Cuando la biblioteca escolar
se transforma en un taller literario
Esta sección está abierta a todos aquellos profesores que realizan trabajos de innovación en el aula, unidades didácticas, proyectos interdisciplinares o que pongan en marcha nuevos métodos de aprendizaje en clase. Los textos, de una extensión máxima de tres folios, deben llegar en disquete a COMUNIDAD ESCOLAR (Alcalá, 34. 6ª planta. 28071 Madrid), o a nuestra dirección de correo electrónico.

Propuestas de trabajo de dos maestras argentinas para la optimización de los espacios educativos de lectura

"Un taller es una propuesta o enfoque de trabajo que convoca a la participación y construcción del conocimiento, a la vez que promueve formas de trabajo colectivo donde se vincula el saber práctico con diferentes perspectivas teóricas"

Cuando se emplean este tipo de propuestas en la Biblioteca Escolar, se parte de algún problema suscitado en el grupo escolar o la comunidad educativa, para implementarlo en forma de taller.
Un taller literario es iniciar un viaje fantástico. Se sabe dónde comienza pero no como se desencadenará. Incentivar o estimular la imaginación infantil, surge como una problemática frente a la realidad social de los niños, propiciando un abordaje hacia lo literario, en pos de un mayor y mejor desarrollo de la expresión escrita y oral.
Trabajar en forma de taller organiza la tarea educativa en una forma diferente a la habitual. Nos conduce a cambios en la dinámica organizativa, en los tiempos y espacios y por consecuencia en el concepto de enseñanza aprendizaje.
La Biblioteca Escolar es un espacio diferente al áulico, sin embargo también requiere de una distribución distinta para el trabajo en forma de talleres. Reacomodar mesas, sillas, formar pequeños grupos, dejar espacios de circulación, facilitan un trabajo más cómodo y placentero. Liberar lugares para ubicar afiches, papeles varios, donde permanezcan hipótesis, producciones, frases, etc que permitan ordenar las propuestas que permanecerán visibles ante la necesidad de consulta o requerimientos de observación por parte del grupo.
Designar un momento específico para el trabajo es indispensable.
Los niños y demás participantes deberán respetar, los días y horarios de la realización, mientras que el resto de los usuarios de la Biblioteca deberán estar informados para no acceder a la consulta en esos momentos pautados, interrumpiendo la concentración o el ritmo planteado por el trabajo.
El taller es "un aprendizaje activo", es "aprender haciendo", es partir de los saberes y/o experiencias infantiles, para elaborar estrategias que integren los conocimientos construidos con los que se han de abordar, en un trabajo colectivo de interacción, de discusión y consenso, que responda a las necesidades colectivas e individuales.
Entre las expectativas de logro que podemos plantear figuran: afianzar el lenguaje oral y escrito; estimular la imaginación; reconocer el placer de escribir, superando las faltas de iniciativa, los temores , etc.; recrearse a través de juegos y propuestas creativas, y asumir una actitud responsable y crítica frente al trabajo individual y colectivo.

(Laura Castillo)

Juegos para incentivar la imaginación

El sombrero mágico: se coloca dentro de un sombrero, varios objetos que decimos son mágicos porque de acuerdo a la imaginación de los  niños  pueden  tener distintos  nombres,
funciones, ubicarse en diferentes lugares y a partir de esos elementos, elaborar en forma oral o escrita una pequeña historia.
Jugar con los miedos: atreverse a exponer en forma oral los propios miedos, para luego armar un breve relato grupal.

Un rostro cuenta su historia.

Inventar un personaje.

La noticia de último momento, se convierte
en un fabuloso cuento
.
La caja de bombones: armar con papeles coloridos, bombones y dentro de ellos, escribir una palabra para luego crear una historia grupal oral.
Ofrecer secuencias ilustradas
de varias historietas
sin texto,
mezclarlas y emplearlas como disparadores de relatos.

Estas actividades sugeridas, son propuestas para estimular el aprendizaje activo, integrando saberes del sentir, del pensar y del hacer.
Los talleres literarios requieren de un trabajo cooperativo, donde se discuten posturas que conducen a situaciones de acuerdos y desacuerdos, a reconocer dudas y errores, que servirán para elaborar nuevas estrategias que conduzcan a los niños, a resolver las problemáticas producidas y encausarlas.

Iris Castellano y Elida Sipinicci
Maestras Bibliotecarias (Buenos Aires.-República Argentina)

Bibliografía:
Castillo, Laura. Cuando el aula se convierte en taller. Bs.As., GCBA, Secretaría de Educación.
Solves, Hebe. Taller literario. Bs. As., Plus Ultra, 1987
Starico, Mabel Nelly. Los proyectos en el aula. Bs. As-, Magisterio del Río
de la Plata, 1996.

 

arriba