La FERE respaldará la Ley de Calidad

Esta organización reclama la gratuidad de la enseñanza desde los 3 años y apoya la integración de inmigrantes
La FERE colaborará activamente "para que la ley de Calidad
dé respuestas a las deficiencias del sistema educativo,
establezca la gratuidad de la enseñanza desde los 3 años y la generalización del concierto en esta etapa".

Madrid. R.C.
En el transcurso de la Asamblea General, celebrada la pasada semana en Madrid, la Federación de Religiosos de Enseñanza, que agrupa a 1.882 colegios y 1.035.000 alumnos, realizó una autocrítica sobre la oferta educativa de sus centros y reflexionó acerca de su presencia social y el actual estado del sistema educativo.
La FERE ha dado a conocer una declaración final de la que se desprende que "continuará el proceso de evaluación de nuestra oferta educativa, estableciendo un diálogo abierto con la sociedad, que permita profundizar en los aspectos que singularizan y legitiman a nuestros centros, como una oferta complementaria y en colaboración con la de los públicos".
En este comunicado, expresa que participará activamente en la escolarización e integración de los alumnos inmigrantes y de los afectados por las "nuevas formas de pobreza".
Por lo que se refiere a la anunciada Ley de Calidad, la Federación de Religiosos respaldará esta normativa para que "profundice en la autonomía efectiva de los centros públicos y de iniciativa social, en los aspectos pedagógicos, organizativos y de gestión, como un medio de satisfacción de la demanda social y de realización de una oferta educativa propia".

Consenso

Además, los responsables de esta organización confían en que esta ley "se fundamente en el consenso, para asegurar actuaciones eficaces y duraderas, de las que se sientan partícipes todos los sectores afectados".
Otra de las conclusiones de esta asamblea se concreta en impulsar la acción de FERE en los ámbitos de participación e interlocución social y en los servicios a sus afiliados. Así como, apoyará la mejora de la calidad de su oferta educativa y de la dirección y gestión de los centros, "en estos tiempos de misión compartida, que nos conduce hacia modelos más participativos de escuela católica".
"No pedimos ningún privilegio, sólo la libertad para educar", subrayó Joaquín Blanco, presidente de FERE, en su discurso ante la Asamblea General. En este sentido, afirmó que la escuela de iniciativa social, mayoritariamente concertada, "no tiene vocación de polémica con la escuela pública, sino de respeto y de cooperación desde la diversidad de la forma y estilo educativos".

 

arriba