Los especialistas recomiendan que escuela y familia colaboren para ofrecer a los niños una alimentación más equilibrada. (Foto: R. Martínez)
La dieta de los niños es mejorable y la escuela y la familia deben colaborar para ofrecerles una alimentación equilibrada, según una encuesta realizada para conocer los hábitos de los alumnos que utilizan los comedores escolares. El estudio revela que el 12% de los niños no comen nada antes de ir al colegio mientras que el 70% no desayunan correctamente, y recomienda desarrollar una educación nutricional.

La dieta de los escolares es mejorable

Madrid. G. A.
La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria ha realizado el estudio "Dime como comes", con el fin de "conocer los hábitos, preferencias y carencias alimentarias de la población escolar usuaria del servicio de comedor". Se trata de una encuesta realizada con una muestra de 322 niños con edades comprendidas entre 3 y 16 años y 212 familias de toda España. Y se ha efectuado a petición de la filial española del grupo Sodexho, una compañía dedicada a la restauración y la distribución de comidas entre colectivos.
El trabajo ha sido dirigido por el doctor Javier Aranceta, profesor de la Universidad de Navarra y responsable de la Unidad de Nutrición Comunitaria de la Subárea de Salud Pública del Ayuntamiento de Bilbao, quien ha informado sobre sus resultados en compañía de Enric Domingo, director nacional del segmento de educación de Sodexho. Ambos han destacado que el 70% de los escolares españoles no desayunan correctamente, ya que no incluyen en la primera comida del día productos lácteos, cereales y fruta, e incluso un 12% no comen nada habitualmente antes de salir de casa para ir al colegio y llegan a clase con el estómago completamente vacío.

Comer por las mañanas

Las chicas de entre 12 y 16 años son quienes realizan un desayuno más completo, mientras que los niños de entre 7 y 16 años son los que peor se alimentan por la mañana. Además, el 35% de los escolares apenas dedican diez minutos a esta primera comida, una de las más importantes del día, mientras que lo aconsejable es un cuarto de hora. La leche con cacao es el producto preferido para los desayunos (91%), junto con las galletas (36%) y los cereales (35%). Por otra parte, el 45% de los niños comen algún alimento complementario a media mañana, preferentemente un bocadillo de embutido o bollería y galletas, mientras que la fruta y los lácteos son los productos que menos entusiasmo despiertan a la hora del recreo.
El 70% de los chicos consideran suficiente la cantidad de comida que se sirve en los comedores escolares. La mitad de los alumnos aseguran terminar la ración servida, mientras que el 25% sólo consumen la mitad y el 10% sólo la cuarta parte. Además, el 81% toman algún tipo de merienda, sobre todo un bocadillo, aunque también bollería, pan con chocolate y yogur o fruta. Por último, entre los niños de entre 11 y 17 años es corriente cenar dos platos, el primero generalmente de sopa. Sin embargo, los adolescentes se decantan por uno solo, e incluso lo sustituyen a veces por un bocadillo o lácteos con cereales.

Preferencias

En general, los escolares prefieren la pasta y el arroz, mientras que suelen rechazar las verduras, el pescado y las legumbres. Y como bebida optan por el agua y los refrescos de cola. De la carne prefieren la ternera y el pollo; del pescado, la merluza y el lenguado; de las legumbres, las lentejas; y de la fruta, las manzanas y los plátanos. Y, en definitiva, el consumo de dulces y golosinas es más elevado de lo que sería aconsejable, según los autores del estudio.
De estos datos se desprende, según el doctor Aranceta, que "hay una falta de confluencia entre la cocina institucional y la familiar, que hace que la alimentación se esté alejando del modelo mediterráneo". Cree que la escuela y la familia deben colaborar para ofrecer una alimentación equilibrada a los niños y fomentar entre ellos hábitos alimentarios saludables. Y considera que, en general, "la dieta de los escolares es mejorable, sobre todo a media mañana, en las meriendas y en las cenas. No está mal que acudan de vez en cuando a los restaurantes de comida rápida, pero hay un problema cuando esto se toma por costumbre". Por todo ello, afirma que "hay que realizar como mínimo cinco comidas al día durante la edad escolar, y es necesario que las empresas de restauración colectiva incorporen iniciativas destinadas a la educación nutricional".

 

Un estudio revela que el 12% de
los niños no desayunan y el 70% lo hacen de forma deficiente
arriba