Con los abuelos
Guido Van Genechten.
Editorial Juventud, 2003.
Jan, el protagonista de este relato, está muy contento porque va pasar el día en casa de sus abuelos. Allí siempre se lo pasa muy bien y, además, aprende muchas cosas. Echa una mano a su abuelo en las tareas de la granja y cogen cerezas para la abuela que va a hacer un pastel, "el mejor del mundo", según Jan. Si los lectores son golosos, pueden iniciarse en la repostería con este libro, que incluye la receta del famoso "pastel de la abuela".

 
 

Cuentos medievales
José Antonio Lago.

Fundación Hogar del Empleado, 2002.

Cuentos medievales
es la cuarta obra de la colección "El Cuento Solidario", que la Fundación Hogar del Empleado inició hace cuatro años, con la finalidad de aunar el ejercicio de la solidaridad y el fomento de la lectura. Esta iniciativa conlleva una acción solidaria, ya que a cambio de recibir el cuento, los lectores aportan una cantidad económica que cada centro escolar destina a una causa solidaria u ONG. "Enseñar deleitando" es el objetivo de esta recopilación de nueve relatos y un epílogo de la narrativa medieval. Algunos de sus protagonistas son animales, como en las fábulas, y representan el amor, la codicia, la vanidad, el poder, la astucia y otros temas de la literatura universal.

   
 

Las hijas de Tuga
Ricardo Gómez.
Alfaguara, 2002.
Tuga ha tenido 52 hijas que, tras romper el cascarón, han salido disparadas para hacer su vida, como todas las tortugas, menos una que se queda con su madre. Esta tortuguita es muy curiosa y no para de formular preguntas, algunas muy difíciles de responder, hasta que un día desaparece. Ricardo Gómez, el autor de este libro, compatibiliza la literatura con la enseñanza de las matemáticas y ha cosechado numerosos premios. Este es el segundo libro con Tuga de protagonista, después de La Selva de los números.

   
 

Pesadilla de una noche de verano
Carlos Puerto.
Ediciones Gaviota, 2002.
Leo y Blas pasan una semana de vacaciones en casa de su excéntrico tío Sigfrido. Según pasan los siete días, estos hermanos se verán envueltos en siete misterios, que giran en torno a las siete artes, y tendrán que usar su inteligencia para resolver los siete enigmas. Esta entrega presenta el cuarto enigma y va dirigida a lectores a partir de los 10 años.

   
 

Bingo Brown y el lenguaje del amor
Betsy Byars.
Espasa, 2003.
Con humor y ternura, la autora de esta novela retrata a un adolescente que se enfrenta a los problemas del amor. En la vida de Bingo, de repente, suceden numerosos acontecimientos: se enamora de Melissa, va a tener un hermanito con el que compartir sus victorias y desgracias y, por si fuera poco, se descubre un incipiente bigote.

   
 

Me llamo Bud, no Buddy
Christopher Paul Curtis.
Editorial Everest, 2002.
Durante la Gran Depresión americana, miles de niños deben buscarse la vida. Bud sale del Hogar Infantil, en el que vive desde que murió su madre, para conocer una nueva familia adoptiva de la que termina huyendo. C.P. Curtis trabajó en una cadena de montaje durante trece años, hasta que decidió abandonar su empleo para dedicarse de lleno a la literatura. Con esta novela ha obtenido dos de los premios más prestigiosos de la literatura infantil y juvenil americana.

   
 

Corazón de Roble
Emili Teixidor.
Ediciones Destino, 2002.
En esta novela histórica, llena de acción, subyace una profunda amistad entre dos adolescentes. Mientras la tercera guerra carlista está a punto de concluir y comienzan las luchas obreras en las fábricas, Tinco, con la ayuda de su amiga Viana, consigue sortear numerosos riesgos y descubrir el verdadero significado de su origen.

   
arriba