Severo Ochoa afirmó que "un país sin investigación es un país sin desarrollo", a lo que la autora de la presente colaboración, que "Comunidad Escolar" completará en el siguiente número con la segunda entrega, añade que "en la nueva era de la Sociedad del Conocimiento, la investigación no es otra cosa que la suma de ideas, y como diría Manuel Castell, "la innovación no es fruto de procesos tecnológicos sino que surge como fruto de las necesidades e inquietudes de los territorios". Desde su ubicación como Comisionada para la Sociedad de la Información de la Asociación Andaluza de Redes Ciudadanas, la autora abre un espacio de reflexión sobre uno de los aspectos más excitantes
de nuestra realidad: la presencia y las posibilidades del uso de Internet en el desarrollo de una sociedad democrática.

Internet y democracia (I)

Sonia González Pachón
Comisionada para la Sociedad de la Información
Asociación Andaluza de Redes Ciudadanas

L  reto no está  solo  en  la dota-

ción tecnológica, está más aún en la reorganización de los procesos de trabajo, en la capacitación de movilizar las personas y su conocimiento y lograr que esa transmisión de conocimientos y esa consolidación den paso a un lenguaje único sobre innovación y desarrollo tecnológico y que del mismo modo se desarrolle de forma adecuada la capacidad de colaborar y aprender a colaborar en red.
Uno de los retos fundamentales que tiene la sociedad en la nueva era de la sociedad de la información consiste en invitar a todos los sectores de la población a participar activamente en las sociedades democráticas, a fin de alcanzar una situación de prosperidad y bienestar para todos. De esta forma tenemos la obligación de poner en marcha iniciativas que transmitan los conocimientos de los instrumentos democráticos y que fomenten el sentimiento de pertenencia a la sociedad y comunidad locales e inviten, fundamentalmente a los jóvenes, a implicarse activamente en la construcción de la sociedad del futuro, basado, en los principios de la democracia, la solidaridad, la colaboración y la tolerancia.
Un referente en el ámbito andaluz ha sido el trabajo de la Asociación Andaluza de Redes Ciudadanas, que en tan solo unos pocos meses ha conseguido implementar el marco adecuado para desarrollar acciones tendentes a acercar a los ciudadanos a la Sociedad del Conocimiento, llevando a la práctica diversos estudios y proyectos.
La comunidad virtual, en definitiva, se nos muestra como un mecanismo para que los individuos sientan Internet como algo suyo, propio de su territorio. Una vez alcanzada dicha participación social, estamos ante un centro de aprendizaje, donde se comparte conocimiento, pues pensamos que estar informado y poder acceder a la información es una fuente de oportunidades para todos, en donde la sociedad puede expresarse divulgando sus creencias y pensamientos pero siempre protegidos con diferentes connotaciones propias de la comunidad que elijan. En definitiva, globalizar no significa homogeneizar. Por tanto, una vez lograda una comunidad virtual que sea capaz de dinamizar a los participantes día a día, estaremos hablando de un verdadero domicilio virtual en donde se hace observable el conocimiento.
Quizás resulte prematuro hablar de una nueva rama de la conocida pirámide Ciencia- Tecnología-Empresa cuyos componentes, bajo el termino de Innovación Social, pasan a denominarse Ciencia-Calidad-Ciudadano.

Innovación social

Toda acción que responda a las necesidades particulares de desarrollo de un territorio introduciendo nuevas soluciones es innovadora. Innovación Social, Derechos Humanos y Sociedad, dentro del paradigma de la Sociedad de la Información, engloban el desarrollo social y económico, ya que el concepto de Innovación recoge por si mismo las Tecnologías en sus diferentes aplicaciones; Social porque estamos hablando de calidad de vida y progreso en las personas y sus territorios, y Derechos Humanos porque estamos educando a adoptar nuevas actitudes y Sociedad porque el entorno virtual es un mero reflejo o escaparate de lo que acontece a nuestro alrededor y en un concepto amplio estamos construyendo una Sociedad en la que participan grandes urbes y pequeños nodos.
No debemos olvidar que según Smiles, "El progreso social es consecuencia del progreso individual". El principal problema que nos preocupa a todos los activistas sociales es si verdaderamente estamos construyendo un modelo de nueva sociedad para todos y por ello no es desdeñable hacer especial hincapié a los que en la actualidad en la "Sociedad de a pie" se encuentran en peores condiciones y en algunos casos condiciones lamentables (ya sean entornos rurales o zonas urbanas deprimidas).

  • Una democracia siempre será incompleta mientras que el 20% de nuestra sociedad viva en condiciones lamentables, o el 90% de otras latitudes. El sistema democrático está para la libertad y la dignidad de todos los individuos. El pueblecito de Jun, tan próximo a nosotros, se ha adelantado sumando a Internet la vida ciudadana y modelando la teledemocracia. Desde que la banca inventó el cajero automático o la Visa sirve para vaciarnos cómodamente los bolsillos en los establecimientos, estaba latente el conjunto de posibilidades democráticas, pero nadie había arriesgado ni se había esforzado para colocar a los indiscutibles protagonistas de la democracia, los ciudadanos, en la red, hasta que un punto geográfico minúsculo, Jun, engrandeció el horizonte de la vida pública.
  • Hace muchos años profetizó Garoudy que la informática serviría para dar el salto cualitativo de la democracia mediata a la inmediata. Ante el reto de encontrarnos ante una democracia incompleta la cual recoge la voz del ciudadano, el primer factor sobre el que hay que trabajar es indudablemente la formación y quizás no estemos hablando de una formación reglada sino simple y llanamente de una formación autóctona que se nutre al amparo de las necesidades e inquietudes de los diferentes territorios; en nuestro caso Comunidades Autónomas.
  • Pero, ¿entre la Economía Social y la Comunidad Virtual debemos obviar la política?. La respuesta es no. La política es imprescindible, dentro del propio entorno pues debe liderar y debe ser el factor catalizante, el fermento que ha de encabezar el estímulo de una sociedad y ha de realizarlo mediante la ejemplificación y la normativa para favorecer la extensión de la Sociedad de la Información, formando el concepto de región en donde todos somos cómplices, agentes de distinta responsabilidad pero con una gran complicidad de ese tandem público-privado, empresa-ciudadano y de ese gran lugar de encuentro que venimos denominando Comunidad Virtual, en donde se deduce el avance o el desarrollo de la sociedad.

La función de las Administraciones

El papel de las Administraciones debe ser clave desde una perspectiva del liderazgo y el compromiso, y por supuesto mucho mas relevante el papel de las empresas en la medida que se ha de gestionar los recursos humanos. Es el proceso de democratización creciente, en donde existe la máxima de cooperar para competir. La apuesta de empresa por un impacto social más en el ejercicio de su actividad, pues el desarrollo sostenible solo se podrá sostener de verdad si se practica con decisión en el mundo desarrollado, dando oportunidades al otro.
Esto no quiere decir que desaparezca nuestra actual economía o las reglas básicas de hoy. Debemos instalarnos en este mundo de la comunidad tecnológica, en torno a lo que llamamos el "e-innovating lab", instalados en una actitud permanente de innovación, de aprender, descubrir, investigar, encontrar nuevas fórmulas pasándolas por el Filtro de la Nueva Economía o de la e-economía en su amplio sentido. Es la necesidad de reconvertir todo en una especie de nodos tecnológicos que sean capaces de integrar y garantizar conectividad a los grandes centros de referencia. Aprender de todos los demás, saber dónde estamos y aprender de nosotros mismos para mejorar, para integrar los elementos de I+D, la difusión de la información para el conjunto de la sociedad y sus propios miembros; educación y formación permanente, la relación bussiness-govemment-comunity con una actitud y mentalidad emprendedora y sobre todo un criterio y filtro de excelencia en la asignación de recursos, en la organización, en la decisión; en una verdadera escuela-industria y también con un refuerzo de la mezcla "abc" (de la academia, el negocio y la consultoría).
Y esos nodos han de ser garantes de tres elementos fundamentales:

  1. No pueden estar aislados, tienen que favorecer la conectividad con las comunidades de vanguardia, con las tecnologías de vanguardia, con las comunidades temáticas, con el mundo.
  2. Deben ser capaces de atraer flujos y no solo tecnologías; inversión, recursos, sino, sobre todo, personas. Atraer y retener personas, conocimiento, talento a los distintos centros.
  3. Tienen que ser capaces de generar y vivir en redes. Redes coopetitivas, que compitan y cooperen a la vez.

Nunca había habido tantas posibilidades como hoy para plantear nuevos modelos empresariales y sociales y no hay que olvidar que la política es la ciencia de la interpretación.
Las NTIC tienen una potencia de estimular el progreso inapreciable. Su uso en beneficio social ha de gozar de prioridad y proporcionar a los ciudadanos calidad de vida y mejor bienestar social.

Surgimiento de la teledemocracia

Todo social y humano, realista y con la mira bien puesta en que la redención de las gentes y la primera ocupación ha encontrado con la virtualidad un mundo nuevo que, con razón se llama de la nueva economía. En él la economía básica, la social, tiene todo el campo que quiera. No tiene que pedirle permiso a nadie, se crea como lanzadera de muchas esperanzas. Tan solo basta con conocer qué les preocupa a los electores , hacer que éstos se sientan participes en la vida política y en el desarrollo de la sociedad a la que pertenecen y, de paso , por qué no, hacer campaña de forma honrada, es decir, sirviendo a los ciudadanos a los que se representa.
En todo lo referente al desarrollo rural el movimiento debe de partir de la propia población. Por ello se ha sentado un valioso precedente en la democracia electrónica con la experiencia de Jun, que tendrá una inmediata repercusión en nuevas actividades de la Sociedad de la Información, dentro de la Unión Europea; en la propia Administración española y previsiblemente en países iberoamericanos.
En palabras del Sr. Liikanen: "Global Cities Dialogue es una nueva iniciativa que propone una red abierta a la acción de todas las ciudades interesadas en trabajar conjuntamente para construir una sociedad de la información para todos, basada en el desarrollo sostenible. Se basa en la apuesta de que las ciudades tienen un papel clave a desempeñar en la sociedad de la información. Ellas son las entidades geográficas, políticas, socioeconómicas y culturales donde millones de personas viven, trabajan y ejercen directamente sus derechos de ciudadanos y de consumidores. Ellas están próximas a los ciudadanos y se enfrentan a los principales problemas, a los cambios y a las oportunidades de la sociedad de la información, desde la democracia local a los servicios administrativos".
El municipio de Jun, localidad de 2.037 habitantes situada a 4 kilómetros de Granada, ha celebrado el día 28 de junio de 2001 el primer "Pleno" o sesión plenaria de su Corporación municipal de carácter interactivo (on-line) retransmitido por Internet, lo que ha constituido una "experiencia piloto" en España y a nivel internacional.
Es evidente que existen un "vacío y un desafío" legales sobre el futuro informático de la democracia local, pero el pleno de Jun ha abierto cauces muy puntuales para avanzar en el mismo y sentar precedentes para una futura regulación normativa del tema en España y en otros países.
Las nuevas tecnologías están impulsando la transformación de las democracias representativas de hoy en día para convertirlas en las democracias participativas del futuro, empleando la tecnología para impulsar a los ciudadanos en el proceso democrático.
El 27 de diciembre de 1999, el municipio de Jun propiciaba un nuevo derecho que iba a revolucionar todas las formas de relación entre los ciudadanos y sus gobernantes. 181 diarios del Mundo (The New York Times, The Sydney Morning Herald, La Stampa, Le Monde, Liberation, The Times, ...) se hacían eco de un nuevo hallazgo: La Teledemocracia Activa, inspirada en aquella primera Democracia de la ciudad-Estado: Atecianas, pero aplicando las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). La primera implicación; la declaración de Internet y las TIC´s como un derecho fundamental de los ciudadanos, al igual que cualquiera de los que puede prestar la Administración más cercana al administrado, es decir, los Ayuntamientos. Este gran reto que suponía dicha declaración, podía llevar al consistorio iudeniense al extremo de que un ciudadano que no se sintiera amparado por el mismo, pudiera dirigirse a los tribunales para que la pirámide de la Sociedad de la Información de Jun le fuera restituida conforme al compromiso aprobado en Pleno.

Internet, un derecho fundamental

La Declaración de Internet como un derecho fundamental de los ciudadanos de Jun, ha provocado distintos efectos en la llamada ciudadanía activa, y ha empezado a proclamar el liderazgo de las administraciones locales como entidades mas cercanas al ciudadano y que han de protagonizar el desarrollo de la sociedad de la información, ya sea una pequeña localidad como Jun, con solo 2.101 habitantes o una gran ciudad como Buenos Aires, de casi 12 millones de habitantes que como indicó el Alcalde porteño al apadrinar al municipio de Jun en la firma de la Declaración de Helsinki: "... una ciudad como la de Jun, puede elevar su nivel de innovación al punto de una ciudad como Buenos Aires o Helsinki, y por eso hoy apadrino al municipio de Jun que ha demostrado con su nivel de implementación en las nuevas tecnologías, que es una verdadera ciudad digital en donde la promesa de igualdad de oportunidades y de acceso a la sociedad de la información está reconocida como un derecho llevado a la realidad". (Fragmento del discurso del Licenciado Aníbal Ibarra, Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el 16 de mayo de 2001 en París).
Los ciudadanos proponen el Orden del Día de los Plenos Municipales quince días antes de su celebración y la propia participación de los mismos en el debate y aprobación, junto a los sistemas de alertas a móviles en primera instancia por SMS y próximamente con la Internet de las imágenes en todos los formatos conocidos, utilizando la tecnología UMTS, supone la supresión de las nuevas formas de marginación que pueden originarse con la exclusión social del acceso a las nuevas tecnologías de los sectores menos favorecidos. Esto es producido gracias a un proceso de capilarización en donde la introducción de una nueva figura, el Gestor para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, GIMAN´s, conduce a la dinamización de la población convirtiendo la máxima "El progreso social como consecuencia del progreso individual" en un atisbo de que lo importante son las personas, no los equipamientos ni la tecnología.
No obstante, no hay que olvidar que para poder alcanzar la cúspide de la pirámide de la Sociedad de la Información, es decir la Teledemocracia Activa, era necesario un paso previo, la Alfabetización digital, pues no se pueden manejar las herramientas sin una formación adecuada que además estaba garantizada por un derecho adquirido con anterioridad. Así pues, la Alfabetización digital y en algunos casos integral, llegó hasta el 80% de la población de Jun. Alrededor de 1.600 vecinos de un total de 2.101 pasaron por las aulas de alfabetización, y la mayoría de quienes no lo habían hecho era porque ya conocían las TIC´s, bien por sus estudios universitarios o porque su entorno familiar o profesional había hecho posible tal conocimiento. De esta forma, en tan solo 18 meses se había podido construir toda una pirámide de las TIC´s para poder desarrollar una nueva forma de gobierno, que fue suscrita por las ciudades de Bruselas e Issy Les Molineaux (París), en la 1ª Conferencia Mundial sobre Teledemocracia Activa celebrada en Jun, y que concluyó con la Declaración de Jun, un documento que amplía la Declaración de Helsinki, en donde las principales ciudades del mundo (París, Helsinki, Londres, Viena, Roma, Amsterdam, ...) se comprometían a impulsar de una forma eficaz la Sociedad de la Información creando el Global Cities Dialogues. De esta forma, el municipio de Jun, desde que firmó el 16 de mayo de 2001, junto a la ciudad de Bruselas en París, la mencionada Declaración de Helsinki, se convierte en el máximo exponente de la Teledemocracia Activa, al realizarse por primera vez en el mundo, el pasado día 28 de junio un pleno interactivo en donde los ciudadanos de una entidad local pudieron proponer y aprobar sus presupuestos municipales a través de la red.
De esta forma se propició una mejora en las posibilidades de comunicación, de diálogo y de acceso a la información de los vecinos y vecinas, de sus entidades, de la administración, de las empresas y el comercio y de los agentes sociales.
La Asociación Andaluza de Redes Ciudadanas incorpora estas reflexiones con el ánimo de involucrar a todos quienes estamos deseosos de emplear nuestros conocimientos en beneficio de la colectividad incondicionalmente. Se trata de crear comunidades pero de verdad generadoras de valor, generar interfaces de aprendizaje y conocimiento, para que se comparta, se cree conocimiento en el conjunto de una sociedad, siendo generosos y con una gran apertura, aportando la información que disponemos y esto es algo fundamental en un proyecto tecnológico de innovación y en un mundo empresarial, y por supuesto en donde faltan voces nuevas. Pero el crecimiento ha de ser piramidal. De abajo arriba, primero comprometiendo a las administraciones públicas, haciéndolas ver que en la sociedad actual es tan importante la sociedad del conocimiento como cualquier otro servicio público (transporte, educación, deportes...) y por ello se deben implicar declarándolo derecho universal y creando los correspondientes cargos institucionales que representen a esta nueva sociedad: Concejalías, Consejerías, Ministerios... Una vez realizado este paso, llega el proceso de la alfabetización digital que es otro mecanismo indispensable dentro del proceso general, para que los ciudadanos no pierdan este tren de la revolución del conocimiento. Y por último, la democratización integral, para que se pueda asistir al fenómeno de una realimentación democrática de los ciudadanos con la posibilidad de ejercer una política virtual en la que se recree el ideal griego de la participación directa.

 

arriba