Los escolares cuyos padres trabajan fuera de casa consiguen mejores resultados académicos que aquellos cuyos progenitores están en paro o se dedican
a tareas domésticas.
(Foto: Rafael Martínez)
El nivel cultural de las

familias condiciona el rendimiento de los escolares

El nivel de estudios de los padres es el factor que más influye en el rendimiento de sus hijos, según un estudio del INCE que revela que cuanto mayor es el nivel cultural de sus familias, mejores resultados consiguen los escolares. Además, el 60% de los padres de alumnos pertenecen a las APAs, aunque sólo el 20% se consideran miembros activos.
El INCE evalúa
la participación de los padres en los centros y su influencia en
el rendimiento académico
de sus hijos

Madrid. G. A.
El Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE) ha difundido los resultados de un estudio, sobre los "aspectos del perfil de los padres" de los alumnos de Educación Primaria que más relación tienen con el rendimiento académico de sus hijos, como la edad, el nivel de estudios que poseen, el trabajo que realizan, la ayuda que prestan a sus hijos en la realización de sus actividades escolares y las expectativas que tienen respecto a ellos. Forma parte de un trabajo más amplio de evaluación de dicho nivel educativo, realizado mediante encuestas con una muestra de 10.743 estudiantes de sexto curso en el ejercicio 1998-99 pertenecientes a 562 centros, 9.895 familias, 542 equipos directivos, 545 profesores tutores y 1.264 coordinadores de ciclo.
El nivel de estudios de los padres es el factor que tiene más incidencia en el rendimiento académico de sus hijos, ya que "cuanto más alto es el nivel cultural de las familias (estudios realizados por uno u otro de los progenitores), mejores son los resultados que alcanzan los alumnos, con independencia del sexo o de la titularidad del centro. Y cuanto más jóvenes son los padres menor es el rendimiento de los estudiantes. También tiene gran influencia la situación laboral de las familias, puesto que los alumnos cuyas madres trabajan fuera de casa obtienen resultados significativamente más altos que los que consiguen aquellos cuyas madres están en cualquier otra situación laboral. E igualmente es mejor el rendimiento de los escolares si sus padres trabajan, que si están parados o realizan tareas de casa.

Expectativas

Las familias de las chicas y las de los alumnos y alumnas de los centros privados son los que dicen estar más satisfechos con los estudios de sus hijos que, paralelamente, son los que obtienen mejores resultados. Por otra parte, el 75% de los padres y madres aspiran a que sus hijos realicen estudios universitarios, el 13% pretenden que estudien algún ciclo de FP, el 6% desean que terminen el Bachillerato y otro 6% se conforman con que terminen la ESO. Precisamente, los escolares con mejor rendimiento son aquellos cuyos padres quieren que estudien una carrera universitaria, y los que los peores resultados coinciden con el deseo de que los hijos dejen los estudios al terminar la ESO. Por último, la encuesta revela que cuanto el rendimiento de los estudiantes esa menor cuanto más jóvenes son sus progenitores.
El INCE también ha publicado los resultados de otro informe, sobre la participación de los padres en los centros. La primera parte del estudio revela que alrededor de 60 alumnos de cada 100 escolarizados en último curso de Educación Primaria y en Secundaria Obligatoria, en los años 1999 y 2000, tienen padres que pertenecen a las APAs de su centro. En concreto, los porcentajes son del 65% en Primaria y del 58% en Secundaria. De todos ellos, aproximadamente un 20% se consideran miembros activos y participativo en las mismas y el 80% restante se limitan exclusivamente a pagar la cuota. La "participación activa" es mayor en Primaria (24%) que en Secundaria (15%).

Participación

Los mayores porcentajes de participación se dan entre padres con estudios medios o universitarios, y entre los de alumnos de centros pequeños (menos de 29 unidades). Por lo que respecta a la titularidad de los colegios, la pertenencia a las APAs es mayor en la enseñanza concertada, pero en la pública hay proporcionalmente más padres que, además de pagar la cuota, participan activamente. En 1999 aumentó la pertenencia a estas asociaciones en Primaria con respecto a 1995 pero disminuyó la participación, mientras que dichos porcentajes son similares en la ESO entre 1997 y 2000.
La segunda parte de este informe se refiere a la participación de las familias de alumnos de ESO en algún tipo de actividades de los centros a los que asisten sus hijos, según sus propias manifestaciones y las de los directores, durante el año 2000. El 74% de los padres afirman haber asistido a actividades relacionadas con el proceso de enseñanza-aprendizaje (asistencia a reuniones, colaboración en las aulas), frente al 51% que participaron en actos culturales (deportes, música, teatro) y un 44% en actuaciones extraescolares (excursiones, atención a la biblioteca, fiestas escolares) o de apoyo (captación de fondos y sostenimiento del centro). Sin embargo, los directores afirman que la participación familiar no pasa del 50% en el primer caso, y apenas llega al 25% en el último supuesto.
Por último, los padres de estudiantes en la enseñanza privada participan en mayor proporción que los de la escuela pública. Y también es mayor la participación en los centros de menos de 15 unidades que en los grandes, y en los que únicamente tienen etapas obligatorias con respecto a los que imparten, además, niveles postobligatorios.

 

arriba