Diferentes estudios revelan el desinterés por esta
actividad entre los jóvenes de 14 y 19 años

Más de 12.000 alumnos y 320 profesores pertenecientes a 80 centros de la Comunidad de Madrid, participarán en la segunda edición de "Trasteatro", una campaña de sensibilización teatral especialmente diseñada para centros de Educación Secundaria.

al alcance de los alumnos de Secundaria

Esta iniciativa muestra a los jóvenes el teatro por dentro, desde el texto dramático a la representación final, pasando por la puesta
en escena.
(Fotos: Rafael Martínez)

Madrid. MARGARITA GIRON
Durante la anterior edición, fueron más de 120 los centros docentes que solicitaron participar en esta novedosa iniciativa, de los cuales solo 60 fueron seleccionados, siempre por riguroso orden de inscripción. Esto, no obstante, supuso la participación de más de 10.000 alumnos y 300 profesores.
 "Trasteatro"  es  un  proyecto  que

trata de despertar en los jóvenes entre 14 y 19 años afición por el teatro, mostrándoselo por dentro, desde el texto dramático a la representación, pasando por la creación del personaje, la puesta en escena, la dirección y los distintos recursos escénicos.
El proyecto lo desarrolla la compañía de teatro "Guindalera Escena Abierta", y cuenta con el apoyo de la Dirección General de Juventud de la Comunidad de Madrid y con el de la Obra Social de Caja Madrid.
Los últimos datos extraídos de diferentes estudios sobre la juventud española están en el origen de esta iniciativa, ya que revelan la alarmante situación en que se encuentra el teatro en relación al interés y asistencia que esta actividad supone para los jóvenes de entre 14 y 19 años.

Intervención urgente

Un estudio sociológico preliminar realizado en otoño de 2000, sobre la percepción del teatro entre los jóvenes de 12 a 16 años, ofrece unos resultados que confirman la "urgente necesidad de plantear acciones de intervención social" que reduzcan el alarmante índice de desinterés por esta actividad artística.
Se diseña así "Trasteatro", cuyos principales objetivos son que los jóvenes comprendan el texto dramático y a su autor; que aprendan cómo se construye el personaje, a la vez que conozcan los elementos que forman parte de la puesta en escena; y descubran el teatro como una manifestación cultural que forma parte de sus propias vidas.
El programa tiene tres fases. En la primera de ellas, la compañía Guindalera Escena Abierta visita el centro. Los actores comparten con los alumnos su pasión por el teatro, destacando los aspectos más importantes de la obra, en este caso se ha elegido "Bodas de sangre", de Federico García Lorca, así como los rasgos más atractivos del autor y el proceso de creación del personaje.
El mismo día, en una segunda sesión, se realiza el encuentro teatral de los alumnos, profesores y actores para trabajar diversas escenas de la obra a través de improvisaciones, analizando las analogías entre los conflictos que se desarrollan en la obra y los que se dan en su vida real.

Puesta en escena

En la tercera fase, los alumnos se trasladan a una sala de teatro para asistir a una representación especial de "Bodas de Sangre", donde, en los entreactos, los actores van explicando cómo y porqué la propuesta del director incorpora todos los elementos de decorado, vestuario, iluminación y música.
Además, se entrega a los alumnos un cuaderno de trabajo sobre el texto dramático, la interpretación, la escenografía y la puesta en escena de "Bodas de sangre", para que los jóvenes profundicen en la obra que han visto. Igualmente, los profesores reciben un material de trabajo complementario.
Un estudio sociológico posterior a esta actividad teatral revela lo que aporta a los alumnos y lo que opinan los profesores. En el primer caso, consideran que supone un acercamiento emocional hacia el teatro, actividad de la que se sienten habitualmente alejados por pertenecer a un "mundo adulto". Los jóvenes también manifiestan que esta experiencia les permite comprender los elementos que configuran la dimensión escénica, así como desarrollar una conciencia crítica personal de valoración del espectáculo.
Por su parte, los profesores entienden que esta iniciativa supone un mayor conocimiento e implicación del alumno en la asignatura de Literatura, aportando un importante carácter práctico muy valorado por los jóvenes. Además, consideran que su formación específica como docentes no es suficiente para la explicación de la dimensión escénica, de ahí el carácter complementario que otorgan a esta clase de iniciativas.

 

arriba