Julio Iglesias de Ussel, secretario de Estado de Educación y Universidades, e Isabel Couso, secretaria general de Educación y FP, durante la presentación de los datos del informe de la OCDE. (Foto: Rafael Martínez)

La OCDE presenta el informe educativo correspondiente a 1995-1999

Según el estudio, en España se ha mejorado en inversión,
pero los rendimientos son mediocres
La OCDE ha hecho público un informe que analiza la situación
de la educación entre los países que forman parte de este organismo, y en el que se constata que España, aún por debajo de
la media gasto total por alumno, se sitúa entre los países que
más han mejorado la inversión educativo y ofrece unos resultados de rendimiento educativo "homogéneamente mediocres".

Madrid.
La OCDE (Organización de Cooperación para el Desarrollo Econó- mico) ha dado a conocer el pasado día 29 de octubre, en Londres, el informe Education at a glace. OCDE Indicators, correspondiente al año 2002, que recoge una serie de indicadores que permiten comparar el estado de la educación en los distintos países de la OCDE.
Coincidiendo con la presentación del citado informe en la capital británica, el secretario de Estado de Educación y Universidades del MECD, Julio Iglesias de Ussel, y la secretaria general de Educación y Formación Profesional, Isabel Couso, comparecieron en la sede del MECD ante los medios de comunicación para ofrecer y detallar los datos del informe correspondientes a nuestro país.
En el informe de la OCDE se pone de manifiesto que, entre 1995 y 1999, período de años al que corresponden los datos manejados en el estudio comparativo, "la financiación en España ha mejorado notablemente en términos absolutos –según indicó Julio Iglesias de Ussel-, y sobre todo en el gasto por alumno; además, en este mismo período de tiempo, ha aumentado el porcentaje de financiación pública en la educación no universitaria, así como la parte del gasto público que se dedica a educación".
En el apartado de gasto total por alumno, el estudio de la OCDE sitúa a España por debajo de la media de la OCDE (5,3 del PIB en España frente a 5,8% del PIB de media en la OCDE) y en el grupo de los países de cabeza en cuanto a incremento del gasto por alumno. Según el informe, el gasto por alumno en nuestro país, en precios constantes, ha aumentado en más de un 20% (29% en enseñanza no universitaria y 21% en la universitaria) y a un ritmo mayor que su PIB (Producto Interior Bruto) per cápita entre 1995 y 1999.
En cuanto a la relación entre el gasto educativo por alumno y el PIB per cápita, el informe de la OCDE sitúa a España entre los seis países cuyo gasto educativo por alumno ha progresado a un ritmo mayor que su PIB per cápita entre 1995 y 1999. Dichos países son Australia, Grecia, Japón, Polonia, Portugal y España. En cuanto al gasto total en centros de enseñanza, la OCDE constata el crecimiento de 24 puntos porcentuales para la educación terciaria (superior) y de 10 puntos porcentuales para la primaria, secundaria y postsecundaria no terciaria.

Gasto público como porcentaje del PIB

Según el citado estudio, y en lo que concierne a los datos de 1999, España se sitúa, con un 4,4% del PIB, en la misma posición que Reino Unido e Italia (4,4%), y por encima de países como Irlanda (4,1), Holanda y Alemania (4,3 ambos).
En su intervención, Iglesias de Ussel precisó, respecto a estos datos, que "como consecuencia de las elevadas tasas de crecimiento del PIB -en España se ha incrementado en un 4% en términos reales en tasa media anual- durante esos años el crecimiento de la magnitud del PIB ha difuminado el significativo incremento del gasto producido en educación en términos absolutos", y constató que si en 1995 el total del gasto en educación fue de 25,8 miles de millones de euros, en 1999 el gasto en educación se incrementó hasta 32,4 miles de millones de euros.
En el apartado de gasto público directo en centros de enseñanza y subvenciones a familias y a otras entidades privadas (enseñanza universitaria), España, que combina el cobro de tasas reducidas con las ayudsas a los estudiantes directas o indirectas (por medio de exención de tasas, mediante cantidades transferidas a las universidades), se sitúa, según el informe de la OCDE, por encima de la media de los países de la OCDE en cuanto a gastos directos a los centros.
El porcentaje de "Gastos directos a los centros" incluye las ayudas que se hacen a familias y estudiantes a través de los centros, y en este porcentaje España se sitúa, con un 3,9%, muy por encima de la media de la OCDE (2%).
El gasto en porcentaje del PIB dedicado a ayudas públicas a los estudiantes y a las familias en la educación terciaria en España es del 0,08% del PIB, y se encuentra a la cabeza, junto con Francia, entre los países que dedican más del 90% del gasto público educativo total a centros de enseñanza. Según preciso el secretario de Estado de Educación y Universidades, "valores más elevados de otros países, como el Reino Unido, con un 0,39% del PIB, van acompañados de un porcentaje más bajo de gasto educativo en centros de enseñanza (63,6%), porque los gastos de escolaridad recaen sobre los estudiantes, lo que se ha de compensar con una política más activa de becas y ayudas al estudio".

Otros aspectos educativos

Además de los aspectos relacionados con la inversión y financiación de la educación, en el informe de la OCDE se recogen otros resultados y datos relativos al sistema educativo español, tales como los referidos al nivel de conocimientos de los alumnos españoles, que, según los datos del informe, se sitúan claramente por debajo de la media de la OCDE en aspectos como comprensión lectora, cultura matemática o cultura científica.
La posición de España en el ranking de los 27 países de la OCDE, calificada de "homogéneamente mediocre" por Iglesias de Ussel, es aproximadamente la misma para los tres tipos de competencia considerados en el estudio (comprensión lectora, en la que España ocupa el puesto 18; cultura matemática, puesto 21, y cultura científica, puesto 19), y los correspondientes valores de rendimiento son análogos y se sitúan por debajo de la media, en el cuarto inferior de los países de la OCDE.
En lo que concierne a cobertura de la educación infantil y de la educación superior, la situación de España, según el informe, es "destacada" e incluso "muy destacada". Así, en cobertura de la educación infantil, España ofrece una tasa de escolarización en 3-4 años del 98,1%, superior en más de 34 puntos porcentuales a la media de la OCDE.
Sin embargo, el estudio revela deficiencias del sistema en el tramo correspondiente a la educación secundaria, en el tramo de edad 15-19 años, con una tasa de escolarización en España 4 puntos porcentuales por debajo de la media de la OCDE. Ello coincide con una tasa de ocupación laboral inferior en ese tramo de edad (18,1% en España frente a 24% de media en la OCDE).
En cuanto al número de alumnos por profesor, España se encuentra en una posición "positiva", claramente más favorable en primaria (14,9 frente a 17,7) y secundaria (11,9 frente a 14,3) que la media de la OCDE, y ligeramente desfavorable en educación infantil (16,1 frente a 15,5) y educación terciaria (15,9 frente a 14,7).

 

arriba