La evaluación educativa, a examen

La Fundación Encuentro analiza este capítulo dentro de su informe anual sobre la realidad social
La Fundación Encuentro ha dado a conocer su décimo informe sobre la
realidad social en España 2003, en el que incluye un capítulo dedicado a la evaluación de la calidad de la educación.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
La Fundación Encuentro publica su décimo informe anual sobre la realidad social en España, en el que han intervenido medio centenar de especialistas de diversas disciplinas. El estudio analiza desde el medio ambiente y el desarrollo sostenible hasta el sistema nacional de salud, pasando por la educación y la integración social.
En el capítulo dedicado a la evaluación de la calidad de la educación, este informe se pregunta: ¿hay promoción automática, de hecho, en España?, y especifica que en el curso 1999-2000 sólo el 87,5% de los alumnos de 12 años había completado la Educación Primaria, lo que significa que un 12,5% había repetido al menos un curso. Mientras que en el curso 1998-99, al final del primer ciclo de la ESO, un 84,6% de los alumnos promocionaba de curso, cifra que se reducía al 73,6% en tercero y al 73,2% en cuarto, con porcentajes muy diferentes por Comunidades Autónomas.

Repetición en la UE

Este informe precisa que la promoción o repetición de curso depende de factores administrativos y no de consideraciones únicamente pedagógicas, por lo que existen situaciones muy diversas entre los diferentes países, desde los que rechazan la repetición y la sustituyen por medidas de recuperación, hasta los que hacen de la repetición uno de los elementos centrales del sistema, pasando por situaciones intermedias como la española, que admiten la repetición al final de cada ciclo, pero intentan minimizarla por sus inconvenientes pedagógicos.
Mientras que Dinamarca, Reino Unido y Suecia se decantan por la promoción automática, en Alemania, Austria, Bélgica, Finlandia, Holanda, Italia y Luxemburgo son partidarios de la repetición anual. España y Francia coinciden en esta medida, pero al final del ciclo y la repetición adquiere un carácter excepcional en Grecia, Irlanda y Portugal.
Este documento determina que sólo 2 de cada 3 alumnos de 15 años están en el curso que les corresponde por edad, es decir, más de una tercera parte de los estudiantes en edad de finalizar la ESO ha repetido alguna vez. A juicio de los autores del informe, no parece sostenible con los datos existentes la afirmación de que el sistema educativo español está renunciando a la repetición como elemento de recuperación, puesto que más de una tercera parte de los alumnos la ha sufrido en algún momento.

Calidad y equidad

Según constata este informe, la mejora de la calidad es una de las principales demandas, pero no es el objetivo único de la política educativa actual. Para sus autores, "no puede haber calidad sin equidad" y subrayan que la demanda de calidad y de excelencia no está reñida con la extensión a todos los ciudadanos de los beneficios de la educación.
La evaluación es un importante factor de calidad y este informe señala que en la actualidad el mundo educativo en su conjunto es objeto de evaluación: "se evalúan los aprendizajes de los alumnos, los procesos educativos, el currículo, los profesores y los centros".
Si durante mucho tiempo la evaluación de los aprendizajes de los alumnos estuvo centrada primordialmente en los conocimientos que éstos adquirían y en los contenidos que asimilaban, en la actualidad la tarea educativa es más compleja y los nuevos modelos inciden en el desarrollo de capacidades complejas y abiertas, en la adquisición de competencias básicas, transferibles y aplicables a diferentes contextos y en el logro de habilidades transversales a las áreas curriculares.

Rendimiento

Los primeros estudios dedicados a la evaluación de la Primaria se llevaron a cabo en 1995 y 1999. La comparación de los resultados permite llegar a la conclusión que los estudiantes de Primaria han mejorado sus resultados en las áreas básicas de matemáticas, comprensión lectora y conocimiento del medio, respecto de los alumnos del mismo curso de EGB, aunque no en todas las áreas por igual.
Asimismo, la Educación Secundaria fue objeto de evaluación en 1997 y en 2000. Las conclusiones del primero de los estudios reflejaban que los resultados de la ESO mejoraban en términos generales los logrados por el conjunto de los alumnos de BUP y FP1, sin producir necesariamente una merma de resultados en los alumnos más brillantes.

Colaboración internacional

Los estudios nacionales de evaluación se completan con la participación en proyectos internacionales. Nuestro país está presente desde hace años de manera activa en la International Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA) y la OCDE. Durante los últimos años, el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE) ha coordinado la participación española en diversos proyectos, entre los que figuran los de evaluación de la comprensión lectora, las matemáticas y las ciencias impulsados por la IEA y el proyecto PISA de la OCDE.
Este documento de la Fundación Encuentro señala, como interés principal de los estudios internacionales, proporcionar elementos de comparación con países de nuestro entorno o que puedan servirnos de referencia. De los que se desprende que nuestros adolescentes tienen un nivel bajo en matemáticas, aunque aceptable en lenguaje, en comparación con los de otros países. Además, demuestran que los alumnos españoles más capaces no consiguen resultados muy sobresalientes en el panorama internacional, pero en cambio el sistema educativo obtiene unos buenos resultados en términos de equidad, siendo de los que menos discriminan a los estudiantes de origen social más desfavorecido.

 

Los alumnos españoles están por debajo
de la media internacional
en rendimiento. (Foto: Rafael Martínez)
arriba