El Consejo General de Formación Profesional desarrolla la Ley de FP

Las titulaciones se adaptarán a las demandas del mercado y se facilita el acceso a las certificaciones

El Consejo General de Formación Profesional examina las normas que desarrollan la Ley de FP, para adecuar las titulaciones a las demandas del mercado laboral y facilitar el acceso de los trabajadores y los desempleados a las certificaciones y titulaciones.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Consejo General de Formación Profesional ha analizado los proyectos de Reales Decretos de desarrollo de la Ley de Formación Profesional, con los que se pretende adecuar las titulaciones a las demandas del mercado laboral. Eduardo Zaplana, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, presidió esta reunión, junto con Pilar del Castillo, ministra de Educación, Cultura y Deporte, en la que participaron representantes de las administraciones nacionales y autonómicas, además de los agentes sociales.
El primer proyecto que se debatió es el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, cuya finalidad es ordenar sistemáticamente las cualificaciones identificadas en el sistema productivo y la formación asociada a las mismas para atender a los requerimientos del empleo.
Los objetivos básicos del Catálogo se concretan en la adecuación de la F.P. a las necesidades del sistema productivo y promover la integración y el desarrollo de las ofertas de formación profesional. También facilitará la formación a lo largo de la vida, mediante la acreditación y acumulación de aprendizajes profesionales adquiridos en distintos ámbitos. Este catálogo contribuirá a la transparencia y unidad del mercado laboral y a la movilidad de los trabajadores.

Integrador y flexible

Para ambos Departamentos el Catálogo es "un instrumento esencial para mejorar la transparencia de nuestro mercado de trabajo, así como un elemento integrador de las distintas administraciones educativas y laborales, que facilitará a trabajadores, desempleados y jóvenes el progreso en la carrera profesional".
En este sentido, señalan la flexibilidad del Catálogo, por ser de uso voluntario y servir de base para la acreditación oficial de las competencias profesionales.
El Catálogo está constituido por las cualificaciones profesionales más significativas, ordenadas por niveles de cualificación, según la competencia profesional requerida por las actividades productivas. Por su parte, el Instituto Nacional de las Cualificaciones se encargará de elaborarlas y actualizarlas periódicamente en un plazo no superior a cinco años.
En el transcurso de esta reunión se trataron las bases para la elaboración del Catálogo, que se refieren a la ordenación en familias profesionales y niveles, las cualificaciones profesionales, la formación asociada a las cualificaciones y la metodología de elaboración del catálogo.

Certificados

El Real Decreto y la Orden Ministerial sobre las directrices de los Certificados de Profesionalidad también fueron debatidas por los miembros de Consejo. La aplicación de estas normas supone el reconocimiento y la acreditación de las competencias profesionales, tanto si se han obtenido a través de la formación, como mediante experiencia laboral. Este proyecto estable las directrices para que las personas que hayan adquirido competencias, cursando formación profesional ocupacional o mediante experiencia laboral puedan acceder a una acreditación oficial.
El Certificado, con carácter oficial y validez en todo el territorio nacional, definirá las competencias profesionales características de las ocupaciones y los contenidos de formación asociados a las mismas. Así, los más de 200.000 desempleados, que cada año cursan enseñanzas, obtendrán un certificado de profesionalidad o de créditos parciales de dichos certificados que ayuden luego a la acreditación de sus conocimientos.

Experiencia laboral

De igual modo, gran parte de la población activa podrá obtener un certificado que acredite sus competencias profesionales obtenidas por vías alternativas a la formación, como aprendizajes no formales o experiencia laboral. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales o las administraciones autonómicas con competencias organizarán las pruebas de acceso y emitirán los certificados.
Fuentes ministeriales reiteran que el Real Decreto y la Orden Ministerial son consecuencia de "un amplio debate y de gran consenso entre las administraciones laborales y los interlocutores sociales".
Los miembros del Consejo examinaron las condiciones básicas, que deben reunir las pruebas para la obtención de los títulos de técnico y técnico superior de Formación Profesional Específica, confeccionado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Convocatoria

Este proyecto de Real Decreto establece que estas pruebas serán convocadas por las administraciones educativas y en dicha convocatoria se determinarán los ciclos formativos para los que se realizan las pruebas, el período de matriculación, las fechas y los centros públicos que impartirán estas enseñanzas.
Los aspirantes, además del requisito de edad, acreditarán una experiencia laboral de al menos dos años, relacionada con el sector productivo del Ciclo Formativo al que pertenezca el módulo profesional correspondiente o aportar certificación justificativa de que han cursado enseñanzas profesionales relacionadas con el sector correspondiente. La matrícula se formalizará en los centros públicos y se realizará por módulos profesionales o por ciclo formativo completo.
Las administraciones educativas elaborarán las pruebas y se confeccionará una para cada uno de los módulos profesionales que componen los ciclos formativos, excepto el módulo de Formación en Centro de Trabajo.
Los estudiantes que superen todos los módulos profesionales de un mismo ciclo formativo, deberán acreditar previamente a la solicitud de expedición del título correspondiente, que están en posesión de los requisitos académicos exigidos por el mismo. La superación de los módulos profesionales asociados a una unidad de competencia dará derecho a la acreditación de la misma. La administración educativa realizará las acreditaciones, con validez en todo el territorio nacional.

Acreditaciones

Para la obtención del título de técnico, los aspirantes podrán aportar el título de técnico auxiliar, título de técnico, o bien haber superado el segundo curso de BUP, o el segundo curso del primer ciclo experimental de reforma de las enseñanzas medias, o el tercer curso del Plan de 1963 o el segundo de comunes experimental de las enseñanzas de Artes Aplicadas y Oficios o bien otros estudios equivalentes a efectos académicos.
Por su parte, para la obtención del título de técnico superior, los candidatos podrán presentar el título de bachiller establecido en la Ley 1/1990, o haber superado el segundo curso de cualquier modalidad de Bachillerato Experimental, o título de técnico especialista, técnico superior o equivalente o título universitario o equivalente.
El módulo de Formación en Centro de Trabajo se llevará a cabo una vez superadas las pruebas correspondientes al resto de los módulos profesionales.
La expedición de los títulos de Formación Profesional o de la acreditación parcial de las competencias profesionales asociadas a los mismos corresponderá al MECD o al órgano competente de la comunidad autónoma.

 

Los miembros del Consejo General de FP trataron las normas elaboradas por los Ministerios de Trabajo y Educación. (Fotos: Rafael Martínez)

arriba