Los expertos detectan 'graves
carencias' en la formación de los
profesores de Matemáticas

3+2. Ésta es la suma que en estos momentos interesa a los expertos universitarios en el área de la Didáctica de la Matemática. La temida asignatura se atasca en las escuelas, pasa a trancas y barrancas por los institutos y llega a la universidad convaleciente. ¿Qué es lo que pasa? Los expertos han debatido y han expuesto sus conclusiones en el Senado, en una ponencia especial en la que se discute el futuro inmediato de las asignaturas científicas en el sistema educativo. Los matemáticos creen que la clave está en las 'graves carencias' de la formación que reciben los profesores que imparten esta asignatura, tanto los de primaria como los de secundaria.
Los de secundaria 'saben mucha matemática pero no cómo transmitir esos conocimientos a sus alumnos. Por eso proponemos la fórmula de 3+2, es decir, tres años de formación de conocimientos matemáticos y dos de especialización para ser profesores, en los que se aprenda la didáctica, la forma de enseñar', explica el coordinador de los trabajos presentados en el Senado, Lorenzo Blanco, profesor de la Universidad de Extremadura. Las otras fórmulas, tanto el actual curso de aptitud pedagógica posterior a la carrera como el que se prevé, algo más largo y más práctico, no les valen. 'El profesor actual no debe dedicarse sólo a transmitir conceptos, hechos, procedimientos, sino que debe incardinar el conocimiento matemático en un contexto cultural, educativo y social, lo que requiere estudiar múltiples aspectos relacionados con la educación matemática', explica Blanco.
Y añade que será fundamental durante la carrera las prácticas en los institutos de secundaria para conocer la realidad de las aulas y reflexionar con otros colegas y expertos 'sobre lo que observan y experimentan'.
'Se ha venido haciendo énfasis en formar investigadores de matemáticas sin tener en cuenta que la gran mayoría de estos estudiantes acababa en la docencia', asegura el científico Manuel de León, miembro de la Real Sociedad Española de Matemáticas.
En la veintena de facultades de matemáticas que hay en España, sólo siete tienen la asignatura de didáctica. 'Lo lógico es que se cree una carrera con conocimientos específicos para los futuros docentes, pensada para los que serán profesores', señala. Ya la hay en algunos países.
Así pues, muchos conocimientos y poca didáctica. Prácticamente la enfermedad contraria es la que detectan los expertos en los planes de estudio para los maestros de primaria. La carrera de magisterio supone alrededor de 300 créditos. De ellos sólo se dedican al aprendizaje de las asignaturas relacionadas con las matemáticas una media de 13,5 en todas las especialidades de la carrera. El peso de esta asignatura no supera el 8% en la especialidad de maestro generalista. En otras especialidades es aún menor y estos maestros también pueden dar matemáticas en las escuelas. En primaria se dedica al menos un 16% del tiempo lectivo a enseñar a los niños esta materia. 'Hay que aumentar la carga docente en matemáticas. Pero también hace falta más didáctica de la matemática en la carrera', explica María Victoria Sánchez, de la Universidad de Sevilla, una de las redactoras del informe (…).

Carmen Morán
EL PAÍS. 8 de abril de 2002.

 
arriba