Los alumnos tienen más problemas de rendimiento en el primer ciclo de la ESO

Según un estudio realizado entre 31.000 alumnos de Secundaria durante los últimos cuatro años, el exceso de materias y la diversidad de profesores en el primer ciclo de la ESO es una de las causas de las dificultades académicas en este nivel de enseñanza, junto con los conocimientos y estrategias de aprendizaje con que finalizan la enseñanza Primaria.

Conseguir un clima adecuado en el aula es una de las principales preocupaciones de los docentes españoles. (Foto: Rafael Martínez)

Madrid. Margarita Giron
Los alumnos de Secundaria progresan más lentamente en el primer ciclo de esta etapa (12 a 14 años) y aceleran su aprendizaje en el segundo (14 a 16 años). Esto indica que los mayores problemas de enseñanza se están produciendo en el primer ciclo, cuando las medidas de reforma educativa que en estos momentos se están debatiendo, ponen el énfasis en el segundo ciclo de la ESO: Así queda reflejado en el estudio Evaluación de la Educación Secundaria. Fotografía de una etapa polémica, dirigido por Alvaro Marchesi, ex secretario de Estado de Educación, y Elena Martín, profesora de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid, y financiado por la Fundación Santa María. Durante cuatro años, se ha evaluado a los mismos 13.500 alumnos de 31 centros educativos, desde que acabaron 6º de Primaria (1997/98) hasta que finalizaron 4º de ESO (2000/2001). Además, han encuestado a 13.500 padres y 1.080 profesores.
Los autores del estudio apuestan por introducir reformas en el primer ciclo de la ESO, unificando áreas de aprendizaje y profesores. Entienden que el éxito académico de los alumnos al acabar 4º de ESO tiene su origen en los conocimientos con los que finalizan la enseñanza Primaria, así como en las estrategias de aprendizaje que hayan adquirido a lo largo de esa etapa. "De ahí la importancia de centrar el mayor esfuerzo educativo en la Primaria, sobre todo en la adquisición de hábitos lectores, en el refuerzo de las matemáticas y el cálculo, en la expresión de la creatividad, y en la capacidad del alumno para aprender", explica Marchesi.

Matemáticas

El estudio también indica que el interés de los alumnos por las materias desciende con la edad. Sin embargo, son las matemáticas el área en el que los alumnos manifiestan mayor interés a lo largo del ciclo.
Respecto a la educación en valores, se muestran satisfechos de la formación que reciben en temas como la paz, la igualdad y la tolerancia, no así en educación sexual, sanitaria y ambiental.
El porcentaje de alumnos que repite curso en los centros objeto de este estudio es muy desigual. En algunos alcanza el 50% y en otros solo llega al 3%. Las mayores diferencias a nivel de centros se encuentran entre los privados de contexto social alto y los públicos de ese mismo contexto. Los alumnos valoran mejor su escuela cuando el centro es pequeño y se encuentra ubicado en un contexto social bajo, y en general valoran positivamente a sus profesores y al resto de sus compañeros.
Por su parte, los profesores valoran sobre todo su relación con los alumnos, y manifiestan tener las mayores dificultades en mantener un clima adecuado en el aula y en lo referente a la innovación en la evaluación. No obstante, se muestran satisfechos con sus condiciones de trabajo.
En cuanto a las expectativas de alumnos y padres para llegar a cursar estudios universitarios, varían significativamente según el contexto social. En niveles altos alcanza el 80% y en niveles bajos no llega al 50%.

Opinión de los padres

Los padres están satisfechos con la atención que reciben de los profesores y con los centros, sin embargo se muestran disconformes con el índice de participación, con las calificaciones y con las actividades extraescolares.
Respecto a las diferencias de género, las alumnas están más satisfechas con la ESO y sus resultados académicos son mejores en Lengua y Ciencias Sociales, sin ser peores que los de los chicos en el área de Matemáticas. Además, valoran más positivamente los centros que los chicos.
En cuanto a los resultados por materias, los mejores resultados en matemáticas se producen en Aritmética y Algebra, y las mayores lagunas en Geometría, Estadística y comprensión de textos con contenidos matemáticos.
En Lengua, al final de la ESO alcanzan un buen conocimiento de los tipos de texto y su estructura mientras que la dimensión más pobre se centra en el conocimiento literario. En Ciencias Sociales, los alumnos tienen más conocimientos de Geografía que de Historia al comienzo de la ESO, invirtiéndose esta situación al final de la etapa.
Además, Marchesi destaca que el 74% de los padres están en contra de los itinerarios formativos en el segundo ciclo de la ESO y reitera la necesidad de que las medidas de reforma educativa se centren en mejorar la enseñanza Primaria, como base de cualquier aprendizaje posterior.
A juicio de los autores de este estudio, los resultados de los alumnos españoles se encuentran dentro de la media europea, pero destacan que España es el país donde menos diferencias existen entre los centros escolares. En este sentido, señalan que lo deseable sería elevar los conocimientos de los alumnos sin que aumenten las diferencias entre los centros.

 


Un estudio de la Fundación Santa María recomienda reforzar el nivel y las estrategias de aprendizaje en Primaria
arriba