La compleja y difícil relación entre las dos grandes superpotencias de la Europa de la primera mitad del siglo XVII es recordada en la exposición que el Prado ha organizado sobre la gran subasta de arte que tuvo lugar tras la ejecución de Carlos I de Inglaterra. A través de sus documentos y piezas artísticas se recorren cinco décadas de diplomacia, política
y cultura.

El Museo del Prado presenta
una muestra sobre las relaciones culturales entre España e Inglaterra (1604-1655)

Madrid. JULIA FERNANDEZ
En la Inglaterra de mediados del siglo XVII se produjeron graves acontecimientos políticos y culturales en el marco de la Revolución de 1648 encabezada por Oliver Cromwell. Una de sus consecuencias fue la ejecución del rey Carlos I (1600-1649), cuya colección de arte fue posteriormente subastada en pública almoneda. Es lo que se conoce como "La Almoneda del Siglo", un hecho que ofreció al mercado del arte un extraordinario conjunto de obras maestras.
Es este el punto de partida de la muestra "La almoneda del siglo. Relaciones artísticas entre España y Gran Bretaña 1604-1605" que estos días exhibe el Museo del Prado, comisariada por el historiador británico John Elliot y el historiador de arte estadounidense Jonathan Brown y patrocinada por la Fundación Winterthur y la Sociedad Estatal España Nuevo Milenio.

Visión múltiple

Sesenta y tres obras compendian esta múltiple visión sobre una historia compartida por dos grandes potencias de la época: España e Inglaterra, son los actores de una gran escena en la que diplomacia, arte y política van siendo puestas alternativamente en un primer plano. Así, los tres grandes apartados de la muestra marcan las fases de esta compleja y turbulenta relación: en el primero, partiendo del Tratado de Paz firmado en 1604 entre Jacobo I y Felipe III, la exposición se inicia con el famoso retrato de grupo "Conferencia en Somerset House", de Pantoja de la Cruz, al que acompañan los documentos originales de este tratado junto con varios retratos de los primeros protagonistas de las relaciones hispano-británicas durante este primer cuarto del siglo XVII.

Negociaciones matrimoniales

La visita que el príncipe de Gales y el Duque de Buckingham, acompañados por varios nobles, hicieron en 1623 a Madrid con el propósito de concertar el matrimonio del Príncipe con una hermana de Felipe IV, es recogida en un segundo apartado en el que se exhiben algunas de las obras regaladas al príncipe en esta frustrada expedición matrimonial que daría paso a una enconada guerra de solución tardía. Entre ellas, Carlos V con perro, de Tiziano y algunas de las primeras piezas que el príncipe adquirió en su vuelta a Inglaterra, comienzo de su amplia colección de arte español que más tarde volvería a las tierras españolas en forma de expropiación postmortem.

Real colección

Un último apartado está dedicado íntegramente a La Almoneda y cuenta con una selección de obras de la importancia de "El tránsito de la Virgen", de Mantenga, la "Virgen con el niño", de Correggio; "El Lavatorio", de Tintoretto; "La sagrada familia de la rosa", de Rafael o el "Autorretrato", de Durero, que hablan de la calidad y cantidad de obras subastadas y permite hacerse una idea de hasta qué punto la subasta contribuyó al enriquecimiento de la colección de Felipe IV.

 

arriba