En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   

La enseñanza de idiomas

Recientemente se ha celebrado el Día Europeo de las Lenguas en una jornada festiva desarrollada en las distintas capitales europeas con actos conmemorativos, apertura de centros al entorno, conferencias y mesas redondas. Se trata de una jornada que debería servirnos para reflexionar sobre la cuestión de los idiomas y su enseñanza, ya que, a pesar de los avances que se han producido en los últimos tiempos, las cifras revelan que el 54% de los españoles reconoce no hablar ningún idioma extranjero y sólo dominar la lengua materna.
Debemos de envidiar también la situación de países como Luxemburgo, Dinamarca, Suecia u Holanda, en donde la mayor parte de su población, además de la lengua propia, se desenvuelve perfectamente en uno o dos idiomas, preferentemente el inglés. Esto dice mucho no sólo de sus ciudadanos, sino también de sus gobernantes y responsables educativos que en su momento supieron ver que sin la destreza idiomática no se va a ninguna parte.
Al margen de celebraciones como la del Año Europeo de las Lenguas y de jornadas festivas, la UE debería influir en los estados miembros para que en sus planes de estudios se potenciasen de una vez por todas la enseñanza de lenguas y la educación bilingüe como ejes formativos fundamentales desde que el niño ingresa en la escuela. Los estudios demuestran que la educación precoz de un idioma es el factor fundamental para su dominio futuro.

Javier García Rodriguez
Madrid

 
   
 
   

El negocio de los libros de texto

Cada inicio de curso aparecen los desequilibrios económicos familiares causados por los libros de texto. Este año me toca ser víctima no sólo de su abusivo precio (precio medio por libro 3000 ptas), sino de la tomadura de pelo que supone su contenido. Mi hija pasará el curso coloreando dibujos y escribiendo en los libros (negocio redondo, por ser inservibles para su hermano), a veces, entre sus hojas, aparecen unas simples muestras de letras o sencillas operaciones aritméticas que, sin ningún esfuerzo, el personal docente podría escribir en la pizarra y los alumnos copiarlas en sus cuadernos (precio medio de un cuaderno 100 pesetas). Así se hacía en otros tiempos y, desde luego, la mayoría de los padres no somos incultos analfabetos.
El negocio de los libros de textos es seguro y muy lucrativo a costa de nuestros hijos. Incluso, a pesar de tanto libro de texto inútil, cada vez es mayor el fracaso escolar, los niños no son capaces de redactar correctamente un texto ni dominar otro idioma al finalizar la educación obligatoria, crece la incultura y desaparecen los buenos modales.
Los poderes públicos siguen año tras año consintiendo el negocio. Invito a todos los padres a tomar medidas contra este abuso permanente.

Begoña Mendoza Casares
Ciempozuelos (Madrid)

 

 
arriba