Peter Burke apostó por el equilibrio entre las organizaciones que controlan el conocimiento, en el transcurso de su conferencia. (Foto: Rafael Martínez)

Peter Burke analiza conocimiento e información

Catedrático de la Universidad de Cambridge, interviene en el ciclo "La educación que queremos"
El historiador británico Peter
Burke aborda el conocimiento y la información en su exposición, dentro del ciclo de conferencias "La educación que queremos", que desarrolla la Fundación Santillana.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
"¿En qué momento comienza la sociedad de la información?", con esta pregunta dio comienzo Peter Burke su intervención, precisando que "algunos datarían su nacimiento en los años 1990, cuando Internet se convirtió en un tema de debate público, mientras que otros lo situaría en los 70, cuando sociólogos como Daniel Bell se referían a los problemas de la "era postindustrial"; así como, otros se remontan a 1947 cuando se inventó el transistor".
Este catedrático de Historia de la Cultura de la Universidad de Cambridge manifestó su especial interés por la historia social del conocimiento y explicó la diferencia entre información y conocimiento. Para él, conocimiento es "información procesada por el pensamiento" y aclaró que "la información es relativamente "cruda" y el conocimiento ya ha sido "cocinado".
Seguidamente centró su exposición en la influencia de tres factores sobre las áreas de conocimiento a comienzos de la era moderna en Europa: "la tecnología en el siglo XVI, la política en el siglo XVII y el mercado en el siglo XVIII".

La imprenta

En primer lugar aludió al efecto de la imprenta sobre la difusión del conocimiento, su difusión geográfica y social y el hecho de que revelaba a un público más extenso los secretos confinados a unos pocos".
Tras describir el conocimiento académico, Burke precisó otro tipo de conocimiento, el político el "conocimiento oficial". "El comienzo del periodo moderno fue una era de centralización, de creación de estado y esos gobiernos necesitaban poseer datos sobre la población y recursos de sus vecinos. Esta es una de las razones principales que explican el nacimiento de la diplomacia al comienzo de la era moderna, dado que la función más importante de los embajadores residentes no era la de negociar sino la de recoger información, en otras palabras, espiar", reveló.

Los archivos

No obstante, la cantidad de información política recogida produjo problemas de almacenamiento, protección y recuperación, que se resolvió con el establecimiento de archivos; una innovación de finales del siglo XVI y principios del XVII. Burke especificó que estos archivos eran oficialmente secretos y que sólo con la Revolución Francesa se proclamó el principio de acceso público a los archivos.
En la tercera parte de la conferencia, abordó el mercado de la información, que aumentó por el auge de la imprenta. Los libros de referencia no solamente se vieron propulsados por el aumento de información, sino también por la competencia entre los impresores. La comercialización del libro, incluyendo los periódicos dio un importante paso hacia delante en el siglo XVIII. El nacimiento de la "sociedad de consumo" en Inglaterra, Francia, Alemania... en los años 1750 tuvo repercusiones considerables para la literatura, la información y el conocimiento.

Control informativo

A juicio de este historiador, "los conocimientos o los sistemas de conocimientos no eran más "puros" o autónomos a comienzos de la edad moderna de lo que lo son en la actualidad. Los estados y las iglesias intentaban controlar diversos tipos de conocimiento o controlar a la gente a través del mismo. Los hombres de negocio vendían la mayor cantidad de tipos de conocimiento posible a los lectores a diferentes precios".
"La historia de las primeras universidades modernas en la época del renacimiento, la era de la revolución científica y la era de la ilustración es la historia de la resistencia a las nuevas ideas. Por tanto, fue necesario fundar nuevas instituciones, como las academias humanistas o las sociedades científicas a fin de nutrir estas nuevas ideas. Estos grupos informales pronto se consolidaron en organizaciones formales y su vuelta resistió la innovación", reveló Burke.
Para concluir su intervención, subrayó que "dado que el conocimiento no puede ser puro, y dado que es imposible separarlo del poder, lo mejor que podemos esperar es que se produzca un equilibrio de poder entre las diferentes organizaciones que intentan controlar el conocimiento".

 

arriba