La puesta en marcha de una idea nacida a la sombra de un eclipse se ha traducido en un proyecto de solidaridad que, auspiciado desde un centro docente de Cartagena,
ha logrado aunar esfuerzos y compromisos de alumnos, profesores y ciudadanos de toda la comarca para tender una mano amiga a escolares de zonas desfavorecidas.
Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Un instituto con ventanas al mundo

El IES "El Bohío", de Cartagena, desarrolla el Proyecto GAS (Grupo
de Acción Solidaria),
una iniciativa de ayuda
y amistad con África

El pasado año, la afición, o mejor dicho "el vicio", por la Astronomía nos llevó a un grupo de amigos a las remotas tierras de Zambia con el fin de estudiar como en otras ocasiones un eclipse total de Sol que se produjo por aquella zona. El hecho de tener que movernos  fuera de los circuitos turísticos  y con po-

cos medios, aunque implicaba bastante peligro, nos enseñó en toda su crudeza el corazón de África. La casualidad nos hizo contactar la tarde previa al eclipse con un grupo de personas sencillas dispuestas a ayudarnos en lo que necesitáramos, y una mujer en la orilla de aquella polvorienta carretera, en el transcurso de la conversación, fácil de entablar por el carácter abierto y sencillo de aquellas gentes, nos decía ser la maestra de Inglés en la escuela en aquel poblado de Chisamba. Con el mismo oficio que nosotros y ante nuestro ofrecimiento de amistad y gratitud su solicitud no se hizo esperar y nos pidió, según explicó, algo que no tenían y deseaban: ¡un balón para su escuela de "300" alumnos!.
Aunque no te preocupe lo más mínimo la enseñanza y por muy duro que sea el material del que estés hecho, en una situación así se te remueven las tripas, que notas en la garganta y en los ojos. Aquello acabó en un intercambio de direcciones, apretones de manos y en buenos deseos por ambos lados, pero a las tantas de la madrugada, dando vueltas en un colchón de "borra" como los de antes, todavía había alguien pensando en el dichoso balón.
Días más tarde, ya de vuelta, entre peripecia y peripecia en el aeropuerto de Nairobi, conocimos a una persona excepcional, cooperante española de una casa de acogida en Rwanda, que, como nosotros, también intentaba venir para acá, y ella explicó, y nosotros entendimos, que "en África siempre hay un sitio donde la situación es peor".

Intercambio cultural

Allí y entonces empezó a tomar forma la idea de establecer un intercambio cultural entre nuestro alumnado con el de aquellas escuelas: el Proyecto "GAS".
En principio sólo nos movía ese nudo en la garganta y el recuerdo de aquellas gentes, pero conforme se fue desarrollando la idea nos dimos cuenta de los beneficios educativos de nuestro proyecto. Además, en este intercambio, los beneficios que nos llegan estoy seguro que son muy superiores a los que nosotros les enviamos, beneficios de los que pienso está bastante necesitado nuestro alumnado y el actual sistema educativo.
Y así nuestros alumnos empezaron el pasado curso intercambiando cartas, en francés, con la escuela St. Joseph, en Kigali (Rwanda), y en inglés con la escuela básica Stevern Pende, en Chisamba (Zambia). Los dos Departamentos de Idiomas accedieron a mi petición de ayuda encantados, pues acababa de ponerles en sus manos una actividad interesante, entendiendo por interesante "que interesa a los alumnos" (cosa no muy común hoy en día en la secundaría obligatoria). En el Departamento de Plástica de nuestra escuela sucedió igual; les propusimos mandar dibujos de cómo imaginamos nosotros aquello y ellos hacen otro tanto. Algunos de los trabajos son espectaculares, y se empezó a pensar en la posibilidad de intercambiar también fotografías. Desde el principio, pensamos que igualmente podíamos intercambiar música, ¡otro Departamento que se implicó de lleno!, y a partir de entonces se analizan y estudian las cintas que nos llegan de Rwanda y Zambia con su música, y en las clases, el profesorado de música y nuestro alumnado prepara grabaciones hechas por ellos mismos para enviarles, con nuestra música, amistad y los mejores deseos. El Departamento de Actividades Extraescolares desde el comienzo participó subvencionando las cartas y los cupones de respuesta de correos para que los envíos a ellos les salgan gratuitos. El tema se empieza a oír y algunos profesores preguntan como participar; Geografía e Historia hace atención especial a la hora de estudiar en clase estos países, y en el Departamento de Lengua se forma el "Gabinete de Prensa GAS". La profesora encargada y todos los demás vemos atentos y con emoción cómo el grupo de alumnos prepara escritos y cartas para dar a conocer por las demás escuelas de la zona nuestro Proyecto "GAS", invitando a que nos imiten y den publicidad a todas las actividades que se empiezan a desarrollar. La Dirección permite a nuestro gabinete de prensa el uso de los medios de Secretaría, y se envían comunicados y faxes a los medios de información local, pues otro objetivo principal de nuestro Proyecto es que se extienda la idea y en cada escuela se forme un GAS. La prensa local se interesa por la experiencia y nos vemos obligados a acudir a varias emisoras y cubrir informaciones de varios periódicos. La experiencia para los chavales y chavalas, según sus palabras, fue "alucinante". En la megafonía del centro, en atención a nuestras minorías étnicas, se da publicidad al Proyecto en inglés, francés, árabe y castellano con acento sudamericano.

Obtención de recursos

Aparte de dar a conocer nuestro Proyecto, nos planteamos obtener recursos para enviar a estas escuelas material didáctico, y así, con unos pocos alumnos y alumnas, preparamos, participamos y ganamos un premio en un concurso de actividades e ideas que patrocinaba el Ayuntamiento de Cartagena, a la vez que en Tecnología y en los recreos, con el bocadillo en la mano izquierda, se preparan paneles informativos con la derecha, y surge la idea de hacer objetos en madera y adornos para que, con su venta, podamos obtener dinero para enviar material didáctico a estas escuelas. No queremos dinero fácil, queremos complicidad, trabajo y colaboración, y en todo caso el dinero queremos que surja no de la comodidad sino de nuestro esfuerzo y de actividades "formativas". Entre otras historias, por ejemplo, "vendimos estrellas", bonitas fotografías de la constelación de la Osa Mayor que, además, al comprador le daba el derecho de participar en un curioso y original concurso: tu, comprador, elegías una estrella de las cerca de mil que aparecen en la foto, con una fotocopia nos indicabas cual era y nosotros, "los del GAS", te pasábamos una información con todos los datos astronómicos que se conocen de tu estrella; y te podía tocar la pedrea, pues muchas estrellas son dobles, aunque se vea una sola, o te podía tocar el gordo si atinabas a elegir un puntito de luz que venía de una de las cinco galaxias que se veían en la foto... ¡cien mil millones de estrellas te han tocado!... Bueno, si no le interesaba la astronomía, le indicábamos a los compradores que esos datos pueden servir para quedar bien con esa persona "tan especial", y cuando no estás con ella los dos podéis mirar la estrella... Y toda esta ciencia y ternura por sólo dos euros.
Dimos a conocer el Proyecto "GAS" en Cartagena, en el Aula de Cultura de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, con una conferencia a la que invitamos a nuestro contacto en Rwanda, aprovechando su breve estancia en España. La CAM patrocinó el viaje y la estancia, haciéndose eco de la actividad todos los medios de comunicación local, y TeleCartagena emitió posteriormente toda la conferencia, en una buena franja horaria de audiencia. Durante toda la mañana siguiente a la conferencia se realizaron actividades similares con varios grupos de alumnado en el centro.

Campaña "Bolígrafos chuleta"

Desde Rwanda nos pidieron bolígrafos, y montamos la campaña "bolígrafos chuleta" para recoger bolígrafos, pero no queríamos que nuestros alumnos le pidiesen dinero a los padres, comprasen los "bolis" y ya está... No, así no... Les planteamos que fueran nuestros cómplices y que lo compraran con su dinero, "el de los domingos", notando el esfuerzo, y que en el interior del "boli" metiesen una chuleta en inglés con un mensaje de afecto El CPR (Centro de Profesores) "Cartagena La Unión" acogió la idea y nos ayudó a extender la petición por todos los centros de su ámbito. En la comarca de Cartagena recogimos varios miles de bolígrafos, y aunque no los hemos podido mandar todos ya hay cinco kilos de bolígrafos en la Stevern Pende Basic School de Chisamba (Zambia) y siete kilos ya están en la Urugu Snt. Joseph, en Kigali (Rwanda). El resto de peso hasta los veinte kilos de cada paquete que enviamos se completaba con material deportivo, entre el que, cómo no, recordando siempre la petición del dichoso balón para los 300 alumnos de Chisamba, incluimos varios balones. La empresa Collado Sport, que nos suministró el material deportivo, nos regaló cantidad de material, y la de fotografía Eurolab, a la que se le pidió una cámara para que nos envíen desde Zambia imágenes de su escuela, nos acabó regalando la cámara.
Un grupo de alumnos y profesores son premiados en una carrera municipal y nos entregan al grupo GAS el premio; otro grupo de alumnos organiza una fiesta para recaudar fondos para otro proyecto de la escuela dedicado a la conservación de especies protegidas y protección de la naturaleza (Testudo), y nos donan parte de sus beneficios... Y a partir de entonces, en muchas ocasiones trabajamos juntos los dos Proyectos GAS-Testudo.
Nunca he visto en ninguna escuela apoyar una actividad como ésta, tantos departamentos y tantas personas, cada uno haciendo muy poco, casi nada, pero entre todos creo que la labor es interesante, y se han aportado tantas ideas que ya colman nuestras expectativas de trabajo para este año, y que requerirían otro par de folios para hablar de ellas. El APA está dispuesto a ayudar en lo que sea, y le hemos planteado que las actividades que preparamos para que hagan sus hijos ¿por qué no van a participar ellos también? ¡que mejor ejemplo!.

Unidad planetaria

Esto se llama solidaridad .Y todo este lío es un GAS, siglas que corresponden a "Grupo de Acción Solidaria". Aparte de practicar con los idiomas y demás, nuestro alumnado aprende lo que significa para nosotros esa palabra Solidaridad, completamente alejada de mandatos éticos, políticos o religiosos, y más próxima a la amistad y al concepto de especie y unidad planetaria. Así aprendemos que en este planeta todavía tenemos medios para vivir todos dignamente; aprendemos que nuestro esfuerzo vale para algo; aprendemos, o mejor dicho, "nos enseñan", a valorar los medios y las comodidades de que disponemos y de los que ya casi ni nos damos cuenta de su valor, pero impensables para otros; aprendemos también que un exceso de esas comodidades nos puede perjudicar y ayudarnos a olvidar cosas más importantes, y aprendemos a valorar muchas cosas sencillas tan fáciles de olvidar.
Confiamos que si este "tema" o esta "clase" de solidaridad se asimila, nuestro alumnado sepa mirar también los problemas más cercanos, algunos sentados a su lado en el mismo pupitre, con otro color de piel y otro acento. Nuestro alumnado será la clase política y los cargos de responsabilidad de la sociedad en el futuro, creo que no sería malo que recordasen la lección que nosotros parece que o hemos olvidado o no llegamos a asimilar.
No hemos inventado nada; esto no es una ONG y no queremos estructuras complejas; esto es sencillamente una humilde actividad escolar que pretende inculcar el concepto lógico de solidaridad. Quisiéramos ser muchos grupos pero completamente independientes. Cada escuela puede montar un GAS a su medida, con su ideología y sus principios, desde Primaria hasta Universidad, trabajando cada una a su aire esta idea básica, que es bien sencilla: intercambio de ideas y experiencias con África, América, Oceanía o el barrio marginal de al lado, junto con la generación de recursos para enviar paquetes de ayuda, preferentemente material didáctico, y sobre todo extender la idea.
El respeto debe mover todas nuestras acciones, en la seguridad de que en estos intercambios son ellos los que nos aportan mucho más que nosotros a ellos. Nada de limosnas, nada de compasión, y sí amistad, respeto y ayuda.
Este año hemos empezado con buen pie. En los primeros días de clase una llamada de Mónica (nuestro contacto en Rwanda) desde Salamanca, adelantándose al correo, nos decía que en Kigali ya estaban los balones y los bolígrafos, y que el paquete había llegado en perfectas condiciones. Más emocionante aún fue el momento en el que, en medio de una clase, alguien de Secretaría, con una sonrisa, abre la puerta y me entrega un paquete pequeño lleno de sellos sucios y casi roto junto, con unas cartas con remite de Zambia: era uno de los carretes fotográficos que les enviamos en nuestro paquete de ayuda, pidiendo a gritos ser revelado. Por la tarde, de aquel carrete salían las imágenes de los trescientos alumnos, sujetando alegres con sus manos lo que un mes antes nosotros empaquetábamos con esmero, y la escuela, y los profesores, y escenas de un baile de agradecimiento, y sobre todo la evidencia de que no estamos equivocados: las voces que sin haber hecho nunca nada parecido, predecían que los paquetes nunca llegan a esos sitios, antes preocupantes, ahora nos suenan a chiste de mal gusto y claro justificante gratuito de la inmovilidad que muchas personas tienen o tenemos ante estos temas.
Hemos empezado el curso haciendo unas "agendas gaseosas". Se trata simplemente de unas pequeñas agendas que creemos muy necesarias para que el alumnado apunte "sus deberes". Es un trabajo manual, con el que hemos enseñado a algunos alumnos a "encuadernar". Actividades extraescolares nos ha pagado el papel; Dirección, las fotocopias, y Tecnología todo lo demás. Y se están vendiendo muy bien. También hemos empezado a organizar las contestaciones a las últimas cartas que nos han llegado de Zambia y Rwanda. Por cierto, que desde Zambia también nos llegó una carta de Ali Zulu, profesor en prácticas en la escuela de Chisamba cuando empezamos los primeros contactos, pidiendo que establezcamos intercambio con otra escuela en una zona mas rural y bastante más deprimida, en la que nos dice estar ahora destinado. ¿Les vamos a decir que no?.

Una idea con vocación de semilla

Desde Kigali, aunque no tenían bolígrafos, el pasado año, y como agradecimiento, nos llegó una lámina hecha con hojas de platanera seca; pensamos que se podían vender fácilmente aquí a un precio justo con el que sacar buenos beneficios, y les pedimos que nos enviasen todas las que pudiesen. Nos han enviado una veintena, y antes de desembalarlas ya estaban casi todas compradas por el profesorado, pero antes de pagar les hemos pedido que nos dejen hacer una exposición. Confiamos que alguna entidad pueda interesarse y comprarles grandes cantidades.
El gabinete de prensa ya ha empezado a redactar cartas solicitando a personajes importantes su adhesión con nuestra idea, rogándoles unas letras con las que expresen su solidaridad y nos permitan usarlas como estandarte propagandístico.
Otra idea que confiamos pueda dar resultados es la de establecer, mediante Internet y en distintos campos, "líneas calientes" de asesoría entre entidades o expertos de aquí que puedan echar una mano a las necesidades de allí. Nosotros sólo nos limitamos a dar la idea y poner en contacto a las dos partes.
Por ejemplo, desde la misión de Kigali nos llegaba la necesidad de que un experto en agricultura pudiera orientar en el terreno los cultivos mas rentables, pues la tremenda inflación les obliga a generar sus propios alimentos. El desplazamiento a esta zona de un experto es muy difícil, pues al cambiar las condiciones de cultivo se requiere que éste permanezca varios meses en la zona. Nosotros estamos poniendo en contacto a la misión de Kigali con algunos Departamentos de la Escuela Universitaria de Ingeniería Agrícola de Cartagena; de hecho ya hemos dado algún paso, y la actitud que nos hemos encontrado por parte de la Secretaría del Centro es muy positiva.
Confiamos que si todas estas cosas "cuajan" a lo mejor puedan servir de referencia y guía a otros. No vamos a cambiar el mundo, pero por lo menos vamos a intentarlo.
Y son muchas más las ideas en las que vamos a empezar a trabajar este año, pero bueno, queda tiempo, y aunque en las escuelas públicas actuales no es fácil confiamos seguir adelante con la misma ilusión.

Proyecto GAS en el IES "El Bohío"
Bda. S. Cristóbal s/n Los Dolores (Cartagena). Teléfono: 968519753 Fax 968314770 E-mail: iesbohio@teleline.es Web: www.terra.es/personal2/iesbohio/
Revista digital: www.iesbohio.com/bohiodigital

Juan Ortega Navas, coordinador del proyecto juanorna@servicam.com

 

arriba