El programa de trabajo aprobado por el Consejo
de Ministros de Educación de la UE subraya la importancia de
la cultura del esfuerzo y de
la evaluación, pilares básicos para la mejora
de la calidad
de los sistemas educativos.
(Foto: Rafael Martínez)

El Consejo de Ministros de Educación de la Unión Europea, en reunión celebrada en Bruselas bajo la presidencia de la ministra de Educación española ha aprobado el programa de trabajo
Definición del programa de trabajo de
la UE en el ámbito educativo hasta 2010

El Consejo de Ministros de Educación de la UE analiza la implantación del espacio europeo del aprendizaje permanente

Madrid.
La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, presidió el pasado 14 de febrero, en Bruselas (Bélgica), la reunión del Consejo de Ministros de Educación de la Unión Europea (UE), y el martes día 19 expuso ante la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Parlamento Europeo, también con sede en Bruselas, las líneas básicas de actuación y proyectos en curso de la Presidencia española de la UE en materia educativa, cultural y deportiva.
Entre los asuntos tratados en la reunión del Consejo de Ministros de Educación destaca el programa de trabajo sobre el seguimiento de los objetivos de los sistemas europeos de educación y formación para la presente década, así como la Comunicación de la Comisión Europea sobre cómo hacer realidad es espacio europeo del aprendizaje permanente.
Estos dos ámbitos de actuación citados, considerados trascendentales para el futuro de la educación en Europa, serán vertebrados por las culturas de la evaluación y el esfuerzo, pilares básicos en los que reside la mejora de la calidad de los sistemas educativos. Ambos conceptos están presentes en las reformas educativas que, con distintos niveles de desarrollo, se están llevando a cabo actualmente en países como Francia, Italia o el Reino Unido de Gran Bretaña, con planteamientos similares a la reforma que se desarrollará en España.

Proyectos de la Presidencia española

En su comparecencia ante la Comisión de Educación, Cultura y Deporte del Parlamento Europeo, Pilar del Castillo expuso los objetivos marcados por la Presidencia española de la UE en el ámbito educativo, y explicó que tales objetivos se enmarcan dentro del proceso de Lisboa, que fijó como objetivo estratégico de la Unión Europea que "la economía basada en el conocimiento se convierta en la más competitiva y dinámica del mundo".
En su intervención, la ministra Pilar del Castillo explicó que, para dotar de la necesaria relevancia a la educación, la Presidencia española orientará sus líneas de actuación en cinco grandes ejes: hacer de la educación un pilar del proceso de Lisboa, destacando la Formación Profesional y el Aprendizaje Permanente como elementos determinantes para el progreso de la sociedad competitiva basada en el conocimiento; hacer del Programa de Trabajo un marco de referencia ambicioso y realista para la mejora de la calidad de los sistemas educativos en esta década; incorporar la cultura del aprendizaje permanente a la educación y la formación europeas; promover el sellos de excelencia europea en programas e instituciones, en particular en lo relativo al reconocimiento de cualificaciones, e impulsar la creación de un espacio común de educación Unión Europea, América Latina, Caribe, y ampliar la cooperación en el ámbito del proceso de Bolonia.

Objetivos de los sistemas europeos de educación

El primer asunto debatido en la reunión del Consejo de Ministros de Educación de la Unión Europea ha sido el informe conjunto del Consejo y de la Comisión sobre los objetivos de los sistemas europeos de educación y formación, que incluye un programa de trabajo detallado para toda la década.
En la reunión, bajo presidencia española, se ha adoptado un acuerdo político de especial responsabilidad y alcance, que será examinado por el Consejo Europeo en la sesión a celebrar en Barcelona, y que consiste en la adopción por el Consejo y la Comisión del programa de trabajo sobre el futuro de la educación en Europa, asunto en el que se ha venido trabajando desde hace más de un año.
Este programa de trabajo se estructura en tres grandes objetivos estratégicos: calidad, acceso y apertura.
El objetivo sobre calidad incorpora actuaciones dirigidas a mejorar la situación y la formación de los educadores, la definición de las nuevas capacidades básicas, las nuevas tecnologías, la necesidad de incrementar el número de licenciados en Ciencias y Matemáticas y la necesidad de hacer un mejor uso de los recursos en la educación.
El objetivo sobre acceso persigue facilitar a todos los ciudadanos su incorporación a los sistemas educativos, e incluye la definición del entorno de aprendizaje abierto, el atractivo de la educación, la ciudadanía activa, la igualdad de oportunidades y la cohesión social.
Por su parte, el objetivo sobre apertura de los sistemas educativos al mundo pretende mejorar la cooperación europea y abrir los sistemas educativos europeos a otras regiones.
Los antecedentes de este programa de trabajo conjunto del Consejo y de la Comisión en el ámbito de la educación hasta el año 2010 son los mandatos del Consejo Europeo de Lisboa (2000) y del Consejo Europeo de Estocolmo (2001).

Agenda educativa para la década

Tras el acuerdo adoptado en la reunión del Consejo de Ministros de Educación del pasado día 14, el informe que se presentará en el Consejo Europeo de Barcelona. A celebrar en la primavera del presente año, se convertirá, por su alcance, contenidos, detalle de los trabajos a realizar y controles de seguimiento, en la Agenda del Consejo de Educación y de la Comisión para toda la década.
Además, el programa de trabajo supone un compromiso de ejecución por parte de los Estados miembros de la UE a nivel nacional.
El calendario de ejecución compromete a la Comisión y a cada Estado miembro a presentar resultados de la implantación de los objetivos. Competencias básicas, nuevas tecnologías e incremento de matriculación en estudios científicos y tecnológicos son objetivos a implantar en el presente año, mientras que a mediados de 2003 deben estar cubiertos los objetivos referidos a mejorar la formación del profesorado y el uso de los recursos, el apoyo a la igualdad de oportunidades y la cohesión social, el incremento de la movilidad y los intercambios, y el refuerzo de la cooperación europea.
Para finales del año 2003 se fija el cumplimiento de los siguientes objetivos: abrir los entornos de aprendizaje, reforzar los vínculos entre el mundo laboral y la investigación, desarrollar el espíritu de empresa y mejorar el aprendizaje de las lenguas.
El Consejo y la Comisión presentarán un informe conjunto de evaluación en el año 2004.

Mayor grado de compromiso

Durante esta primera fase de la presidencia española de la UE, el Consejo de Educación ha superado con éxito su expediente más complejo y difícil de los últimos años, y el de mayor envergadura política, ya que sitúa la cooperación educativa comunitaria en un alto grado de compromiso por parte de los Estados miembros. Así, se ha llegado a un acuerdo por el que los países miembros de la UE podrán establecer por consenso, en el ámbito del Tratado, puntos de referencia cuantitativos para la evaluación del programa propuesto.
De este modo, a partir de la presidencia española se establece un programa de trabajo común de los sistema europeos de educación y formación que supone armonizar de común acuerdo las prioridades nacionales de los Estados miembros. Se trata de un programa de todas las actuaciones que conforman el ámbito educativo, incluyendo la educación básica y obligatoria, la educación terciaria, la Universidad, la Formación Profesional, la educación no formal y el aprendizaje permanente.
El Consejo responde así, con una educación asentada en la cultura de la evaluación y del esfuerzo, a los desafíos de la nueva economía y de la sociedad del conocimiento y a los retos de la movilidad de los europeos, basada en el mutuo reconocimiento de la calidad de sus sistemas educativos.
Los Estados miembros de la UE, con este programa de trabajo, se comprometen a adecuar sus sistemas educativos a esta nueva realidad y a adoptar indicadores que midan los progresos nacionales en cada uno de los objetivos, así como a facilitar los datos que muestren la evolución y avance de este proceso; este compromiso se llevará a cabo mediante el intercambio de experiencias y la evaluación y el seguimiento de los procesos a través de indicadores cuantitativos y cualitativos, con plazos y referencias.

Aprendizaje permanente

Otro de los asuntos trascendentales abordados en la reunión del Consejo de Ministros de la UE ha sido la Comunicación de la Comisión sobre el aprendizaje permanente en el espacio europeo, que recoge el mandato de los Consejos Europeos de Lisboa y Feira. La dimensión de los actuales cambios sociales y económicos impulsan a los Estados miembros de la UE, al Consejo y a la Comisión a definir estrategias coherentes y medidas prácticas para fomentar la educación permanente para todos, desde la etapa preescolar hasta después de la jubilación, y debe abarcar todo el espectro de aprendizaje formal, no formal e informal.
Esta Comunicación de la Comisión, debatida el pasado día 14 por los ministros de Educación de la UE, contribuye a la creación de un espacio europeo del aprendizaje permanente, que deberá aunar la educación y la formación, además de procesos, estrategias y planes europeos relacionados con las políticas de juventud, investigación, empleo e integración social.
Dentro de un marco de cooperación, enriquecido con los debates que desde el pasado año se están desarrollando en cada uno de los países de la Unión Europea, se van a establecer estrategias para que los Estados miembros pongan al alcance de todos, de forma permanente, oportunidades de aprendizajes de calidad, dentro de la Estrategia Europea de Empleo.
Las prioridades de este programa de aprendizaje permanente son las siguientes: valorar el aprendizaje basado en la libertad de circulación dentro de la UE; informar y asesorar para facilitar el acceso de todos, ya que la cultura del aprendizaje depende del aumento de los niveles de participación; invertir tiempo y dinero, de acuerdo con las conclusiones de Lisboa y la Estrategia Europea de Empleo, estableciendo mecanismos que incrementen la inversión privada, y acercar las oportunidades de aprendizaje a los alumnos mediante el apoyo a las comunidades, ciudades y regiones, creando centros locales de aprendizaje.
Asimismo, se establecen como prioridades el acceso de todos a las competencias básicas, incluyendo una cultura digital básica, y el empleo de una pedagogía innovadora, fundamentada en el desarrollo de las aptitudes más que en la adquisición de conocimientos.
Durante la presidencia española se articulará esta estrategia europea de aprendizaje permanente a través de un documento político que será debatido y, en su caso, adoptado en el próximo Consejo de Ministros de Educación de la Unión Europea del próximo 30 de mayo.

 

para alcanzar los objetivos de los
sistemas educativos
europeos para esta década, y ha abordado
la implantación del espacio europeo del aprendizaje permanente. Días después, Pilar del Castillo expuso en el Parlamento Europeo las líneas básicas de actuación de la Presidencia española
de la UE en materia
de Educación,
Cultura y Deporte.
arriba