Doña Cristina conversa
con unas alumnas
del colegio Miguel Delibes. (Foto: EFE)

La Infanta Cristina inaugura
el curso en un centro de Burgos

En su discurso afirmó que familia y escuela deben colaborar en la educación
Durante el acto oficial de apertura de nuevo curso escolar, celebrado en un centro de Burgos, la Infanta Cristina ha pedido más implicación de los padres en la educación de sus hijos. En el mismo acto, la ministra Pilar del Castillo hizo un repaso de los nuevos desafíos educativos
y las actuaciones que recoge la nueva Ley de Calidad.

Burgos. R.C.
La Infanta Doña Cristina presidió la inauguración oficial del nuevo curso escolar 2002-03, que este año se celebró en Burgos. La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, acompañaron a la Duquesa de Palma en su recorrido.
Los actos comenzaron con una visita al Colegio Público Miguel Delibes, que fue distinguido el pasado curso con el Premio Nacional de Calidad de la Educación. Posteriormente, la Infanta se desplazó al Instituto Cardenal López de Mendoza, donde se celebró el acto académico oficial de apertura de curso.

Espacio de convivencia

En su discurso solicitó a los padres una mayor implicación en la educación de sus hijos: "la educación es una de las obligaciones fundamentales de los padres que no pueden delegar, afirmó. Para Doña Cristina, "la familia y la escuela deben caminar acordes para alcanzar el éxito del proceso educativo". A su juicio, todos los miembros de la comunidad educativa deben ser los responsables de "realizar el esfuerzo necesario para que funcione con eficacia en todos sus aspectos: como espacio de convivencia, escuela de aprendizaje y centro de formación".
Asimismo, animó a los estudiantes del centro a desplegar el esfuerzo necesario en la sociedad del siglo XXI que "les exigirá unos niveles de preparación altos que les capaciten para trabajar en un mundo complejo e inevitablemente competitivo".

Reforma educativa

Durante el acto de apertura, Pilar del Castillo hizo hincapié en la generalización de la educación para niños de tres años, la reducción de la tasa de abandono escolar y la configuración de una estructura más flexible, formativa e integradora de la Secundaria.
Según la titular del MECD, la igualdad de oportunidades en la educación "no debe confundirse con la obtención de los mismos resultados por parte de todos los alumnos", sino que cada alumno, junto a una formación común sólida, "obtenga del sistema aquello que mejor estimule sus capacidades y aptitudes".
En su discurso aludió a la tasa de abandono escolar -superior al 20%- y afirmó que este dato "nos está diciendo que el aprendizaje a lo largo de la vida no tendrá ningún sentido para una parte significativa de nuestras jóvenes generaciones". Ante el desafío educativo que conlleva la incorporación de alumnos inmigrantes en las aulas, la ministra señaló la necesidad de la puesta en marcha de "medidas de transición complementarias, que permitan a estos alumnos integrarse con éxito en el sistema educativo, preocupándose por el nivel de conocimientos más que por la edad".
En referencia a los itinerarios, que prevé la nueva Ley de Calidad, reiteró que "prepararán mejor y harán más satisfactoria la duración excesivamente breve de nuestro Bachillerato; al tiempo que se completan con dos cursos de Iniciación Profesional, para los alumnos que no deseen cursar los itinerarios, pero quieran obtener la graduación en Educación Secundaria".

 

arriba