La Agencia Nacional de Evaluación de la
Calidad y Acreditación se pone en marcha

El Patronato de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA) celebró su primera reunión el lunes 7 de octubre, presidido por la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, y tomó el acuerdo de constituir y poner en marcha la Agencia con carácter inmediato, "por su especial importancia y trascendencia para el sistema universitario".

La ANECA, elemento fun- damental de la LOU, constituye una de las más importantes innovaciones
para la mejora
del sistema universitario español. (Foto: Rafael Martínez)

Ismael Crespo, hasta ahora director general de Universidades, ha sido nombrado director del organismo

Madrid.
Con la creación de la ANECA, España se convierte, tras Holanda, en el segundo país de la Unión Europea en contar con una Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad establecida según los criterios universitarios del proceso europeo de convergencia Sorbona-Bolonia.
La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación es uno de los elementos fundamentales de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) y constituye una de las más relevantes innovaciones para la mejora de la calidad del sistema universitario español, y a partir de ahora medirá y hará público, con la máxima transparencia, el rendimiento del servicio universitario, tanto en su actividad docente e investigadora como en su gestión.
La LOU establece, en su artículo 32, que "mediante acuerdo de Consejo de Ministros, previo informe del Consejo de Coordinación Universitaria, el Gobierno autorizará la constitución de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación". El pasado 19 de julio, el Consejo de Ministros, una vez consultado el Consejo de Coordinación Universitaria, acordó la creación de la Fundación ANECA, cuyas funciones, actividades y principios de actuación se definen en el capítulo II de su proyecto de Estatutos.
De acuerdo con tales estatutos, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación desarrollará fundamentalmente, según se especifica en un comunicado del MECD, "actividades de evaluación, es decir, de examen y análisis, a partir de la información proporcionada acerca de una situación en un momento determinado y aplicando una metodología previamente definida, y el resultado de este proceso quedará reflejado en un informe razonado".
Por la naturaleza jurídica de una Fundación, la actividad de la ANECA será la de presentar informes que contengan los resultados de la evaluación, así como las propuestas fundamentadas para permitir la toma de decisiones por parte de la Administración pública correspondiente.
La actividad de evaluación tendrá finalidades diferentes en función del ámbito objeto de la evaluación, y éste condicionará igualmente la propuesta que se formule para facilitar la toma de decisión.
Así, las actividades de evaluación se pueden clasificar en cuatro grandes modalidades: evaluación para la mejora; evaluación para la acreditación; evaluación para la certificación, y evaluación del profesorado.

Evaluación para la mejora

En las actividades de evaluación para la mejora, el ámbito de competencia de la Agencia se extiende tanto sobre las titulaciones como sobre los servicios, los programas y los sistemas de gestión de las universidades. La participación de las unidades en este proceso es voluntaria, y su resultado es el contraste externo y complementario necesario de la autoevaluación que se viene desarrollando a través de los Planes Nacionales de Evaluación de la Calidad de las Universidades coordinados hasta el momento por el Consejo de Coordinación Universitaria. En este sentido, según se señala en el comunicado ministerial, "la incorporación a la Agencia Nacional de las actividades de estos Planes Nacionales reforzará y ampliará la extensión de la cultura de la calidad, aportando, por una parte, la necesaria continuidad a las actuaciones, y por otra, evaluando la fragmentación de sus actuaciones.

Evaluación para la acreditación

La evaluación para la acreditación es un proceso novedoso, no sólo en España sino también en Europa, ya que únicamente los Países Bajos y Noruega están experimentando procesos similares. La LOU introduce la acreditación como un proceso obligatorio, al que deben someterse todas las titulaciones impartidas por las universidades, y la LOU establece asimismo que la ANECA desarrollará esta competencia de manera exclusiva.
En el ámbito universitario, la evaluación de las titulaciones para su acreditación se entiende, según se explica en el comunicado del MECD, "como un proceso en el que se constata un determinado nivel de calidad en los resultados, en función de los grados declarados previamente; es, por tanto, un proceso de confirmación a posteriori, que en Europa se encuentra todavía en un estado incipiente, aunque cuenta ya con varias experiencias, en las que participa España, como el proyecto piloto ‘Joint Quality Initiative’".
La actividad de evaluación para la acreditación se iniciará con un plan piloto sobre un conjunto de titulaciones para el que un grupo de expertos habrá diseñado previamente los procedimientos básicos que constituirán el proceso de acreditación común para todas las titulaciones. A continuación, otro grupo de expertos por grandes áreas científico-técnicas elaborará el "corpus" de criterios básicos y de requisitos mínimos de calidad requeridos para el área determinada. El conjunto de procedimientos, criterios y requisitos de calidad conformarán el protocolo de acreditación por área de conocimiento.

Evaluación para la certificación

Los procesos de certificación contemplados y establecidos en la LOU implican una diferencia sustancial respecto de los referidos a la evaluación y para la mejora, ya descritos. Así, en la evaluación para la certificación se constata el cumplimiento en los procesos que se examinan de unos requisitos previamente establecidos. La certificación es de carácter voluntario, y debe incidir de manera especial en los procesos (sistemas de gestión, servicios internos, mecanismo de control de la calidad), y constituye para la unidad certificada un reconocimiento externo de la pertinencia y calidad de sus actuaciones.
Todas las funciones asignadas a la ANECA por la LOU se llevarán a cabo bajo la responsabilidad de gestión de las respectivas Comisiones de cada uno de los programas (de Evaluación Institucional, de Acreditación y de Certificación), las cuales actuarán bajo un procedimiento único de comisiones de expertos por áreas o campos científico-técnicos, en función de la materia objeto de examen.

Evaluación del Profesorado

La evaluación del Profesorado, por su parte, es de carácter individual, condición que diferencia este proceso de las otras actividades, si bien "el hecho de conducir, igualmente, a un resultado binario, lo asemeja a la acreditación y certificación; estas especiales características aconsejan un tratamiento separado de los demás procesos de evaluación, que quedará reflejado en el marco de un Programa de Evaluación del Profesorado".
La LOU duferencia dos tipos de actuaciones de evaluación del profesorado: aquellas que conducen a la autorización para poder ser contratado por las universidades en unas determinadas figuras, y aquellas cuyo fin es evaluar la capacidad investigadora, docente o de gestión del profesor.
En la actualidad, la evaluación de la actividad del profesorado tiene exclusivamente efectos retributivos y se lleva a cabo en dos procesos independientes entre sí, tanto en cuanto a los criterios y procedimientos como en cuanto al órgano responsable. Por una parte, la evaluación de la actividad investigadora del profesorado es llevada a cabo por la Comisión Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI), órgano en el que están representadas todas las administraciones educativas, y por otra, la evaluación de la docencia se realiza por las propias universidades, en un proceso casi automático y también con efectos retributivos.
El futuro desarrollo de la LOU, en lo relativo al ejercicio de las competencias que la Ley otorga a la ANECA y a los órganos de evaluación de las Comunidades Autónomas, hará recomendable la revisión de las actuales actividades de evaluación individuales en marcha con objeto de unificar los procedimientos y criterios en sus diversas facetas.

Ismael Crespo, director de la ANECA

El Patronato de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación nombró como director de este organismo a Ismael Crespo, un experto en gestión de la evaluación que desempeñaba el cargo de director general de Universidades desde el año 2000.
Ismael Crespo es profesor de Ciencia Política de la Universidad de Murcia, tras serlo asimismo en la Universidad de Salamanca y en la Universidad Pública de Navarra, y dirigió, de 1997 a 1999, el Departamento de Investigación del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).
En el área específica de la evaluación universitaria, Crespo ha sido presidente de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (2000-2002), período en el que ha desarrollado una labor de coordinación entre las Comunidades Autónomas, las universidades y los expertos en evaluación; vicepresidente del Comité Técnico del Plan Nacional de Evaluación de la Calidad de las Universidades; vocal de la Comisión de Expertos del Programa Nacional de Estudios Sociales y Económicos de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología y evaluador de proyectos de investigación de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva.
En el ámbito internacional, Ismael Crespo es actualmente representante de España en la Comisión de Evaluación de la Calidad de la Educación Superior del Comité de Seguimiento Unión Europea-América Latina-Caribe.

 

arriba