Impulso a los estudios de español como lengua extranjera

El Instituto Cervantes potenciará el reconocimiento internacional de los Diplomas

Madrid.
El Consejo de Ministros del pasado 31 de octubre ha aprobado un real decreto por el que se reforzarán los estudios de español como lengua extranjera y los correspondientes diplomas acreditativos de estos estudios. La norma se formula a iniciativa de los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y de Asuntos Exteriores, con la colaboración del Instituto Cervantes.
Los Diplomas de Español como Lengua Extranjera fueron creados en 1988 en el marco de las diversas acciones promovidas con la finalidad de difundir el idioma español e incrementar la presencia de nuestra cultura en el exterior.
La experiencia acumulada durante estos años ha aconsejado la adopción de medidas que sitúen a estos Diplomas en el nuevo contexto del español y que otorguen mayor agilidad a la gestión -tanto en la verificación de los conocimientos como en la obtención y expedición de los Diplomas- a fin de poder responder a las necesidades de los candidatos y que amplíen la difusión y el reconocimiento público de los Diplomas.
El Gobierno considera que el Instituto Cervantes, cuyo fin esencial es la promoción universal de la enseñanza, el estudio y el uso del español, es la entidad idónea para favorecer y potenciar el reconocimiento internacional de los Diplomas y dotar al proceso de preparación y realización de las pruebas de la agilidad necesaria.

Competencia

Así, la finalidad esencial del nuevo real decreto es la atribución al Instituto Cervantes de la competencia para la gestión, dirección académica, administrativa y económica de los Diplomas de Español como Lengua Extranjera, que se otorgarán en nombre del titular del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dotándolos de un reconocimiento oficial.
Con esta nueva estructuración de los Diplomas se podrá aprovechar de una forma más eficiente la red internacional del Instituto Cervantes, pretendiendo aumentar el reconocimiento internacional de dichos Diplomas, y estableciendo una homologación internacional de los mismos con títulos de similares características existentes para otras lenguas.
El real decreto se divide en ocho artículos relativos a: denominación y niveles de los diplomas y atribución de competencias; ámbito subjetivo; niveles de competencia lingüística por los distintos diplomas; convalidación y acreditación de los diplomas; lugares de examen; funciones del Instituto en relación con los diplomas; colaboración con los órganos competentes de los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y de Asuntos Exteriores; y colaboración con Universidades y otras instituciones.

 

arriba