La educación preventiva desde la infancia es imprescindible para prevenir las conductas
antisociales y el consumo de drogas en la adolescencia, según la nueva campaña de sensibilización
desarrollada por la FAD. También incide en la responsabilidad de los adultos, sobre todo de los padres y educadores, en la formación de unos jóvenes más autónomos y protegidos ante los riesgos.
drogas
Educación preventiva contra las

La FAD lanza una nueva campaña
de sensibilización social contra
la drogadicción entre los jóvenes

La campaña destaca la idea de que sin una formación adecuada los jóvenes están indefensos, están en pañales, frente a las drogas y las actitudes antisociales.

Madrid. G. A.
La Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción (FAD) ha impulsado una nueva campaña de sensibilización social, sobre "la importancia de la educación preventiva desde edades muy tempranas como base indispensable para prevenir conductas adictivas en la adolescencia". Tendrá una duración total de siete meses, desde julio pasado hasta enero de 2003, y es la segunda campaña de este año y la número 21 que ha promovido la FAD desde que en 1988 lanzara el mensaje "engánchate a la vida".
En esta ocasión el eslogan elegido es "En pañales ante las drogas. La educación lo es todo", basado en el concepto de responsabilidad de los adultos sobre la educación de los jóvenes. Según el director general de la FAD, Antonio Calderón, este mensaje está dirigido a la sociedad en general, pero de forma específica a padres y educadores, para que tomen conciencia de que "los valores que un niño interioriza en las primeras fases de socialización serán determinantes para que posteriormente pueda enfrentarse a cualquier tipo de conducta de riesgo social, como la violencia, la intolerancia, el racismo... y, por supuesto, también las drogas". Porque sin una educación integral adecuada desde los primeros años los jóvenes están indefensos ante las drogas, están en pañales. En definitiva, incide en la idea desarrollada en la campaña precedente de que "la educación es el primer paso para la prevención".
La agencia "Contrapunto" ha diseñado el programa para estos siete meses, consiste en la difusión masiva, desinteresada y gratuita de cuñas, carteles y anuncios en radio, televisión, prensa, marquesinas, vallas publicitarias, vídeos y cines. Los soportes audiovisuales muestran escenas cotidianas, como grupos de jóvenes en parques o discotecas, pero con un elemento que sorprende: algunos chicos aparecen consumiendo drogas y se encuentran en pañales. Una locución aclara dichas escenas como irreales y propone una reflexión coincidente con el lema de la campaña: "sin la educación adecuada los jóvenes están en pañales ante las drogas. La educación lo es todo". Seguidamente se indica el teléfono sobre drogas de la FAD (900.16.15.15) como un medio de información y consulta para los interesados, porque "el mensaje de prevención no es una llamada sin salida".

Edad de riesgo

En esta ocasión los mensajes se han centrado en "la edad de más riesgo", entre los 12 y los 14 años porque, según Ignacio Calderón, "es la época en que los adolescentes empiezan a consumir las primeras drogas, especialmente alcohol aunque también, en menor medida, porros y pastillas". El director general de la FAD espera que esta iniciativa tenga efectos en toda la sociedad, pero sobre todo en los padres y los educadores que, en su opinión, "no están asumiendo la bandera de la educación de los jóvenes, y son la calle, los medios de comunicación y los amigos quienes tienen una influencia cada vez mayor en los chicos. No se pretende sólo -ha añadido- que tengan que hablar de drogas a los jóvenes, sino que han de fomentar en ellos el autocontrol y la toma de decisiones para que puedan decidir libremente".
De todas formas, recuerda que ésta y las anteriores campañas tienen como principal objetivo llamar la atención de toda la sociedad, porque "estamos convencidos de que sólo desde la sensibilización social se pueden poner las bases para evitar o reducir conductas como la violencia, la marginación, los consumos de drogas, las conductas sexuales compulsivas o el fracaso escolar". Y por ello "siempre han sido concebidas desde la Fundación para ser útiles en el trabajo de todos y cada uno para la consecución del objetivo común: conseguir una sociedad más articulada, más inteligente, más capaz y más libre, con unos individuos más autónomos y más protegidos frente a los riesgos".

 

Imágenes de anteriores campañas
de la FAD sobre la prevención del consumo de drogas entre los jóvenes.
arriba