La OCDE publica un informe sobre la evaluación de estas áreas en Secundaria

Los alumnos españoles, por debajo de la media en lectura, matemáticas y ciencias

Más de 6.000 jóvenes españoles de 15 años han colaborado en el estudio de la OCDE. (Foto: Rafael Martínez)
Los estudiantes españoles de 15 años
se sitúan por debajo de la media de los países de la OCDE en lectura, matemáticas y ciencias, según se desprende de un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Madrid. ROSAURA CALLEJA
Treinta y dos países, de ellos 28 pertenecientes a la OCDE, han participado en el Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA), que consta de tres fases. En la primera, que tuvo lugar en mayo de 2000, 265.000 alumnos de educación secundaria se sometieron a unas pruebas para valorar su nivel en lectura, matemáticas y ciencias.

De los resultados se desprende que Finlandia es el país con mejor rendimiento sobre habilidad lectora entre los estudiantes de 15 años, mientras que Japón y Corea presentan mejores resultados en matemáticas y ciencias.
El 10% de los alumnos de 15 años de los países más desarrollados tiene habilidades lectoras excelentes, por el contrario sólo el 6% se encuentra por debajo del nivel 1, el mas bajo de rendimiento del proyecto PISA.
En habilidad lectora, los alumnos españoles de 15 años obtienen un rendimiento ligeramente por debajo del promedio de los países de la OCDE, 493 puntos sobre una escala de 500. Nuestros escolares alcanzan sus mejores resultados en la escala de reflexión y valoración de los textos escritos. No obstante, los peores resultados se encuentran en la escala de obtención de información a partir de los textos escritos, mientras que en interpretación de textos los españoles obtienen una puntuación de 491 puntos, algo inferior al promedio de la OCDE.

Homogeneidad

Las calificaciones de los españoles se caracterizan por su homogeneidad, ya que hay pocos alumnos con rendimientos muy altos o muy bajos. Tras Corea y Japón, España es el país con mayor porcentaje de alumnos situados en los niveles intermedios de lectura.
Este informe constata los numerosos factores que afectan a los resultados de adquisición de habilidad lectora. En España destacan los efectos positivos de la implicación de los estudiantes en la lectura, del tiempo empleado en ella como diversión y en la realización de deberes escolares, además del grado de comunicación social y cultural con los padres. También sobresalen positivamente el buen clima escolar y de disciplina en los centros, la actitud del profesorado, la calidad de la infraestructura y de los recursos de las escuelas y el mayor grado de autonomía de los centros.
En habilidad lectora, los chicos obtienen peores notas que sus compañeras, mientras que en la mitad de los países, en matemáticas, esta proporción se invierte ya que alcanzan mayor nivel los alumnos que las alumnas.

Matemáticas y ciencias

La media de los estados de la OCDE en el área matemática es de 500 puntos; pero España ocupa el puesto 23 de los 32 participantes con 476 puntos.
El mejor rendimiento en matemáticas se produce en Japón y Corea. Los chicos españoles muestran un cociente en esta materia significativamente mayor que los de Italia, Portugal, Grecia, Luxemburgo, México y Brasil. Por lo que se refiere al género, los alumnos presentan unos resultados mejores que las chicas.
En el área de ciencias, la media de los países de la OCDE es de 500 puntos, mientras que los escolares españoles alcanzan 491 y no presentan diferencias significativas entre los sexos.
El grado de implicación con los estudios es muy variable y este informe revela que, en 20 de 28 países, más de uno de cada cuatro estudiantes de 15 años considera la escuela "un lugar al que no quiere ir".
Los jóvenes procedentes de entornos sociales privilegiados consiguen mejores calificaciones en las tres áreas encuestadas. No obstante, la composición socio-económica de la población de una escuela es un predictor del rendimiento de los alumnos, aún mejor que su entorno familiar. Así como, estos resultados tienden a ser superiores cuando los profesores tienen altas expectativas y motivación y cuando las relaciones en clase y la disciplina son buenas.

Estudios de los padres

Según los autores del informe, el nivel educativo de la familia tiene relación con el rendimiento de los alumnos en todos los países de la OCDE, donde se alcanzan mejores resultados según se incrementa el nivel de estudios cursados por los padres. Sin embargo, España es uno de los seis estados de la OCDE en que la influencia de la educación paterna sobre las evaluaciones escolares es menor.
Las madres del 62,1% de los encuestados únicamente han terminado los estudios equivalentes a la primaria o la secundaria inferior. Este porcentaje sólo es superado por Méjico y Portugal. Los chicos de este segmento obtienen en lectura, matemáticas y ciencias, puntuaciones significativamente inferiores al promedio de los países más desarrollados.
Por otra parte, el 21,3% de los estudiantes cuyas madres terminaron como mínimo el bachillerato logran notas en lectura y ciencias superiores al promedio de la OCDE y en matemáticas iguales a este cociente.

TIMSS 2003

Por otra parte, unos 5.000 alumnos de segundo curso de la ESO de 170 centros españoles participarán en el informe "Tendencias en el estudio internacional de matemáticas y ciencias" (TIMSS) 2003, cuya finalidad es analizar el rendimiento de los estudiantes en esas áreas. Con la elaboración de este informe se pretende recabar información sobre los resultados escolares para establecer una comparación con estudios anteriores y comprobar los cambios de tendencia y las novedades relevantes que se han producido en los currículos correspondientes.
Para ello, se evaluarán los estudiantes de cuarto curso de primaria y de segundo curso de ESO. El diseño de la investigación valorará el currículo en tres niveles: el establecido inicialmente por el sistema educativo, el enseñado en el aula y el adquirido por el alumno.
La pasada semana tuvo lugar en Madrid una reunión de los coordinadores nacionales del TIMSS 2003, en la que participaron un centenar de delegados de 50 países. La organización de este encuentro corrió a cargo de la Asociación Internacional para la evaluación del rendimiento educativo (IEA), que aglutina a los centros de investigación educativa de 60 países y tiene como objetivo confeccionar estudios de evaluación comparativos entre los estados miembros, para mejorar su política educativa y perfeccionar los procesos de enseñanza.

 

arriba