El Defensor del Pueblo reclama mayor esfuerzo en materia de becas y ayudas al estudio
El Defensor del Pueblo, en su informe anual, denuncia un "endurecimiento de los criterios para otorgar becas compensatorias y de movilidad especial en la Universidad". Por su parte, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en declaraciones del secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, afirma al respecto que "se ha incrementado el número de becarios y se han flexibilizado los requisitos académicos".

Según, el secretario de Estado de Educación y Universidades,
el número de becarios se ha incrementado desde 1996, a pesar del descenso demográfico

Madrid.
El Defensor del Pueblo ha entregado al Congreso de los Diputados su informe anual. En el capítulo dedicado a educación esta institución, "reclama mayor esfuerzo de los poderes públicos para continuar, como hasta ahora, mejorando y ampliando el sistema de ayudas al estudio, para acercar la enseñanza postobligatoria a todos los sectores de la educación, con el fin de que la igualdad de oportunidades sea, alguna vez, una realidad", según informa Efe.
En el citado informe se afirma asimismo que "estamos ante un endurecimiento de los criterios para otorgar becas compensatorias y de movilidad especial en la Universidad –destinadas a los universitarios procedentes de familias con menores niveles de renta y que complementan las becas de la convocatoria general- al convertir en requisito lo que antes era una circunstancia coadyuvante".
Dentro del apartado sobre la enseñanza universitaria del informe, se trata de la concesión de ayudas compensatorias, que se suman a las becas de la convocatoria general para compensar a las familias de menores niveles de renta por la no percepción de salario que la dedicación plena de un hijo al estudio entraña, y ayudas de movilidad especial, destinadas a los alumnos que deciden cursar estudios superiores en una Comunidad Autónoma distinta de la de procedencia y que tienen inferiores rentas familiares.

Becas compensatorias y de movilidad especial

Respecto de las becas compensatorias, el informe del Defensor del Pueblo considera "plenamente justificado" que cuando los fondos presupuestarios no alcancen a todos los alumnos que cumplan los requisitos estipulados se haga una mención, como ha ocurrido en sucesivas convocatorias precedentes, a la "preferencia de determinados colectivos más desfavorecidos".
Estos colectivos son las familias cuyo titular está en desempleo, sea pensionista o inválido; padre o madre soltero y viudos; familias numerosas o con algún miembro con minusvalía, y huérfanos absolutos.
A este respecto, el Defensor del Pueblo "lamenta" la decisión adoptada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de "considerar estos criterios de preferencia como auténticos requisitos en la convocatoria de becas del curso 2001-2002, en la que también se consideró criterio de preferencia haber obtenido dicha ayuda en el año académico anterior, un cambio de criterio difícil de admitir".
En el informe se añade que "además, en el simple análisis de la convocatoria para el curso académico 2002-2003, se exige expresamente la pertenencia a algunos de los colectivos antes llamados preferentes como requisito para obtener la beca compensatoria, añadiendo la necesidad de acreditar la concurrencia de tal situación a diciembre de 2001 y durante un período no inferior a seis meses en el año 2001".
"Idéntico -se apunta en el informe anual- ha sido el cambio de criterio operado en las condiciones exigidas para obtener una beca especial de movilidad para el curso 2002-2003 respecto a las exigidas en el curso anterior". En dicha convocatoria, precisa el informe, "se limita la obtención de becas de movilidad especial (de mayor cuantía que las de movilidad general y adjudicables hasta ahora a los alumnos de inferiores rentas familiares) sólo a aquellos que a fecha de diciembre de 2001 pertenecían ya a los colectivos antes denominados de preferencia".
Por todo ello, el Defensor del Pueblo advierte en el informe que "convertir en requisito lo que en anteriores convocatorias era una circunstancia coadyuvante para obtener este tipo de ayudas, y además delimitarlo para hacerlo aún más restrictivo, permite concluir que estamos ante un endurecimiento de los criterios para su otorgamiento, y por tanto, ante una medida que reduce sensiblemente estas ayudas".

Incremento de becarios

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte negó que se hayan endurecido los criterios para lograr ayudas compensatorias y de movilidad especial en el ámbito universitario, tal y como se afirma en el informe anual del Defensor del Pueblo, según declaraciones efectuadas el pasado 28 de mayo a Efe por parte del secretario de Estado de Educación y Universidades, Julio Iglesias de Ussel, quien señaló que a pesar del descenso demográfico, se ha incrementado el número de becarios desde 1996, se ha aumentado el umbral de renta y se han flexibilizado los requisitos académicos.
Iglesias de Ussel aludió a "determinados parámetros" no contemplados en el informe del Defensor del Pueblo en al apartado relativo a las becas compensatorias y de movilidad general, parámetros que califico como "aspectos sustantivos para analizar la política de becas del Gobierno, que ha experimentado un crecimiento espectacular".
Entre estos aspectos, el secretario de Estado de Educación y Universidades citó el descenso demográfico, que se sitúa en alrededor de medio millón de alumnos, en total, desde 1997, así como la flexibilización en los requisitos académicos, "pues ya no es preciso tener cinco puntos en la prueba de selectividad, sino simplemente tener un aprobado en la nota de acceso (nota media entre la calificación de la prueba de selectividad y la nota de expediente académico)".
Además, precisó Iglesias de Ussel, "sistemáticamente, se han aumentado los umbrales de renta para recibir una beca", y recordó que se han creado asimismo nuevas modalidades de ayudas para atender a la diversificación de las necesidades".

Flexibilización de requisitos

El secretario de Estado de Educación y Universidades señaló que en 1997 había 64.495 alumnos con ayudas compensatorias, mientras que en el presente año, 2003, perciben ese tipo de ayudas 106.000 alumnos, lo que supone un incremento de casi el 65%. Y en el caso de las ayudas de movilidad se ha pasado de 15.961 alumnos beneficiarios en el curso 1999-2000 a 18.000 en el presente curso, y de 2.388 beneficiarios de ayudas de movilidad especial en el curso 1999-2000 a 4.010 en el actual curso.
La cuantía de las ayudas compensatorias, en el período 1997-2003 ha pasado, según afirmó Iglesias de Ussel, de 1.251 euros a 1.750 euros, mientras que en el caso de las becas de movilidad el incremento de las cuantías se ha situado en un 27,9%.
También afirmó que, en los últimos ocho años, el crecimiento en términos reales del presupuesto de becas ha aumentado en un 29,4%, y en términos nominales en un 56,7%.
El secretario de Estado concluyó sus declaraciones a Efe señalando que el informe del Defensor del Pueblo "ofrece un segmento no acertado de la realidad", y añadió que "los hechos son notorios, pues a pesar del descenso demográfico aumentan las becas, gracias al aumento de los niveles de renta para acceder a ellas y a la flexibilización de los requisitos académicos".

 

arriba