El Pleno del Congreso aprueba el proyecto de Ley de Calidad

El texto, que recibió los votos favorables del PP y Coalición Canaria, se tramita ya en el Senado

El Congreso de los Diputados dio luz verde el pasado 31 de octubre a la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza (LOCE), con los votos favorables de PP y Coalición Canaria. Los grupos de la oposición calificaron las medidas contenidas en el proyecto de "elitistas" y "segregadoras", y denunciaron una tramitación "maratoniana" a su paso por la Cámara Baja. El texto de reforma educativa ha sido remitido al Senado para su discusión.

La ministra Pilar del Castillo a su llegada al Congreso el día que se votó el proyecto de reforma educativa. (EFE)

Madrid.
Tan sólo el Grupo Parlamentario Popular, que aseguró que con la reforma se fomenta la calidad del sis-

tema educativo, sin merma de las competencias de las CC.AA., y Coalición Canaria, que reconoció la necesidad de modificar el sistema y la introducción de "avances" en el paso de la norma por el Congreso, respaldaron el texto de ley.
Los diputados de la oposición rechazaron el proyecto elaborado por el Gobierno, y calificaron las medidas contenidas en el mismo de "elitistas" y "segregadoras", denunciando también una tramitación "maratoniana". CIU se sumó a las críticas por considerar que la reforma invade competencias autonómicas en materia de enseñanza, y pidió, junto a los demás grupos, una financiación para el texto.
Tras su paso por la Comisión de Educación, el texto del Gobierno sale del Congreso con un total de 100 modificaciones propuestas por los grupos CC, CIU y PSOE de mejoras técnicas y de redacción (80 enmiendas aceptadas en Ponencia y 20 en Comisión). Los grupos de IU, PNV y Grupo Mixto abandonaron el trámite de Comisión, según indicaron, por la "imposición de plazos para su debate" y "por el abuso de la mayoría parlamentaria del PP".

Esfuerzo por llegar a acuerdos

En declaraciones a la prensa después de el Pleno la ministra de Educación, Pilar del Castillo, dijo que su departamento "ha hecho todo lo posible por realizar un debate sereno sobre la Ley de Calidad y llegar a puntos de encuentro" con el PSOE, cuya actitud ha sido "rotunda y atrincherada" en las tres reformas educativas (LOU, FP y Ley de Calidad). En su opinión, "en el proyecto había espacio para encontrar acuerdos, ya que cuando el PSOE ha tenido momentos de lucidez y ráfagas de serenidad ha planteado cuestiones coincidentes con las recogidas en el texto", apuntó Del Castillo.
Según la ministra, se trata de una "reforma sencilla porque parte de un análisis que huye de la retórica, del ruido y de la ideología", motivo por el que la "inmensa mayoría del profesorado apoya el texto".
Del Castillo se lamentó de que las enmiendas del grupo Socialista "eran mil y una formas de decir no a la reforma", y por ello "no tenían cabida porque supondrían retirar el proyecto". Sin embargo, valoró las propuestas de Coalición Canaria "que han venido a mejorar aspectos como la protección jurídica del profesorado o la carrera docente". Respecto de la posición de CIU, la titular del MECD se lamentó de que no haya sido posible llegar a un acuerdo porque "han elegido la Ley de Calidad para distanciarse del Gobierno". "Estamos convencidos de que la norma se ha hecho desde el respeto al marco competencial", respondió la ministra a las críticas de invasión de competencias autonómicas.
Durante la tramitación del proyecto de Ley en el Pleno del Congreso del proyecto de Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza, los diputados de la oposición calificaron de "triste" su paso por la Cámara Baja, como mero "trámite administrativo", y con acusaciones de "violación" de los principios y la dignidad parlamentarios. En este sentido, insistieron en reabrir un proceso de diálogo para alcanzar un consenso del que, desde su punto de vista, la reforma carece.

Críticas contra reválida e itinerarios

Criticaron especialmente propuestas como los itinerarios, la "reválida" y la elección de directores por la Administración, además de denunciar un "recorte" de competencias autonómicas y "merma" de la democracia en los centros, la falta de financiación, diálogo y consenso y fomento de la escuela privada frente a la pública.
El portavoz de Educación del PP, Juan Carlos Guerra Zunzunegui, calificó a la oposición de "demagoga" y aseguró que las generaciones futuras "agradecerán" la aplicación de la futura legislación, además de resaltar que cuenta con el apoyo de padres, profesores y escuelas.
Por el grupo socialista Carme Chacón, consideró que esta ley supone una "ruptura" con los grandes consensos educativos y es una propuesta del Gobierno para "segregar al alumnado", "recortar la participación", dar "privilegios" a la enseñanza privada, desanimar a los docentes y aplicar la "tijera" presupuestaria.
Por su parte el portavoz de CIU Ignasi Guardans, justificó la falta de acuerdo porque PP y Gobierno no quisieron entender el "límite" de los nacionalistas catalanes que les impide apoyar una reforma que va "contra las competencias de la Generalitat". Insistió en que CIU recurrirá la futura ley ante el Tribunal Constitucional, al considerar que invade competencias autonómicas.
La portavoz de IU, Marisa Castro, rechazó la ley porque no ahonda en la "igualdad de oportunidades" en el acceso, proceso y resultado de la enseñanza, tal y como solicita su formación. Así, calificó las medidas contempladas en texto de "centralistas" y de "recetas trasnochadas". También pidió a la ministra que reflexionase por la oposición de los sectores educativos, reflejada en la huelga educativa del pasado 29 de octubre.
Por el PNV, José Joan González de Txábarri, mostró su preocupación por el "lamentable" ejemplo dado por todos los grupos a la sociedad durante el paso del proyecto por la Comisión, que PNV, IU y Grupo Mixto abandonaron por lo que calificó como "atropello" del PP. También definió de "caducas, clásicas y elitistas" las propuestas que presenta la futura ley.

 

arriba