Dimensión Europea para la Formación Profesional
Impulsar los estudios de FP y darles una dimensión europea es el objetivo de una Declaración suscrita por los ministros de Educación de la UE. Para ello han acordado impulsar la cooperación entre países, fomentar la información y orientación a los alumnos, y avanzar en el reconocimiento de las cualificaciones para garantizar la movilidad.

Los ministros de Educación de la UE quieren fomentar la cooperación y el reconocimiento de cualificaciones para garantizar la movilidad

Los ministros de Educación proponen que los alumnos de FP puedan completar su formación y ver reconocidos sus títulos en
cualquier país
de la UE. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid.
Los ministros de Educación de la Unión Europea, entre los que se encontraba Pilar del Castillo, han celebrado en Copenhague una Conferencia sobre Formación Profesional, con el fin de establecer prioridades para la cooperación en dicho ámbito educativo. También han participado representantes de los países candidatos a ingresar en la UE y de los países EFTA, así como delegaciones del Parlamento Europeo, de la Comisión Europea y de los agentes sociales continentales. Todos ellos han adoptado la llamada "Declaración de Copenhague", para fomentar la movilidad y la dimensión europea de estos estudios y el reconocimiento de cualificaciones en la Unión.
Este documento responde a las peticiones formuladas a mediados de año por el Consejo Europeo de Barcelona, y toma como base la Resolución sobre Formación Profesional adoptada por el Consejo de Ministros de Educación celebrado en Bruselas el pasado 12 de noviembre. Pretende tener la misma repercusión que tuvo la Declaración de Bolonia de 1999 para la mejora de la calidad de las enseñanzas universitarias. Y recoge asimismo las indicaciones del Consejo de Lisboa del año 2000, en el que se reconoció el papel decisivo de la educación como instrumento para reforzar la competitividad de la economía europea a nivel mundial.
Las principales prioridades establecidas en la "Declaración de Copenhague" son mejorar la imagen de la FP en Europa y reforzar la dimensión europea de estos estudios; fomentar la transparencia de los sistemas de FP europeos, así como la información y la orientación profesional a los alumnos; y perfeccionar el reconocimiento de las competencias y las cualificaciones, para garantizar la movilidad de los estudiantes y de los ciudadanos de Europa. Y también desarrollar acciones comunes de cooperación entre los Estados miembros para el intercambio de modelos, métodos y criterios, y garantizar la calidad de la FP en los sistemas educativos europeos.

Intercambios

Sobre el reconocimiento de estudios y títulos, la ministra danesa de Educación y anfitriona del encuentro, Ulla Toernaes, ha afirmado que "los jóvenes que estén cursando Formación Profesional deben tener la posibilidad de seguir parte de su educación en Inglaterra, Alemania o Estonia, por ejemplo, y tener después las mismas posibilidades para que se les reconozcan su educación y titulaciones en todos los países de Europa". También ha informado que la Comisión podría estudiar la posibilidad de crear una programa de intercambio para los alumnos de FP similar al Erasmus. Y ha informado que para favorecer la movilidad se intentará implantar un "currículum vitae" europeo, certificados de examen y resultados o transferencia de créditos entre instituciones de diferentes países.
Por su parte, la ministra española de Educación, Pilar del Castillo, ha afirmado que la situación y la imagen de la FP se ha revalorizado en España durante los últimos años, porque "muchas personas han comprobado que estos estudios conllevan encontrar empleo de una manera más factible y rápida". Ha destacado que la demanda en nuestro país se ha triplicado en los seis últimos años, y ha valorado especialmente que estas enseñanzas ya no están tan vinculadas como antes a especialidades artesanales en su mayoría, sino también a las nuevas tecnologías de la información y comunicación y a otros sectores técnicos.

Aprendizaje para el empleo

También se ha referido a la aprobación en nuestro país de la Ley Orgánica de las Cualificaciones y de la Formación Profesional, "cuyos objetivos y propuestas coinciden con las prioridades" de esta Declaración y, en su opinión, permitirá que estos estudios "se adapten a las cambiantes demandas del mercado laboral, facilitando un aprendizaje dirigido al empleo y posibilitando la formación a lo largo de toda la vida". Ha destacado que con esta norma se integran las tres modalidades de FP (formación reglada, ocupacional y continua), y las titulaciones españolas se homologan a las existentes en la UE facilitando, precisamente, la movilidad.
Pilar del Castillo ha insistido en que la Ley de FP permite reconocer las competencias profesionales adquiridas a lo largo de la experiencia laboral de las personas. Y ha afirmado que, coincidiendo con esta Declaración, la Ley española crea un Sistema de Información y Orientación para que alumnos, familias y trabajadores conozcan las cualificaciones que se requieren en el mercado laboral, y los centros en los que se puede obtener la formación correspondiente.

 

arriba