La calidad de la enseñanza depende de la calidad de los profesores

La Fundación Hogar del Empleado realiza un informe sobre el sistema educativo bajo la perspectiva de la reforma anunciada por el MECD
La calidad de la enseñanza depende de la calidad de los profesores, según un informe sobre el sistema educativo elaborado a partir de trabajos de profesores y responsables sindicales, empresariales y políticos de diversas tendencias. Han analizado cuestiones referidas al profesorado, la dirección, la violencia en las aulas, la multiculturalidad, el currículo, las nuevas tecnologías, o la financiación.
Formación del profesorado, financiación, y fomentar la autoestima de los alumnos, contribuyen a mejorar la calidad de la enseñanza, según el informe. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. G.A.

La Fundación Hogar del Empleado (FUHEM) ha realizado un Informe Educativo 2002, publicado recientemente en la colección Documentos de Santillana. La calidad del sistema educativo ha sido el tema elegido por los responsables de FUHEM para este trabajo, con el que han querido contribuir "desde una perspectiva amplia" al actual debate sobre la futura Ley de Calidad y la consiguiente reforma educativa, "centrado en la reválida o en los itinerarios para los alumnos".
Tal y como adelantábamos en el número 698 de COMUNIDAD ESCOLAR, en la elaboración de este informe han participado "un amplio abanico de personalidades" del mundo político y docente. Desde distintas perspectivas, todos ellos han analizado la situación del sistema educativo y han formulado propuestas de mejora sobre aspectos como la financiación actual de la educación, la conflictividad en el aula, la situación del profesorado, el papel de las nuevas tecnologías en la enseñanza, la dirección de los centros, la multiculturalidad, el estado de la enseñanza pública y concertada, la Formación Profesional, etc.
Así, el catedrático de la Universidad de Málaga José Manuel Esteve, es el autor del trabajo Los profesores y la calidad de la educación ante la crisis de la reforma educativa, en el que afirma que la calidad de la enseñanza "estará siempre en manos del agente directo con el que opera el sistema: el profesor". Y advierte que mientras en 1970 la tasa de alumnos que estudiaban Secundaria era del 9% hoy se ha generalizado la escolarización a toda la población, lo que incluye no sólo a los más inteligentes sino también a los peor preparados, a los conflictivos, a los violentos, a los inmigrantes, a los marginados, etc, y "no podemos volver a emplear la única estrategia que desde siempre ha utilizado la escuela con los más torpes o los más agresivos: expulsarlos".

Contra la exclusión

También considera que "seguimos formando a nuestros profesores como conferenciantes e investigadores, para dar unas clases imposibles en unos centros de enseñanza que ya no existen". Cree que "la calidad de la enseñanza depende de la calidad de sus profesores", cuyo trabajo no se puede seguir midiendo "exclusivamente por horas lectivas". Dice que "la solución no es volver al sistema de exclusión ni establecer guetos para los más torpes. Y propone "dar técnicas a nuestros docentes, especialmente en Secundaria, para que sepan afrontar situaciones más complejas, más diversas y, sin duda, más conflictivas", y fomentar la autoestima de los alumnos y "el aprendizaje mutuo donde los más avanzados ayuden a los más rezagados".
Las profesoras Elena Martín, Cristina del Barrio e Isabel Fernández, se han encargado del apartado dedicado a Los conflictos escolares y su incidencia en la calidad, en el que destacan que "la incidencia del maltrato entre iguales, en los centros de Secundaria de nuestro país es relativamente baja si se compara con otros países europeos". Pero advierten que hay que dar importancia incluso a las agresiones menos importantes, "porque implican exclusión social e importantes daños psicológicos para los escolares". Añaden que el aula es el escenario más repetido de las agresiones y que, a juicio de los alumnos, los profesores rara vez se implican en la solución de los conflictos. Y proponen "evitar los enfoques meramente sancionadores"; reforzar las actuaciones desde el propio centro y la educación en valores; desarrollar planes de acción tutorial; y fomentar "programas de mediación y ayuda entre iguales".
Por su parte, el profesor Francesc Carbonell ha escrito sobre Educación intercultural y calidad, relacionando directamente ambos conceptos. Según los datos de su estudio, el porcentaje de escolarización de inmigrantes es muy superior en la escuela pública que en la privada, especialmente en comunidades como Andalucía, Cataluña y Madrid con índices en torno al 80% o incluso superiores. Avisa del peligro de "establecer guetos dentro de los propios centros mediante agrupaciones homogéneas de alumnos", y dice que hay que intentar "dar más autonomía a los poderes locales pero, sobre todo, hay que dejar claro que los intereses públicos deben estar por encima de los privados".

Dirección profesional

El jefe del Departamento de Organización de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Manuel Álvarez, ha analizado la relación entre La dirección y el funcionamiento de los centros, decantándose por "una dirección profesional seleccionada con perfil previo, con una habilitación que valore la "capacidad y sólida formación de los candidatos", con "autonomía y autoridad real", sometida a evaluaciones periódicas e incentivada "dignamente". Y la catedrática Victoria Camps ha centrado su atención en los Valores para la calidad: equidad, responsabilidad y convivencia.
Este Informe Educativo 2002 se completa con artículos de los secretarios generales de las federaciones de enseñanza de UGT, Jesús Ramón Copa, y de USO, José Luis Fernández, sobre la La crisis en la escuela pública y La situación de la enseñanza concertada ante la Ley de Calidad, respectivamente. El presidente de la patronal Educación y Gestión se ha referido precisamente a La gestión de los centros educativos como indicador de calidad; el asesor de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, Carlos Orozco, ha analizado el papel de Las Tecnologías de la Información y de la Comunicación en la escuela; mientras que los inspectores de educación María del Carmen González y José Luís Pérez se han ocupado, respectivamente, de la Comprensividad, diversidad y calidad en las aulas y los Indicadores para políticas educativas de calidad en España.
Por último, el director general de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa del MECD, José Luis Mira, ha calificado la futura Ley de FP como "Una ley para integrar la formación profesional y las cualificaciones", y adecuar estas enseñanzas al mundo laboral. Por contra, la portavoz de Educación del PSOE en el Congreso de los Diputados, Amparo Valcarce, ha tratado sobre la "Calidad y equidad en la educación", acusando al Ministerio de falta de voluntad negociadora, y reclamando un pacto por la educación. El economista y antiguo director general del MEC en la etapa socialista, José María Bas, ha dedicado su colaboración a los "Gastos educativos y calidad de enseñanza", calificando de restrictiva la política presupuestaria del PP "basada en el déficit cero y afirmando que la Ley de Calidad no prevé fórmulas para financiar la reforma.

 

arriba