La CECE cumple 25 años

Esta patronal defiende la libertad de
enseñanza
y la Ley de Calidad y rinde homenaje a su fundador, Ángel Martínez Fuertes
La defensa de la Ley de Calidad y el homenaje a la figura de Ángel Martínez Fuertes han centrado los actos del 25 aniversario de la CECE, en los que ha participado la ministra Pilar del Castillo junto a desatacadas personalidades de la educación y la política. En las distintas intervenciones se ha defendido la libertad de enseñanza, la Ley de Calidad y la coexistencia de las dos redes de escuela pública y privada.
La ministra Pilar del Castillo en los actos del
25 aniversario de la CECE, organización a la que ha agradecido su actitud dialogante en el debate
de la Ley de Calidad. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. ARIANES
La Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) celebró el pasado 15 de noviembre su 25 aniversario, en el que ha ocupado un lugar destacado el homenaje a "la figura y obra" del agustino Ángel  Martínez  Fuertes,  quien  en   1977

fundó la primera organización empresarial española del sector educativo. Esta celebración comenzaba el día 13 con una audiencia de S. M. el Rey don Juan Carlos en el Palacio de la Zarzuela a la junta directiva de esta organización, encabezada por su presidenta Isabel Bazo.
La dirigente de la CECE ha querido aprovechar la ocasión para hacer llegar a don Juan Carlos "el espíritu y objetivo fundamental de la CECE, que no es otro que la defensa de la libertad de enseñanza recogida expresamente en el artículo 27 de la Constitución, texto en el que colaboró el padre Martínez Fuertes". Y le ha pedido "que siga motivando la existencia de todos los centros de enseñanza privada para que, en unión de los públicos, fomentemos una educación rica en valores intelectuales, humanos y espirituales a nuestros niños y jóvenes, que son la mejor herencia para el futuro de España".
La celebración de este aniversario proseguía con un acto en el que el presidente de la CEOE, José María Cuevas, ha destacado el papel de la CECE como "institución clave en la España moderna", y "la importancia vital que tiene para nosotros el mundo educativo, ya que de las aulas surgen los profesionales que luego harán funcionar las empresas". Por su parte, la presidenta del Congreso de los Diputados, Luisa Fernanda Rudí, se ha referido a la "activa participación" de la CECE en la elaboración de leyes como la LOECE, la LODE, la LOGSE, la Ley de Calidad o la propia Constitución. Y a su defensa de "esa misma libertad de educación, esos mismos derechos fundamentales a recibir e impartir una educación en libertad, una educación de calidad, sin discriminaciones ilegítimas entre iniciativa privada y subsidiariedad estatal".

Educación para todos

También han participado en el homenaje ex ministros como José Manuel Otero Novas, Rodolfo Martín Villa y Manuel Núñez; el presidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto; y el presidente de la Fundación Cultura de Paz, Federico Mayor Zaragoza, quien ha desatacado la importancia de que la "educación sea universal y sea para todos". A pesar de no poder asistir se han sumado al acto con sendos escritos anteriores ministros de Educación, como el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba y la popular Esperanza Aguirre. Por su parte el Alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, ha manifestado que "instituciones como la CECE juegan un papel fundamental para construir una enseñanza abierta, para construir la escuela que queremos y que la sociedad necesita".
Ha cerrado el acto la ministra de Educación, Pilar del Castillo, quien ha afirmado que "en el espíritu de la CECE y de su fundador está el deseo de que la escuela pública y la privada vivan en la comprensión y el respeto mutuo, aspecto que hemos intentado llevar a término con esta nueva Ley de Calidad". Ha agradecido a los actuales directivos de esta organización la "actitud dialogante y activa que siempre han tenido a la hora de presentar su visión sobre esta Ley". Y ha añadido que "seguramente soy la única de los presentes que no tuvo la suerte de conocer personalmente a Ángel Martínez Fuertes, pero creo que él habría estado de acuerdo con la dimensión de la reforma que estamos acometiendo, y que pretende una educación con carácter. Es decir, que facilita el valor del esfuerzo, la disciplina y el respeto a los demás, empezando por los profesores".

 

arriba