Nuevas protestas contra la Ley de Calidad

El MECD insiste en que el proyecto ha sido debatido con toda la comunidad educativa
y solucionará las actuales carencias del sistema
Miles de personas procedentes de todo el Estado se concentraron en Madrid convocados por la Plataforma por la
Escuela Pública,
para insistir en su
rechazo a
la Ley de Calidad. (Foto: EFE)
Los promotores de la Plataforma por la Escuela Pública ha organizado nuevas protestas a finales de noviembre contra la Ley de Calidad, por considerarla "ignorante y discriminadora". Por el contrario, el MECD insiste en que esta reforma pretende solucionar los actuales problemas del sistema educativo y ha sido ampliamente debatida.

Madrid. G. A.
Miles de alumnos, profesores y padres procedentes de toda España se concentraron el pasado 23 de noviembre en Madrid para insistir en su rechazo a la Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE), actualmente en trámite parlamentario, y a la política educativa del Gobierno. La protesta congregó a unas 5.000 personas según la Delegación del Gobierno, y a cerca de 60.000 según las organizaciones convocantes que forman la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública: las federaciones de enseñanza de CC.OO, CGT y UGT, la Confederación de STEs, la CEAPA, el Sindicato de Estudiantes, FAEST, CANAE, los Movimientos de Renovación Pedagógica y el Movimiento Cooperativo de la Escuela Popular (MCEP), apoyadas todas ellas por el PSOE e IU.
La propia celebración del acto ha sido motivo de polémica, por la decisión de la citada Delegación del Gobierno de prohibir la manifestación solicitada inicialmente ,"para que el resto de los ciudadanos no se vean agraviados" y para evitar "el colapso circulatorio que provocaría cortar una vía que es prioritaria", sobre todo al tratarse de un sábado por la mañana y de un punto clave para la salida de vehículos del la ciudad. Y también por tratarse de una zona "de importante actividad comercial". Un recurso de CC.OO y UGT contra dicha prohibición ha originado la intervención del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, quien ha decidido autorizar únicamente una concentración "en la zona peatonal de la Plaza de España de la capital, sin invadir la calzada para no obstaculizar el tráfico rodado"

Más polémica

Mientras que la ministra de Educación, Pilar del Castillo, afirmaba que "la Delegación del Gobierno en Madrid tendrá sus propios criterios razonables y oportunos, y deberá tomar sus decisiones en función de esos criterios", los responsables de las organizaciones creen que esta decisión es "un atentado a la democracia y un ataque a los derechos fundamentales de manifestación y libertad de expresión, que constituye un hecho sin precedentes en nuestra historia democrática y se puede calificar de parafascista". También consideran "indignante que se argumente que vamos a poner en peligro a personas y bienes como si fuéramos vándalos".
Por todo ello, han pedido las dimisiones del delegado, Francisco Javier Ansuátegui, y del ministro del Interior, Ángel Aceves, al entender que son "la mano negra que realiza la represión del Ejecutivo y de la ministra de Educación". En cualquier caso, han hecho un llamamiento "a la comunidad educativa de todo el Estado" para secundar las movilizaciones autorizadas, "respetando las resoluciones judiciales por absurdas y conniventes con el Gobierno que nos parezcan".

Manifiesto

Finalmente, la concentración se ha celebrado con toda normalidad y sin ningún tipo de incidentes, en una mezcla de ambiente festivo y reivindicativo con actuaciones musicales y la lectura de un manifiesto a cargo de la pedagoga Marta Mata, quien ha calificado la Ley de "ignorante" y ha asegurado que "atropella los principios de un estado laico, recuperando el valor académico de la religión". En el escrito se insiste en el rechazo a la reforma que propone el MECD, "porque es profundamente discriminatoria y pretende crear las condiciones para la dualización de la enseñanza, con una educación selectiva destinada a formar a las futuras elites y otra residual para abastecer las necesidades de obra barata". También han participado diputados de los principales partidos políticos de la oposición.
Dos días antes el Sindicato de Estudiantes había organizado una jornada de huelga en las enseñanzas medias, secundada por el 90% según sus datos y por el 28,7% según fuentes del Ministerio (40% en la enseñanza pública el 3% en la concertada). Todas estas movilizaciones han provocado el rechazo de las organizaciones que han apoyado públicamente las tesis del MECD, algunas de las cuales han difundido comunicados de protesta, como la FERE, CECE, la Federación de Enseñanza de USO, y el Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid.

Solucionar los problemas

El Ministerio también emitido un escrito, en el que recuerda que "el proyecto de Ley Orgánica de Calidad de la Educación nace tras la constatación empírica de los problemas que existen en el sistema educativo actual y ante la necesidad, constatada por todos los sectores, de mejorar su calidad". Y afirma que sus principales objetivos son reducir el fracaso escolar, elevar el nivel de formación y conocimientos de los alumnos, fomentar la cultura del esfuerzo y de la evaluación, mejorar las condiciones para el desarrollo de la función docente, e impulsar "un sistema efectivo de calidad y oportunidades para todos".
La nota del MECD añade que la Ley recoge asimismo "medidas ampliamente demandadas por la sociedad, como la potenciación del fomento de la lectura y del aprendizaje de las nuevas tecnologías y de los idiomas desde edades tempranas, la gratuidad de la Educación Infantil (3-6 años); o el establecimiento de medidas de refuerzo educativo para ayudar a los alumnos con dificultades". Dice que este proyecto "ha sido ampliamente debatido con toda la comunidad educativa". Lamenta que "determinadas organizaciones hayan preferido el camino de las movilizaciones y de las protestas en vez del diálogo constructivo". Y lamenta igualmente que "determinadas formaciones políticas se hayan puesto a la cabeza de las manifestaciones y de las protestas, situando desde el principio a la educación como un acampo de confrontación con el Gobierno".

 

arriba