La mirada viva y valiente de una mujer decidida a superar
barreras políticas, geográficas y culturales es la que nos ofrece la muestra "Gisèle Freund. El mundo y mi cámara" que estos días exhibe el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. Sus imágenes son la constancia de sus logros en el arte y la vida.

Vida en imágenes

Una muestra recoge las mejores fotografías de una de las más importantes creadoras del siglo XX

Imagen de la protagonista de
la muestra Gisèle Freund.

Madrid. JULIA FERNÁNDEZ
La figura especial de esta mujer criada entre la alta burguesía alemana se eleva sobre la cruel situación que su origen judío urdió sobre ella en las décadas de persecución nazi: estudiante de sociología con Adorno y Manheim en el Instituto de Investigación Social de Francfort en donde tomó contacto con los grupos contrarios al nacionalsocialismo, tuvo que huir a París en donde daría comienzo en la mitad de la década de los 30 su fructífera y apasionada  relación con

Andre Malraux y Henry Matisse,
dos de los personajes retratados por
la cámara de Freund.

la fotografía a través de su colaboración en las revistas Life, Vu y Weekly Illustrated. Sus siguientes años los dedicaría a retratar a las personalidades del mundo cultural francés y a trabajar en todos los ámbitos políticos y sociales posibles a favor de la paz europea. En 1942 vuelve a huir ante el avance de las tropas alemanas sobre Francia y escoge Buenos Aires como ciudad de acogida. Allí seguirá trabajando como fotógrafa y como divulgadora de la cultura francesa en todo el continente americano. Al término de la guerra, se instala de nuevo en París logrando el reconocimiento internacional como fotógrafa y comenzará la labor de escritora.
Es este mundo de historia turbulenta el que motivó a Gisèle Freund la pasión por fotografiar los actos y actores de las múltiples escenas del siglo XX. Bajo las bombas y las matanzas de una Europa aniquilada, esta mujer buscó el sentir especial del creador, el intelectual, el artista: sus presencias en las imágenes de Gisèle Freund reivindican la razón y la esperanza, el arte y la espiritualidad en una Europa entregada a la supervivencia ante el horror humano.

Una mirada para la época

La exposición que estos días exhibe el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona dedicada a Gisèle Freund (Berlín, 1908-París, 2000) es la primera muestra monográfica en España de esta extraordinaria fotógrafa, pionera del retrato en color y reconocida teórica de esta medio expresivo. Organizada con colaboración del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, con patrocinio de la Fundación Caixa de Cataluña, es la mirada de una gran artista convencida del poder de la imagen para transformar las circunstancias más adversas.
Dividida en cinco apartados dedicados a Frankfort; París; Saint Sozy: el segundo refugio; América del Sur: el exilio; El tiempo de los amigos, el tiempo de los museos, el tiempo de la reflexión escrita, la exposición realiza un recorrido por medio siglo de vida profesional de Gisèle Freund a través de casi ciento cincuenta fotografías. Un itinerario que se hace aún más atrayente en la sección dedicada a la serie de personajes retratados por Freund: James Joyce, Walter Benjamín, Virginia Wolf, Evita Perón, Jorge Luis Borges, Victoria Ocampo, Frida Kalho, Diego Rivera, Henry Matisse, Julio Cortazar....todas las personalidades de la vida cultural, artística y literaria que formaron la parte más estimulante y fructífera del siglo XX y que ella trató y conoció en profundidad. Son las imágenes de una esperanzada artista que cree en la razón y en la creatividad.

 

arriba