Salamanca acoge la IX Asamblea General de la OEI

Los días 28 y 29 de noviembre tuvo lugar en Salamanca la IX Reunión Ordinaria de la Asamblea General de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Los ministros y representan- tes de los 23 países miembros ratificaron su apoyo a esta organización intergubernamental y ree- ligieron a Francisco Piñón como secretario general.
El organismo reelige a Francisco Piñón como secretario general y decide crear el Movimiento en Favor de la Educación Iberoamericana
Antes del encuentro en Salamanca, los ministros de Educación de los países que forman parte de la OEI se reunieron previamente en Madrid para apoyar la creación de una Red de Iberoamericana de Agencias de Calidad. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
El acto inaugural, que se desarrolló en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, estuvo presidido por la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, y en él participaron igualmente el rector de la Universidad, Ignacio Berdugo, el consejero de Educación y Cultura de Castilla y León, Tomás Villanueva, el alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, y el secretario general de la OEI, Francisco Piñón.
La OEI considera que el principal problema en materia de educación es la escolarización de los niños durante sus primeros años de vida, y por tanto ha sido el principal tema abordado e lo largo de esta IX Asamblea General.
En este sentido, la ministra de Educación, Pilar del Castillo, declaró a Europa Press que el problema común de todos los países miembros de la OEI, a pesar de las situaciones tan distintas que vive cada uno, es la escolarización "en las primeras edades" ya que esto es la mejor garantía para establecer y desarrollar unas condiciones de vida que permitan a los niños, futuros adolescentes y adultos, recabar recursos sólidos para afrontar el aprendizaje en todas las etapas de su vida.
La escolarización, en su opinión, permite a los niños desarrollar su propia "maduración personal" de tal manera que, cuanto antes se empiece dicha escolarización, más posibilidades tendrán de resolver problemas procedentes de cualquier tipo de contexto.

Equidad

Por su parte, el secretario general de la OEI, Francisco Piñón, añadió a las palabras de la ministra que la educación es el principal instrumento para construir la "equidad" necesaria en materia de educación aunque, aseguró que hay ciertas situaciones sociales que la educación no puede resolver, a pesar de haber aumentado ésta en la última década, como es el caso del abandono prematuro de la escolarización.
Asimismo, Pilar del Castillo recordó la importancia de la declaración política que los ministros de educación presentes en Salamanca, firmaron en el día anterior en Madrid y a través de la cual se impulsa la creación de una red de agencias e institutos nacionales de evaluación de la calidad de las universidades, documento en el que "se lleva trabajando mucho tiempo" para poder poner en común experiencias e instrumentos que en el futuro permitan unos sistemas de homologación de títulos entre los países que faciliten la movilidad de las personas que viven en la comunidad iberoamericana.
Por otra parte, la Asamblea reeligió por unanimidad al argentino Francisco Piñón como secretario general y expresó su decidido apoyo a este organismo intergubernamental, destacando el importante papel que debe desempeñar en el fortalecimiento de la cooperación entre los países de Iberoamérica. En este sentido, los delegados aprobaron las previsiones presupuestarias y el plan de cooperación que deberá llevar a cabo la OEI durante el próximo cuatrienio, haciendo especial énfasis en la conveniencia de que intensifique sus actividades en las áreas de la educación de adultos y de la formación profesional.
Asimismo, los ministros iberoamericanos manifestaron también la necesidad de crear el Movimiento en Favor de la Educación Iberoamericana y encomendaron a la OEI el establecimiento de los mecanismos, la adopción de las medidas y la disposición de los medios para dar apoyo institucional a esta iniciativa, coordinando las actividades precisas para su constitución y funcionamiento. Finalmente se acordó que México presida el organismo durante el período 2003-2006, por lo que la próxima reunión de la Asamblea tendrá lugar en dicho país.

Cooperación

Creada en 1949 para fomentar la cooperación y el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura entre los países iberoamericanos, la OEI está formada por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Guinea Ecuatorial, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.
La sede central del organismo se encuentra en Madrid, aunque existen oficinas regionales en Bogotá, Brasilia, Buenos Aires, Lima, México D.F., y San Salvador, además de oficinas técnicas en Asunción, Managua, Santiago de Chile y Tegucigalpa.
Desde 1992 la OEI promueve y convoca las Conferencias Iberoamericanas de Educación, y más recientemente las de Cultura, como instancias de preparación de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno. También se hace cargo de la gestión y administración de diversos programas educativos, científicos o culturales.

Historia

La OEI nació en 1949 bajo la denominación de Oficina de Educación Iberoamericana y con el carácter de agencia internacional como consecuencia del I Congreso Iberoamericano de Educación celebrado en Madrid. En 1954, en el II Congreso Iberoamericano de Educación, que tuvo lugar en Quito, se decidió transformar la OEI en organismo intergubernamental, integrado por Estados soberanos, y con tal carácter se constituyó el 15 de marzo de 1957 en el II Congreso Iberoamericano de Educación celebrado en Santo Domingo. Allí se suscribieron los primeros Estatutos de la OEI, vigentes hasta 1985.
En 1979 se reunió el IV Congreso Iberoamericano de Educación en Madrid; en 1983 tuvo lugar en Lima el V Congreso Iberoamericano de Educación; y en mayo de 1985 se celebró una Reunión Extraordinaria del Congreso en Bogotá, en la que se decidió cambiar la antigua denominación de la OEI por la actual, conservando las siglas y ampliando sus objetivos. Esta modificación afectó también al nombre de su órgano supremo de Gobierno, el Congreso Iberoamericano de Educación, que se transformó en Asamblea General.
En diciembre de 1985, durante la 60ª Reunión del Consejo Directivo celebrada en Panamá, se suscribieron los actuales Estatutos de la OEI, que adecuaron y reemplazaron el texto estatutario de 1957 y aprobaron el Reglamento Orgánico.
A partir de la I Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno (Guadalajara, 1991), la OEI ha promovido y convocado las Conferencias de Ministros de Educación, como instancia de preparación de esas reuniones cumbres, haciéndose cargo también de aquellos programas educativos, científicos o culturales que le son delegados para su ejecución.

Objetivos

Entre los fines fundamentales del organismo se encuentran el contribuir a fortalecer el conocimiento, la comprensión mutua, la integración, la solidaridad y la paz entre los pueblos iberoamericanos a través de la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura. La OEI también quiere fomentar el desarrollo de la educación y la cultura como alternativa válida y viable para la construcción de la paz, mediante la preparación del ser humano para el ejercicio responsable de la libertad, la solidaridad y la defensa de los derechos humanos, así como para apoyar los cambios que posibiliten una sociedad más justa para Iberoamérica. Asimismo, busca colaborar permanentemente en la transmisión e intercambio de las experiencias de integración económica, política y cultural producidas en los países europeos y latinoamericanos, que constituyen las dos áreas de influencia de la organización, así como en cualquier otro aspecto susceptible de servir para el desarrollo de los países.
Este organismo también persigue que los sistemas educativos cumplan un triple cometido: humanista, desarrollando la formación ética, integral y armónica de las nuevas generaciones; de democratización, asegurando la igualdad de oportunidades educativas y la equidad social; y productivo, preparando para la vida del trabajo y favoreciendo la inserción laboral.
Entre sus misiones está: la difusión de una cultura que, sin olvidar la idiosincrasia y las peculiaridades de los distintos países, incorpore los códigos de la modernidad para permitir asimilar los avances globales de la ciencia y la tecnología, revalorizando la propia identidad cultural y aprovechando las respuestas que surgen de su acumulación; facilitar las relaciones entre ciencia, tecnología y sociedad en los países iberoamericanos, analizando las implicaciones del desarrollo científico-técnico desde una perspectiva social y aumentando su valoración y la comprensión de sus efectos por todos los ciudadanos; promover la vinculación de los planes de educación, ciencia, tecnología y cultura y los planes y procesos socio-económicos que persiguen un desarrollo al servicio del hombre, así como una distribución equitativa de los productos culturales, tecnológicos y científicos; desarrollar programas de cooperación horizontal entre los Estados Miembros y de estos con los Estados e instituciones de otras regiones; y contribuir a la difusión de las lenguas española y portuguesa y al perfeccionamiento de los métodos y técnicas de su enseñanza, así como a su conservación y preservación en las minorías culturales residentes en otros países, fomentando al mismo tiempo la educación bilingüe para preservar la identidad multicultural de los pueblos de Iberoamérica, expresada en el plurilingüismo de su cultura.

Estructura

La OEI cuenta con tres órganos principales. Por un lado está la Asamblea General, suprema autoridad de la organización e integrada por representantes o delegaciones oficiales del máximo nivel de los países miembros. Es, asimismo, la instancia legislativa que establece las políticas generales de la OEI, estudia, evalúa y aprueba el plan de actividades, el programa y presupuesto global y fija las cuotas anuales, además de elegir al secretario general.
En segundo lugar el Consejo Directivo es el órgano delegado de la Asamblea General para el control del gobierno y de la administración de la OEI. Está integrado por los ministros de Educación de los Estados Miembros o por sus representantes y está presidido por el ministro de Educación del país en que haya de celebrarse la próxima reunión de la Asamblea General. Su principal misión es la de considerar y aprobar el informe de actividades, el programa y presupuesto bienal y el estado financiero de la organización.
Finalmente, la Secretaría General es el órgano delegado permanente de la Asamblea General para la dirección ejecutiva de la OEI y ostenta su presentación en las relaciones con los Gobiernos, con las organizaciones internacionales y con otras instituciones. Tiene a su cargo la dirección técnica y administrativa y la ejecución de los programas y proyectos.

 

arriba