La ministra
ha presentado
las líneas
generales del
proyecto en la
Conferencia
Sectorial.
(Foto: Rafael
Martínez)

Los itinerarios formativos,
la Prueba General de Bachillerato
y una mayor autonomía para los centros, novedades de esta reforma

El MECD presenta el documento de bases de la Ley de Calidad
El documento de bases de la Ley de Calidad contempla itinerarios formativos en 3º y 4º de ESO, la eliminación de la promoción automática, una Prueba General de Bachillerato, la redefinición de la función directiva, mayor autonomía en los centros y la concreción de funciones de la Alta Inspección.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Reducir el índice de fracaso escolar, mejorar la calidad del sistema educativo y fomentar la cultura del esfuerzo, constituyen, en palabras de Pilar del Castillo, los objetivos de la reforma educativa que el MECD pretende con la nueva ley de Calidad de la enseñanza. Tras la presentación del documento de bases ante la Conferencia Sectorial de Educación, la ministra subrayó la voluntad de diálogo que ha seguido su Departamento para diseñar las líneas maestras de este anteproyecto de ley, para lo que ha mantenido reuniones con más de 70 organizaciones de la comunidad educativa.
Con el fin de atender la pluralidad de necesidades e intereses de los alumnos se organizarán distintos itinerarios formativos a partir de 3º y 4º de la ESO. Estos serán de libre elección por parte de las familias y de los escolares, constarán de materias comunes y específicas y conducirán al mismo título; además se prevé la movilidad entre ellos.
Asimismo, la titular de Educación reveló que se elimina la promoción automática, por ello los alumnos con tres o más asignaturas suspendidas repetirán curso. No obstante, se establecen pruebas extraordinarias de recuperación en Secundaria.

Prueba General de Bachillerato

Para la homologación de los conocimientos y como se produce en la mayoría de los países de la UE, esta ley establece una Prueba General de Bachillerato (PGB). La nota del título de Bachiller será el resultado de la media del expediente académico y la calificación de esta prueba.
Con objeto de reforzar la función directiva, se llevará a cabo la redefinición de sus competencias y la modificación del sistema de elección de los directores. En este ámbito, podrán aplicar las medidas disciplinarias oportunas para mantener la convivencia en las aulas. Así como, esta nueva normativa dotará de una mayor autonomía a los centros escolares.
El sistema educativo comprenderá las enseñanzas no universitarias, que se denominarán "Enseñanzas escolares", y las enseñanzas universitarias. Las primeras incluyen Educación Infantil y Primaria, la Secundaria abarcará las etapas de ESO, la Formación Profesional de Grado Medio y el Bachillerato. Por su parte, la Post-Secundaria engloba la Formación Profesional de Grado Superior y, por último, las enseñanzas de Régimen Especial.

Educación Infantil

La etapa de Educación Infantil se desarrollará en un primer ciclo de 0 a 3 años y un segundo ciclo de 3 a 6 años. La ministra reveló que actualmente la escolarización en este nivel es de un 93%. Entre las novedades se introducirá el inicio del aprendizaje de las técnicas de lectura y escritura y el desarrollo de las habilidades básicas del razonamiento numérico. Además, se promoverá la iniciación de los escolares de este ciclo en el estudio de una lengua extranjera y en las tecnologías de la información y de la comunicación.
En Educación Primaria, que comprende el tramo de edad de los 6 a los 12 años, se abordará de forma preferente el desarrollo de las habilidades de lectura, escritura y cálculo y se potenciarán las áreas instrumentales, Lengua y Matemáticas, y las lenguas extranjeras. Por ello, se actualizarán los currículos de las enseñanzas mínimas y en todas las áreas se implantarán actividades de fomento del hábito de la lectura. Asimismo, se adelantará el aprendizaje de un idioma extranjero a primero de Primaria.

Secundaria Obligatoria

La etapa de Educación Secundaria Obligatoria constará de cuatro cursos. Los dos primeros tendrán un carácter orientador y los alumnos estudiarán las mismas áreas de conocimiento. En tercero, los estudiantes elegirán entre dos vías formativas: itinerario general de orientación técnico-profesional y científico-hunanística. Mientras que en cuarto se establecerán los itinerarios de orientación técnico-profesional, científica y humanística. Estos itinerarios comprenden asignaturas comunes y específicas, entre ellas el latín, que se incorpora en el itinerario científico-humanístico, para los estudiantes de 3º, y en el humanístico, para los de 4º.
No obstante, los jóvenes, mayores de 15 años, que no deseen realizar los itinerarios podrán acceder a programas de Iniciación Profesional (actualmente denominados de Garantía Social) con un contenido práctico y que conducirá a un certificado.
La ministra hizo hincapié en la movilidad entre los itinerarios, de forma que la elección inicial no impida posteriores cambios motivados por los intereses de los alumnos. Al finalizar los itinerarios, los estudiantes obtendrán el título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria y podrán continuar con estudios postobligatorios o incorporarse a la vida laboral.

Repetición de curso

La evaluación se realizará por asignaturas al final de cada uno de los cursos y los alumnos que no superen todas las materias podrán realizar una prueba extraordinaria para aprobar las pendientes antes de que finalice el curso. Una vez realizada, si el número de asignaturas no aprobadas es de tres o más, el estudiante deberá permanecer otro año en el mismo curso, pero sólo podrá repetir una vez.
El documento de bases plantea reducir de cuatro a tres las modalidades de Bachillerato, con lo que se concretan en Bachillerato de las Artes; de Ciencia y Tecnología, que integra a los actuales de Ciencias de la Naturaleza y la Salud y Tecnológico; y de Humanidades y Ciencias Sociales. Esta normativa establece la Prueba General de Bachillerato (PGB) a la que se someterán los alumnos una vez aprobadas todas las asignaturas y que constará de una parte oral y otra escrita.
La titular de Educación puntualizó que la prueba oral permitirá comprobar la expresión comunicativa de los alumnos; así como en lenguas extranjeras también se realizará un examen oral. Los estudiantes dispondrán de cuatro convocatorias para superar esta prueba. La nota del Título de Bachiller será el resultado de la media del expediente de Bachillerato y de la calificación obtenida en la PGB.
Para los alumnos inmigrantes se articularán programas de escolarización que favorezcan su integración y permanencia en los centros y los que presenten graves dificultades de adaptación podrán acceder a Programas de Aprendizaje Profesional que permitan su integración laboral.

Dirección de centros

En cuanto a la organización y dirección de los centros, este documento diferencia entre órganos de gobierno que incluyen director, jefe de estudios y secretario, y órganos colegiados de participación y control, donde se implican el claustro y el consejo escolar. El proyecto incrementa la autonomía de los centros en los ámbitos pedagógico, organizativo y de gestión económica, posibilitando que los centros se especialicen y refuercen determinados aspectos del currículo.
Las bases de la Ley formulan un nuevo sistema de acceso a la función directiva basado en los principios de publicidad, mérito y capacidad. Comisiones de ámbito territorial, formadas por representantes de las administraciones educativas y de los órganos colegiados de los centros, llevarán a cabo esta selección. El periodo inicial de mandato será de tres años, prorrogables hasta un máximo de cinco mandatos consecutivos renovables en caso de evaluación positiva.
Con la puesta en marcha de esta norma, se reforzará la función directiva y se otorgará más autoridad y autonomía al director. Entre otras acciones, se podrán aplicar medidas disciplinarias para garantizar la convivencia en los centros.

Formación del profesorado

Con objeto de reconocer y estimular la labor docente, se concederá especial importancia a la formación inicial del profesorado, para lo que se exigirá un nuevo título profesional de especialización didáctica, y se impulsarán todos los procesos de formación permanente y de investigación e innovación.
Este proyecto, que pretende integrar en uno solo los dos cuerpos actuales de inspectores, establecerá el Cuerpo de Inspectores de Educación. Además, especifica las funciones de la Alta Inspección para que constituya un instrumento más eficiente para la vertebración y coordinación del sistema educativo.
En su intervención ante los medios de comunicación, la ministra precisó que con esta nueva ley los libros de texto no necesitarán ninguna autorización administrativa previa, pero deberán respetar los principios y criterios de la Constitución, además de los decretos de enseñanzas mínimas estipulados por las administraciones educativas.
Asimismo, señaló que el INCE pasará a denominarse Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo (INECSE) y se dedicará a la evaluación general del sistema educativo, la elaboración de estadísticas de ámbito nacional y la participación en programas internacionales de evaluación y estudios. Este organismo llevará a cabo evaluaciones de diagnóstico sobre áreas y asignaturas instrumentales, que tendrán un carácter orientador para los centros, los alumnos y las familias.
Por último, este documento incorpora un apartado específico de derechos y deberes de estudiantes, padres y profesores y establece un mínimo legal de 175 días lectivos por año académico.

 

arriba