El buque de investigación oceanográfica Hespérides cumple 10 años

Madrid. R.C.
Con motivo del X aniversario del buque de investigación oceanográfica Hespérides, se han organizado diversos actos que giran en torno a una exposición y a la presencia del buque en el puerto de Cartagena. El Museo de Artillería alberga la citada muestra,  que  pretende  divulgar  los

trabajos científicos y tecnológicos que se desarrollan a bordo del Hespérides, así como la actividad oceanográfica en nuestro país.
Buque insignia de la flota oceanográfica española, este barco fue construido en 1991 en los astilleros de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena. El Hespérides tiene una eslora total de 82,5 metros y una manga máxima en la cubierta principal de 14,3 metros. La distancia de la cubierta principal a la quilla es de 7,35 metros y su velocidad máxima es de 15 nudos y la de crucero entre 12 y 13 nudos. Su característica más notable es su capacidad subpolar, lo que permite navegar en aguas de la Antártida, continente al que ha acudido todos los años desde su botadura para realizar las campañas científicas. Este buque puede atravesar hielos de 40 cms. a una velocidad de 5 nudos. Su autonomía es de 12.000 millas naúticas (22.224 kms.) y su desplazamiento es de 2.666 toneladas.
Desde su construcción incorporó las últimas tecnologías y a lo largo de estos diez años, el Hespérides ha llevado a cabo 75 campañas oceanográficas; de ellas 22 en la Antártida. Más de 2.000 investigadores han desarrollado sus trabajos científicos a bordo, de ellos 1.400 españoles y el resto de otras nacionalidades, ya que este buque constituye una plataforma abierta cuyo único requisito de acceso es la calidad científica de los proyectos de investigación.

Programa para la contratación
de doctores y tecnólogos

Madrid. R.C.
El Ministerio de Ciencia y Tecnología ha puesto en marcha el Programa Torres Quevedo para la incorporación de doctores y tecnólogos a empresas y centros tecnológicos. Orientado a compañías que desarrollen programas de I+D+I, también va dirigido a las que deseen reforzar sus capacidades de innovación.
Entre sus objetivos figuran incrementar la capacidad investigadora y de innovación en el sector privado y especialmente en las Pymes; elevar la competitividad de las empresas y los centros tecnológicos; mejorar el aprovechamiento de los resultados de I+D+I en el sector privado; y facilitar la realización de tareas de I+D+I en las empresas que aún no las lleven a cabo; además de incrementar recursos humanos cualificados, mediante la ayuda a la contratación de profesionales.
Este programa, que cuenta con recursos del Fondo Social Europeo, facilitará la incorporación de 800 doctores en empresas y centros tecnológicos, a lo largo de 2002. Expertos de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP) y del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) se encargarán de la evaluación de las solicitudes. La incorporación se realizará por medio de contratos laborales y la cuantía máxima de las subvenciones del Ministerio de Ciencia y Tecnología podrá alcanzar, en el caso de los doctores 28.488 euros (4,74 millones de pesetas) durante el primer año; mientras que para los tecnólogos, las ayudas serán de 20.987 euros (3,49 millones de pesetas) en el mismo periodo.

España es uno de los diez países punteros en publicación de investigaciones sobre el cáncer

Madrid. España se encuentra entre los diez países con mayor volumen de investigaciones sobre el cáncer publicadas por la prensa internacional especializada. Así lo revela un estudio realizado por oncólogos de la Universidad de Urdina (Italia), presentado ante la "Conferencia Europea del Cáncer", celebrada recientemente en Lisboa. Estados Unidos es el país que ocupa el primer lugar con más de un tercio del total de investigaciones (37,7%), por delante de Italia (9,8%), el Reino Unido (8,5%), Japón (6,9)% y Francia (6,3%). España (2,16%) está en noveno lugar, después de Canadá y delante de Grecia.
Con independencia del número de investigaciones publicadas, los autores de este trabajo han medido asimismo su impacto, considerando el número de veces que cada estudio se mencionaba en los medios de comunicación, aspecto en el que también EE.UU sobrepasaba con mucha diferencia al resto de países. El balance general se ha limitado a los estudios clínicos sobre el cáncer en fase I, fase II y fase III, publicados entre 1995 y 1999. Los experimentos en fase I investigan fundamentalmente la seguridad, para avanzar con un número creciente de pacientes si el compuesto investigado ofrece resultados esperanzadores, y en su mayor parte se realizan en EE.UU. Los trabajos en fase III se llevan a cabo con una proporción mucho más alta de pacientes, están destinados a medir seguridad y eficacia del producto, suelen durar un mínimo de tres años, y se desarrollan mayoritariamente en Europa.

 
arriba