La tercera convocatoria del Programa
Ramón y Cajal contempla la contratación de 700 nuevos investigadores

Madrid. El Ministerio de Ciencia y Tecnología ha hecho pública la tercera convocatoria del programa Ramón y Cajal (BOE de 10 de febrero), que contempla la contratación de 700 nuevos investigadores en el año 2003. A través de este programa se pueden incorporar científicos, tanto españoles como extranjeros, que actualmente se encuentran realizando sus actividades postdoctorales en centros de España o de otros países.
Esta convocatoria, eur cuenta con un presupuesto de 32 millones de euros, contempla específicamente la posibilidad de que el candidato pueda incorporarse en un plazo de hasta doce meses después de la firma del contrato, lo que proporciona más facilidades para atender los compromisos contraídos previamente en su institución de procedencia.
Las novedades más destacadas introducidas en la tercera convocatoria del programa Ramón y Cajal son las siguientes:
- Se ha actualizado la ayuda, fijando el salario mínimo en 29.720 euros, destinando el resto de la ayuda, hasta 39.589 euros, al pago de la cuota de la Seguridad Social por parte de los Centros, y, como en los dos años anteriores, se concederá una ayuda de 6.000 euros a cada investigador contratado que podrá destinar durante la primera anualidad a cubrir los gastos de puesta en marcha de su actividad investigadora.
- Agilización de la gestión de la convocatoria, acelerando los procedimientos y trámites establecidos.
- Presentación telemática no sólo de las solicitudes de los investigadores, sino también de las correspondientes a los centros de I+D.
-Con el fin de facilitar su participación en la convocatoria, especialmente en el caso de los residentes en el extranjero, los investigadores no deberán incluir necesariamente en su solicitud la aceptación previa de algún centro de I+D.
- El pago de las ayudas se efectuará tras la resolución de concesión, no siendo por tanto necesario la presentación previa de los contratos en el Ministerio.
El Ministerio de Ciencia y Tecnología aportará el 80% del contrato durante sus cinco años de duración, y el resto será cofinanciado por las instituciones que contraten a los investigadores.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Gobierno de Navarra firman un convenio de colaboración para el desarrollo de la I+D+I

Madrid. El ministro de Ciencia y Tecnología, Joseph Piqué, y el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, suscribieron el pasado día 11 de febrero, en Pamplona, un convenio marco de coordinación y colaboración entre el Gobierno Central y el Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra con objeto de fomentar la investigación y el desarrollo tecnológico, incrementar la cantidad y calidad de los recursos humanos en el ámbito de la investigación y el desarrollo tecnológico, y propiciar la transferencia de estos campos al sector empresarial.
Este convenio, enmarcad en el Plan Nacional de I+D+I, responde a la política de colaboración emprendida por el Ministerio de Ciencia y Tecnología con las Comunidades Autónomas en materia de investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica, con el objetivo común de promover el desarrollo de una investigación de excelencia que contribuya al avance del conocimiento y a elevar el nivel tecnológico de las empresas, aspectos que contribuirán a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y a incrementar la competitividad productiva y empresarial.

La medicación en la fase previa de la diabetes reduce el riesgo cardiovascular, según afirman expertos reunidos en Madrid

Madrid. Expertos en tratamiento de diabetes apuestan por iniciar la medicación en los estadios previos de esta enfermedad, ya que de esta forma se reducen los riesgos cardiovasculares asociados, según se recoge en las conclusiones de un simposio celebrado recientemente, bajo la organización de Manuel Serrano Ríos, catedrático de Medicina Clínica en la Universidad Complutense de Madrid, en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.
Según informa Europa Press, el estudio Acarbosa STOP-NIDDM, referencia internacional para la prevención y el tratamiento de la diabetes, fue uno de los estudios citados por los ponentes en el simposio para justificar un cambio de actitud ante la intolerancia a la glucosa. Los expertos participantes en el encuentro apuntaron que éste es el primer estudio que demuestra cómo la intervención farmacológica en sujetos con intolerancia a la glucosa reduce su riesgo cardiovascular y la progresión a diabetes. De acuerdo con los datos expuestos en el simposio, alrededor del 75% de los diabéticos fallece a consecuencia de una enfermedad cardiovascular, siendo ésta la principal causa de muerte prematura en dicha población. En el momento de realizarse el diagnóstico de la diabetes, el 50% de estos enfermos presenta ya complicaciones cardiovasculares; de ahí la importancia de abordar su estadio previo, la intolerancia a la glucosa (ITG).

 
arriba