Guía básica sobre hiperactividad

Entre un 5 y un 10% de los niños en edad escolar padecen este trastorno

Madrid.
Entre un 5 y un 10% de los niños en edad escolar son hiperactivos, trastorno que debe ser detectado y diagnosticado a tiempo y cuyo tratamiento requiere de la colaboración de padres y docentes, apoyados por psicólogos y pedagogos. Estas recomendaciones aparecen en la "Guía Básica sobre Hiperactividad", un estudio sobre el Déficit de Atención con Hiperactividad (DAH) encargado por el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, y elaborado por especialistas del centro de Psicología Quiral, según informa Efe.
La publicación esta basada en la incidencia de este déficit de comportamiento en los escolares de la Comunidad de Madrid y pretende servir de ayuda a padres y profesores, al objeto de que sepan detectar a tiempo este problema, así como la forma en que debe ser tratado adecuadamente.
Uno de los objetivos de la guía es demostrar que los niños hiperactivos no son "malos" o "rebeldes", sino que sufren el denominado Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, patología que afecta más a los niños que a las niñas y que no es hereditaria: en su origen influye mucho el ambiente en que se desarrolla el pequeño, y el predominio del lateral zurdo en el cerebro.

Aprendizaje

La guía también constata además que los niños hiperactivos son más propensos a tener dificultades de aprendizaje y que eso les hace padecer alteraciones en la adquisición del lenguaje, lo que desemboca en dislexia. La importancia de establecer un diagnóstico precoz del DAH es fundamental, ya que si la sintomatología no ha sido diagnosticada y tratada a tiempo, puede desembocar en fracaso escolar; esto lo demuestra el hecho de que entre el 30 y el 50% de los niños hiperactivos repiten curso al menos una vez; el 35% no acaba el bachillerato y entre el 50 y el 60% tienen problemas en sus relaciones sociales.
Los niños hiperactivos, según indica la publicación, suelen hablar mucho y muy alto, son impulsivos y su descontrol les hace buscar riesgos, de ahí que sean muy propensos al consumo de alcohol y otras adicciones en la adolescencia. Tienen problemas para administrar el dinero, son compradores impulsivos y su inteligencia normalmente es superior a la media, aunque muchas veces no son capaces de acabar las tareas escolares o necesitan ayuda.
Los psicólogos recomiendan no castigar nunca al niño hiperactivo, sino por el contrario, regalarle objetos de su agrado cuando sea capaz de modificar comportamientos negativos, y también aconsejan evitar situaciones que le provoquen estrés. Asimismo, proponen realizar con ellos prácticas de relajación, actividades de ocio y de tiempo libre, reunirse con padres que tengan este mismo problema y hablar con ellos de sus experiencias, favorecer y estimular la autonomía de los niños, ayudarles a planificar su vida diaria y animarles a que practiquen ejercicio físico.
Destacan también el papel fundamental de los profesores en la detección y tratamiento de los niños con DAH, uno de los trastornos más comunes en edad escolar que conviene tratar adecuadamente, pues los alumnos que hay en el aula con este problema pueden ocasionar una ruptura en el ritmo habitual de clase.
Los psicólogos que han elaborado la guía recuerdan que corresponde a los educadores informar a los padres cuando detecten un niño hiperactivo, asesorarles sobre el tratamiento que precisa su hijo y derivarles a los especialistas que puedan diagnosticarle y tratarle de manera adecuada.

 

arriba