El rendimiento escolar en Secundaria

Catedráticos y expertos analizan
la situación española y la enseñanza
de lengua, matemáticas y ciencias

Treinta expertos y directivos han abordado el rendimiento escolar de los alumnos al finalizar la educación obligatoria, en un seminario organizado por la Fundación Santillana. En el encuentro se examinaron los datos de los estudiantes españoles y las propuestas de mejora en la enseñanza de la lectura, las matemáticas y las ciencias.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Dentro de los seis objetivos educativos que la Unión Europea estableció en otoño de 2002 para los países miembros, uno de ellos pretende que en el año 2010 se reduzca a la mitad el número de estudiantes de 15 años con rendimientos insatisfactorios en lectura, matemáticas y ciencias.
Para analizar esta propuesta, la Fundación Santillana ha reunido a una treintena de expertos y directivos, que celebraron un encuentro en el marco del programa "La educación que queremos". Este cuarto Seminario de Primavera discurrió en torno al rendimiento de los estudiantes españoles, que se refleja en evaluaciones internacionales como el informe PISA y, por otra parte, a las propuestas de cambios en la enseñanza de la lectura, las matemáticas y las ciencias.

Cooperación europea

En su intervención sobre "El nuevo marco europeo de objetivos y puntos de referencia educativos", Guy Haug, miembro de la Dirección de Educación de la Comisión Europea, especificó que la UE entra en una nueva etapa en la cooperación educativa y que "estamos caminando hacia una Europa de educación con sistemas diversos que comparten objetivos comunes". También presentó el método abierto de coordinación, iniciado en la reunión celebrada en Lisboa en 2000, que define posibilidades de cooperación entre los estados miembros y la Comisión Europea, en áreas donde no se puede definir una política europea común por aplicación de los tratados de la UE y del principio de subsidiaridad.
Por su parte, José Luis Gaviria, catedrático de Métodos de Investigación en Educación de la Universidad Complutense de Madrid, examinó el rendimiento de los estudiantes españoles. Aunque reconoce que en nuestro país no existe la tradición de pruebas estandarizadas aplicadas periódicamente, que permitan realizar un diagnóstico certero de la evolución de los rendimientos, señaló algunos informes como los estudios del CIDE a finales de los ochenta y del INCE en 1998, 2000 y 2001, además de la participación española en las evaluaciones internacionales TIMMS 1995 y PISA 2000.

Mesa redonda

En el debate sobre propuestas de cambios en la enseñanza, Carlos Lomas calificó de esencial ayudar a los alumnos a leer y entender textos con sentido, "no sólo con sentido en sí mismos -con coherencia y con cohesión semánticas- sino con significado en sus vidas, textos que les diviertan, les emocionen, les incomoden, les ayuden a expresarse y a entenderse, les descubran realidades ocultas o les ayuden". Este catedrático de Lengua y Literatura recalca que "todo, menos esos tediosos textos que no entienden, que les son ajenos y cuyo significado comienza y concluye en su sentido escolar". Lomas concluyó advirtiendo que "si la educación formal quiere afrontar el reto de la alfabetización cultural de toda la población en las sociedades postmodernas, debería considerar el fomento de la comprensión lectora como una tarea absolutamente prioritaria e implicar al alumnado en actividades de lectura que les proporcionen las habilidades y las destrezas necesarias para el dominio de los diversos usos escolares y sociales de la lectura y la escritura".

Cambios pedagógicos

Durante el debate en esta mesa redonda, Daniel Gil apostó por impulsar "cambios profundos en la enseñanza de lengua, matemáticas y ciencias", para reducir el actual fracaso de los estudiantes de secundaria. En su opinión, es fundamental "actuar directamente, para generar un mayor interés y actitudes más favorables de los adolescentes hacia la ciencia y los estudios científicos". Este catedrático de Didáctica de las Ciencias Experimentales de la Universidad de Valencia, sostiene que hay una imagen "deformada y empobrecida de la ciencia", que aparece como una tarea abstracta, descontextualizada y difícil, que provoca expectativas negativas de fracaso en los alumnos y que algunos de ellos se reconocen "incapaces de adquirir los complejos conocimientos científicos".
Daniel Gil constató que "carece de sentido una evaluación consistente en el enjuiciamiento objetivo del trabajo del alumno", sino que el profesor debe plantearse "qué ayudas precisa cada cual para seguir avanzando y alcanzar los logros deseados". A su juicio, son necesarios "un seguimiento atento y una retroalimentación constante que reoriente la tarea".

Motivación en matemáticas

Según María Dolores de Prada, catedrática de Matemáticas, esta asignatura "acumula el mayor número de valoraciones negativas", tanto en España como en otros países. "En un mundo dominado por la tecnología, las matemáticas son indispensables para sostener la concurrencia en el mercado de trabajo y porque los buenos resultados motivan a los jóvenes a iniciar carreras científicas y técnicas", manifestó. Entre las posibles soluciones, de Prada plantea hacer de esta materia "una ciencia amiga del alumno", mejorar la motivación y las estrategias didácticas y de aprendizaje, además de facilitar la formación y el trabajo del profesor en el aula y potenciar la colaboración de las familias en el aprendizaje de sus hijos.

 

Según se desprende de este encuentro de expertos es necesario promover cambios profundos en la enseñanza para mejorar los resultados académicos de los alumnos. (Foto: Rafael Martínez)

arriba