Este parque temático reproduce los ecosistemas más importantes de la tierra

Vivir una tormenta tropical, investigar los misterios de la noche o descubrir el mundo de los pingüinos son algunas de las muchas experiencias que los alumnos pueden encontrar en su visita a Faunia, uno de los mayores parques de la naturaleza de Europa. La más moderna tecnología permite al visitante tener una experiencia directa de la vida animal y vegetal.
Un recorrido por la biodiversidad del planeta

Madrid. MARGARITA GIRON
Más de 600.000 personas han visitado "Faunia", el parque temático de la naturaleza, desde que abrió sus puertas hace ya dos años en el madrileño barrio de Valdebernardo. Esta iniciativa, pionera en España, tiene como objetivo reunir en un mismo espacio una propuesta de diversión con otra de conocimiento de la naturaleza.
El  parque se extiende a  lo  largo de 150.000

La interacción directa entre los alumnos y todos los seres vivos que forman parte de "Faunia", es el objetivo pedagógico de este proyecto. (Fotos: Rafael Martínez)

m2 con una topografía peculiar potenciada con lagos y estanques. Son más de 4.000 los animales, correspondientes a 500 especies, que habitan en estas instalaciones. Igualmente, hay cerca de 50.000 ejemplares pertenecientes a unas 700 especies de flora.
Los visitantes pueden recorrer siete áreas temáticas y cinco ecosistemas. "La Noche" es uno de los pabellones donde pueden observarse los hábitos de vida de animales nocturnos. A través de un complejo sistema tecnológico de lámparas azules, violetas y halógenos, en el interior de esta estancia durante el día natural se reproduce una noche de luna llena, mientras que en la noche (su día) los animales duermen. Búhos reales, lechuzas, monos de noche, zorros del desierto, jinetas, chinchillas, linces, boas, lemures y otros animales nocturnos desarrollan su vida a la vista de los visitantes.

Paseo por la jungla

Un jardín tropical con un 80% de humedad y una temperatura que oscila entre los 25ºC y los 29ºC, asegura el ciclo biológico de los insectos. Cada día nacen hasta 40 especies de mariposas tropicales, desde la mariposa Atlas, la más grande del mundo, hasta la Hoja o la Mormón entre otras. Todas ellas vuelan en libertad dentro de un pabellón que recorren los visitantes.
Un pupario expone las crisálidas, donde puede contemplarse el preciso momento en el que las orugas se transforman en mariposas. Un sinfín de plantas garantizan la supervivencia y reproducción de estos insectos.
Una de las primeras zonas que se encuentra el visitante en su paseo por Faunia es un lago de agua dulce, de 3.586 m2 de extensión, con una profundidad variable adecuada a las especies que allí se alojan. En las islas del lago habitan en estado natural, una comunidad de monos capuchino que hasta el momento sostiene un elevado índice de reproducción. Igualmente, 40 flamencos y numerosos patos, gansos y cisnes han hecho del lago su lugar de residencia.
El último espacio inaugurado en el parque es una colmena de abejas que permite vivir de cerca la actividad de un autentico enjambre. Un cristal de metacrilato permite al visitante contemplar como las 20.000 abejas de esta colmena entran y salen con polen, néctar, propóleo y agua entre las patas para elaborar miel, cera o jalea real.

Conquistando los polos

Por otra parte, en el ecosistema antártico habitan 70 pingüinos de cinco especies diferentes. La disposición de las instalaciones permiten una visión subacuatica de la piscina, donde a los pingüinos se les puede ver nadar, comer y practicar el "vuelo submarino".
Caimanes, tortugas, rayas, arapaimas y más de 200 pirañas son algunos de los animales que pueden contemplarse en el pabellón dedicado a la jungla. Al final del mismo, un tunel de cristal permite ver desde todos los ángulos y posiciones, a los peces que habitan en las profundidades del río.
El Departamento de Educación de Faunia se encarga de convertir la visita en una actividad didáctica complementaria de las asignaturas de Ciencias Naturales y Conocimiento del Medio. Previamente a la visita entregan a los profesores una guía con toda la información teórica acerca de las actividades a realizar por los monitores. Al concluir la visita se entrega a cada alumno un cuaderno con fichas didácticas, adecuadas a su edad y nivel educativo, con las que completar todo lo aprendido en el parque. Además, los alumnos menores de 14 años recibirán el carné escolar de Faunia con el que podrán visitar el recinto todas las veces que quieran y de forma gratuita, durante todo el curso. Para más información, puede consultarse la web: www.faunia.es

 

arriba