Luis Oro elegido miembro de la Academia de Ciencias de Francia

Madrid. El químico español Luis Oro ha sido elegido miembro Asociado Extranjero de la Académie des Ciencies de Francia, fundada en 1666 y una de las más antiguas del mundo. Luis Oro es investigador del Instituto de Ciencias de Materiales de Aragón, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Zaragoza. La Academié de Sciences de Francia, al nombrarle miembro asociado extranjero, ha destacado como méritos de Luis de Oro sus contribuciones en todos los aspectos de la química organometálica y la reciente publicación de una monografía sobre química de “clusters”.
Únicamente otro científico español, el genetista Antonio García Bellido, del Centro de Biología Molecular “Severo Ochoa” (CSIC-UNAM), es miembro de la Académie de Sciencies de Francia, distinción que recibió en 1995. Luis Oro es doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Zaragoza, realizó estudios postdoctorales en la Universidad de Cambridge y ha ocupado distintos puestos académicos en las Universidades de Zaragoza, Santander y Complutense de Madrid. Desde 1982 es catedrático de Química Inorgánica en la Universidad de Zaragoza y desarrolla sus actividades científicas en el departamento de Química de Coordinación y Catálisis Homogénea del Instituto de Ciencias de Materiales de Aragón (CSIC-Universidad de Zaragoza). Ha sido profesor visitante de las Universidades de Wüzgburg (Alemania) y Burdeos (Francia). Es autor de más de 400 publicaciones científicas en revistas internacionales y ha dirigido 35 tesis doctorales. Es coautor o coeditor de varios libros y forma parte del consejo asesor de prestigiosas revistas científicas. Es miembro electo de la Academia Europea y presidente de la Sociedad Química Española.
Asimismo, ha sido director general de Investigación Científica y Técnica (1987-1988), secretario general del Plan Nacional de I+D (1988-1994), y vicepresidente de la Fundación Europea de la Ciencia (1993-1998)

Nueva Ley de la Ciencia

Madrid. El Gobierno tiene previsto concretar en 2002 un proyecto que reforme la vigente Ley de la Ciencia. Esta tiene 15 años, según ha explicado el Ejecutivo en la respuesta a una pregunta parlamentaria de la diputada de Izquierda Unida, Presentación Uran. La Ley de la Ciencia, aprobada en 1986, “ha quedado en algunos aspectos desfasada”, según ha reconocido explícitamente el Gobierno, y no da respuesta enteramente satisfactoria a las necesidades que plantea la nueva realidad socieconómica, que en un contexto de intenso y acelerado desarrollo tecnológico demanda algunos cambios en el sistema español de ciencia, tecnología y empresa, señala el ejecutivo.
Tras indicar que han hecho ya algunas modificaciones a dicha ley, la respuesta del ejecutivo recalca que “es necesaria una reforma de más amplio alcance y calado”.
Los rápidos avances en el terreno de la práctica científica y la incesante sucesión de nuevas tecnologías obliga, según se desprende de la respuesta del Gobierno, a estudiar cambios normativos en el ámbito científico, tecnológico y empresarial. Las modificaciones parciales del texto legal vigente no son suficientes para seguir el ritmo de estos avances.

Alarma ante el envejecimiento de la población

Madrid. La II Asamblea Mundial de la ONU sobre Envejecimiento, celebrada en Madrid, ha debatido el impacto y las consecuencias del progresivo envejecimiento de la población de todo el mundo. Los expertos apuntan que de aquí a unos 50 años los mayores de 60 años superarán en número a los menores de 15. Más de 4.000 participantes entre jefes de Estado, ministros, expertos, demógrafos, técnicos y agentes sociales de 140 países asistieron  a esta asamblea que fue inaugurada por el secretario de las Naciones Unidas, Kofin Aman.
La I asamblea se celebró hace 20 años en Viena, donde se aprobó un plan que tenía en cuenta la evolución demográfica en los países más desarrollados, según el cual España se convertiría en el país más viejo en pocas décadas. Pero actualmente son los países en vías de desarrollo los que envejecen can mayor rapidez y la esperanza media de vida que era de 44 años en 1950 ha aumentado en más 20 en la actualidad y se espera que a mediados de este siglo alcance los 77 años.
En total y de acuerdo con las proyecciones de los demógrafos en el año 2050 habrá 2.000 millones de personas mayores de 60 años. Además, y de acuerdo con Naciones Unidas, desde la celebración de la asamblea de Viena en 1982, las naciones de vías de desarrollo envejecen de forma más rápida que el resto y de forma especial en el grupo de los 49 países denominados menos desarrollados. En estos países la población se triplicará en los próximos 50 años y pasará de 658 millones de personas a 1.800 millones.
Además, y de acuerdo con las Naciones Unidas, desde la celebración de la Asamblea se Viena, en 1982, las naciones en vías desarrollo envejecen de forma mas rápida que el resto y de forma especial en el grupo de los 49 países denominados menos desarrollados. En estos países la población se triplicará en los próximos 50 años y pasará de 658 millones personas a 1.800 millones.
Ante estas estimaciones y durante los trabajos preparatorios de la asamblea de Madrid tanto las organizaciones gubernamentales como las no gubernamentales coincidieron que entre las prioridades a tener en cuenta para los países en desarrollo se encuentran la atención a la salud y el cuidado de las personas mayores, así como la protección de sus derechos.

 
arriba