CC.OO acusa a la enseñanza privada de rechazar a los inmigrantes

Educación y Gestión niega esas afirmaciones
y pide conciertos para
la enseñanza Infantil y el Bachillerato
Los centros privados
sólo escolarizan al 19% de los estudiantes inmigrantes, y
emplean "métodos groseros y sutiles" para seleccionar a sus alumnos y rechazar a los extranjeros, según un informe difundido por CC.OO. Por el contrario, Educación y
Gestión dice que sus colegios se esfuerzan por integrar al mayor número de estos escolares, y pide la extensión
de los conciertos a la Educación Infantil y el Bachillerato.
El informe de CC.OO revela que en España hay 20.000 alumnos inmigrantes procedentes de familias que no tienen regularizada su situación, y que no podrán acceder a enseñanzas no obligatorias. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G. A.
La Federación de Enseñanza de CC.OO ha realizado un informe sobre la escolarización de Los hijos de inmigrantes en España, en el que se afirma que el número de alumnos extranjeros se ha multiplicado prácticamente por cinco durante los últimos diez años, pues ha pasado de 43.845 en el curso 1992-93 a 201.518 en el pasado ejercicio. El secretario general de dicha organización, Fernando Lezcano, ha presentado este estudio, realizado con datos de los Ministerios de Educación y de Interior, especialmente del Anuario Estadístico de Extranjería, que revelan que dicho incremento ha sido especialmente acusado en los tres últimos cursos (25%, 24% y 30% respectivamente), "y se ha producido sin la correspondiente adecuación de sistema y recursos".
El informe de CC.OO destaca que el sector privado de la enseñanza sólo escolariza al 19% de los alumnos inmigrantes (el 16% en centros concertados y el 3% en los no concertados), proporción que "está por debajo de la población global que acoge en sus aulas, que ronda el 32%. Según Fernando Lezcano, "la escasa implicación de la escuela privada en la escolarización de inmigrantes se demuestra en el hecho de que apenas admite en sus clases al 10,1% de los alumnos africanos. Los centros privados -ha añadido- reciben en sus aulas a escolares europeos y estadounidenses, así como a hijos de diplomáticos, funcionarios y ejecutivos, mientras que los públicos atienden de manera preferente a estudiantes africanos e iberoamericanos".

Selección

También cree que estos colegios emplean "métodos groseros y sutiles" para seleccionar a sus alumnos y rechazar a los inmigrantes, justificándose en la ausencia de plazas, "aunque el credo, la obligatoriedad de llevar uniforme y diversos gastos de comedor y transporte funcionan como elementos disuasorios". Además, el informe resalta las diferencias entre las cifras aportadas por los ministerios de Educación y de Interior, de las que se desprende que en España hay 20.000 escolares que pertenecen a familias que no tienen regularizada su situación y que, por tanto, no podrán acceder a enseñanzas no obligatorias. Por ello, CC.OO pide que se reforme la Ley de Extranjería para permitir que puedan continuar normalmente sus estudios a partir de los 16 años.
La distribución geográfica de estos estudiantes también es muy desigual. La inmensa mayoría (84%) se concentran en Madrid, Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Canarias, aunque entre las dos primeras comunidades agrupan a casi el 50%. Existen más de 150 nacionalidades en el sistema educativo español, pero gran parte de los inmigrantes escolarizados proceden de Marruecos (50%), Alemania (24%), Reino Unido (6%), Francia (4%), Portugal (4%) y Argentina (3,8%). Por continentes, el 37,6% son latinoamericanos, el 25,5% europeos (15,8% de la UE), y el 24,2% africanos.

Esfuerzo

Por su parte, la Confederación de Centros Educación y Gestión (EyG), ha vuelto a negar que en sus centros se evite la escolarización de inmigrantes, y ha afirmado en un comunicado que, "muy al contrario, se está haciendo un esfuerzo por integrar al mayor número de estos alumnos y en las mejores condiciones de calidad". Según la patronal católica, "el hecho de que la Educación Infantil no esté concertada en todas las comunidades autónomas dificulta la entrada de estudiantes extranjeros, puesto que en la mayoría de los casos proceden de familias que cuentan con bajos niveles económicos. Y lo mismo ocurre cuando llegan al Bachillerato".
EyG afirma que las aulas en la enseñanza concertadas "están totalmente llenas, dada la elevada demanda actual de las familias, por lo que resulta difícil escolarizar a mitad de curso a alumnos inmigrantes". Y añade que "en los centros concertados, a diferencia de los públicos, hay actividades que la administración no asume y que hay que pagar, mientras que los centros públicos cuentan con una dotación de profesores para atender específicamente a estos estudiantes, que a los concertados no se les concede aunque la soliciten". Por todo ello, pide que las administraciones asuman en "el coste real del puesto escolar, con objeto de garantizar plazas gratuitas para todos los alumnos".

 

arriba