Un tercio de los estudiantes españoles se muestra en contra de la inmigración

Estudio del Defensor del Pueblo presentado en un Encuentro Educativo de la Fundación Telefónica
Un tercio de los estudiantes españoles se muestra en contra de la inmigración. Así lo indica un reciente estudio realizado por el Defensor del Pueblo, que ha sido presentado en un Encuentro Educativo organizado por Fundación Telefónica y al que han asistido representantes de sindicatos, patronal, Administración, APAS y profesores. La educación en Europa y las nuevas tecnologías también han sido objeto de debate.

Madrid. MARGARITA GIRON
El 36% de los estudiantes españoles se muestra contrario a la inmigración, una actitud más acentuada entre los varones, según revelan los datos de un estudio llevado a cabo por el Defensor del Pueblo que será presentado próximamente en el Parlamento.
Además, los alumnos inmigrantes tienen una visión más positiva que los autóctonos en lo que respecta a la escuela y a los profesores. Así lo ha confirmado el Adjunto al Defensor del Pueblo, Manuel Aguilar Belda, en un encuentro educativo organizado por la Fundación Telefónica y la Escuela de Periodismo y Comunicación, al que también ha acudido la secretaria General de Educación, Isabel Couso, así como diversos representantes de sindicatos y patronal de la enseñanza.
Aguilar destacó el importante incremento de alumnos inmigrantes en las aulas, que ha pasado de un ocho por mil en 1997 a un 22 por mil en el curso 2000/2001, la mayoría de ellos matriculados en centros públicos.
Tanto los alumnos autóctonos como los inmigrantes tienen similares expectativas sobre sus resultados académicos y sobre la posibilidad de realizar estudios universitarios, un deseo que manifiestan un 60%. Sin embargo, las expectativas sobre el futuro académico de los hijos son más ambiciosas entre los padres inmigrantes.

Visión docente

Otro dato relevante de este estudio indica que la mayoría de los docentes no está satisfecho con la labor de las administraciones para afrontar el reto de la inmigración, si bien consideran que la presencia de escolares extranjeros no incide negativamente en la vida del centro, salvo cuando el porcentaje supera el 30% el total de la matrícula. Además, la mitad de los centros encuestados tienen perfilado un plan especial para acoger a este tipo de estudiantes, alcanzando un 83% entre los colegios con más de un 30% de alumnado inmigrante.
Por su parte, la secretaria general de Educación, explicó que las medidas incluidas en la recién aprobada Ley de Calidad permitirán un importante avance en el tratamiento de este fenómeno social, y se mostró "optimista respecto a un cambio de panorama a medio plazo". Además, puntualizó que en el curso 2001/2002 había escolarizados 218.500
Alumnos inmigrantes, de los que 50.000 procedían de países africanos, lo que implica problemas de idioma. La mayor parte de estos alumnos se encuentran cursando enseñanza primaria (90.000), pero según Couso los índices en otros niveles educativos superiores irá incrementándose con el tiempo.

Educación europea

Además de la inmigración en las aulas, las nuevas tecnologías en la educación, y la enseñanza en Europa han sido los temas principales de este encuentro, en el que también ha intervenido el presidente del Consejo Escolar Regional, José Luis García Garrido, quién señaló que "la educación va a ser el último reducto de los nacionalismos estatales europeos" y explicó los rebrotes de euroescepticismo como "la respuesta a la falta de fe en que Europa llegue a solventar las diferencias culturales y educativas. Ya que mientras no haya ciudadanos europeos no existirá Europa". Además, calificó las políticas europeas de "oclusivas" respecto a los sistemas educativos, lo cual impide la homogenización y homologación de los estudios.
Por todo ello, García Garrido considera imprescindible para conseguir la unidad compatibilizar los diferentes sistemas educativos, reformar la enseñanza de la Historia para elaborar una historia europea común, y prestar más atención a la enseñanza eficaz de las lenguas europeas.
También señala la importancia de convertir a nuestros profesores en docentes europeos, que impartan una educación, "no chauvinista", en la que se comunique a los alumnos los valores propiamente europeos, "una educación que tienda a objetivos de cultura y civilización mundial".

 

arriba