Primaria.
Alvaro Marchesi reveló que el tiempo que dedican los alumnos españoles a las tareas extraescolares es de los más altos de Europa, mientras que este horario en la escuela es uno de los más bajos. Si por falta de interés o por no disponer de las condiciones adecuadas en su casa, los alumnos tienen dificultad para realizar las tareas, este experto apuesta porque el centro les facilite los medios adecuados como mantener abierta la biblioteca por las tardes y la presencia de algún profesor que les resuelva las dudas.

Participación de los padres

Este análisis constata que los estudiantes que reciben suficiente apoyo, seguimiento y estímulo en casa y que disponen de condiciones para realizar las tareas, como espacio y tranquilidad, no presentan mayores problemas de aprendizaje. Por lo que reivindica la participación activa de los padres en la educación.
Para Marchesi, "la educación debe constituir una prioridad en el gasto público" y señaló que "en los últimos cinco años, la inversión educativa no se ha incrementado en relación con el PIB" y se mostró partidario de aumentar este presupuesto, en los próximos ocho años, "unos 600 millones de euros (100.000 millones de pesetas) anuales para equipararse a la media de la OCDE".

 

arriba