Integración, compensación
educativa e inserción laboral

Jóvenes de diversas nacionalidades cursan en el centro Loyola las ramas de Ayudante de bar y Mantenimiento de edificios

Los alumnos
de este centro compatibilizan la formación básica con la específica de cada una de las especialidades. (Fotos: Rafael Martínez)
Una treintena de jóvenes de diversas nacionalidades acude al madrileño Centro Loyola de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM), que imparte programas de formación dirigida al empleo, en las especialidades de Mantenimiento de edificios y Ayudante de restaurante.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Centro Loyola, ubicado en el madrileño barrio de Carabanchel, es un espacio formativo multicultural, que conjuga la integración social, la inserción laboral y compensación educativa. Sus alumnos son jóvenes de 16 a 21 años que no han alcanzado los objetivos de la ESO y también inmigrantes, que pueden elegir las especialidades de operario de Mantenimiento básico de edificios, un programa de Garantía Social, y ayudante de Restaurante-bar, que se financia con fondos de la Fundación Hogar del Empleado (FUHEM).
A pesar de que el curso comienza en el mes de noviembre, previamente se desarrolla un taller de acogida dirigido a los nuevos alumnos que se incorporan al centro. Sara López, su directora, explica que casi el 80% de los alumnos son inmigrantes, mientras que el curso pasado el porcentaje era del 50%. Este incremento es consecuencia del aumento de la población extranjera en Madrid. "Este curso hay más mezcla de nacionalidades y tenemos alumnos de Santo Domingo, Ecuador, Colombia, Marruecos, República de Congo, Sierra Leona, Nigeria y Rumanía, con una franja de edad entre los 16 y los 17 años", especifica.

Mercado laboral

Andrei Ortiz, colombiano de 17 años, ha elegido "camarería" porque considera que es una salida laboral muy buena para los chicos que no quieren seguir estudiando y porque "se me da bien dialogar con la gente". Este joven lleva cuatro años en Madrid y reconoce que es "ambicioso y me gustaría trabajar en un hotel, además de continuar mi formación". Su compañero, Fredy Alexander Andrade, de 17 años, nació en Bogotá y eligió "camarería" porque "le gusta conocer gente y a Madrid acuden muchos turistas".
Dentro de la especialidad de Operario de Mantenimiento Básico de Edificios, algunos de los jóvenes que finalizaron este programa el curso pasado se han incorporado al mercado laboral. Mientras que la mayoría de los que cursaron ayudante de Restaurante-bar finalizaron sus estudios satisfactoriamente y de ellos un grupo ha continuado su formación en la Escuela de Hostelería, tras superar el acceso al grado medio de Formación Profesional, y otros están trabajando.

Certificación académica

Al finalizar el curso, el centro Loyola les entrega una certificación académica, que les posibilita el acceso al mercado laboral o bien a grado medio. Para Sara López, lo ideal es que continúen sus estudios sin interrupción, porque "si encuentran un empleo es muy difícil que sigan la formación en grado medio", asegura.
El programa de Acompañamiento a la Inserción Laboral que desarrolla el centro Loyola está diseñado para jóvenes que finalizan los estudios y están en proceso de búsqueda de empleo o bien para los que ya tienen un puesto de trabajo pero demandan orientación.
Paralelamente a ello, este centro imparte clases de apoyo para la obtención del graduado escolar y acceso a grado medio. Según precisa Sara López, el 50% de los alumnos que se ha presentado a estos exámenes ha obtenido el título de graduado escolar y el resto aprobó al menos dos asignaturas. Así como, el 60% de los que se examinaron para acceder a grado medio ha superado esta prueba. Por último, a las clases de español para inmigrantes asisten alumnos del centro, pero también tienen cabida extranjeros del entorno.

Equipo docente

Dos profesores de Formación Básica y dos de Formación Específica, además de la coordinadora, integran el equipo docente del centro Loyola, que cuenta con la colaboración de estudiantes de Psicología, educadores que desarrollan el programa "Barrio Escuela", orientado a fomentar hábitos saludables y prevención del consumo de drogas, y un programa sobre Sexualidad, así como profesionales del Centro de Salud de Carabanchel realizan charlas sobre enfermedades de transmisión sexual.
Estos jóvenes también participan en actividades del distrito, como "La noche más joven", una iniciativa del Ayuntamiento de Madrid que abre las puertas del Polideportivo de La Mina las noches del fin de semana para ofrecer una alternativa de ocio a los jóvenes del barrio. De igual modo, participan en programas sobre prevención contra la violencia de género y "Jóvenes contra la Intolerancia".

Prácticas formativas

Para llevar a cabo prácticas formativas, los alumnos de mantenimiento básico de edificios acuden regularmente al Instituto de Enseñanza Secundaria "Antonio Machado", donde ejecutan pequeños trabajos, "chapuzas", mientras que los ayudantes de restaurante-bar colaboran en el servicio de cócteles, desayunos y otras actividades que organiza la Fundación Hogar del Empleado.
En "Los desayunos de Loyola" participan los alumnos de los dos programas, el equipo educativo y, a veces, familiares y educadores, que se reúnen dos veces semanales. Además de constituir unas prácticas para los chicos del programa de ayudante de restaurante y bar, esta iniciativa ha contribuido a crear un ambiente de convivencia e implicar a las familias en el proceso de aprendizaje de sus hijos.
"En este centro no se produce un absentismo escolar relevante, a pesar de que los alumnos extranjeros pueden faltar a clase en alguna ocasión para gestionar documentos en sus embajadas", revela su directora. "A pesar de que un año de formación es poco tiempo para compensar las desigualdades de las que parten estos jóvenes, se ha conseguido un buen nivel de respuesta en los dos programas", concluye.

 

arriba