La Ley de Universidades inicia su tramitación parlamentaria

El proyecto de Ley de Universi-dades ha iniciado su proceso de tramitación parlamentaria con su debate en la reunión del Pleno del Congreso de los Diputados celebrada el pasado 27 de septiembre, que rechazó las nueve enmiendas a la totalidad presentadas por los grupos de oposición. El proyecto de Ley afronta ahora la presentación de casi 800 enmiendas parciales en
el Congreso y el rechazo de organizaciones estudiantiles y sindicatos docentes, que estudian la convocatoria de movilizaciones durante el mes de noviembre.

La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, durante su intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados. (Foto: EFE)

El Pleno del Congreso rechaza las
nueve enmiendas a la totalidad presentadas al proyecto, que afronta ahora casi
800 enmiendas parciales

Madrid.
En su intervención ante el Pleno del Congreso, la ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, afirmó que "la educación es la clave de la dinámica social, y si ha habido una lección de la última mitad del siglo XX es que no son los recursos naturales sino los recursos humanos los que potencian el crecimiento económico, la calidad de vida y la fortaleza del sistema democrático; es más: la educación es el instrumento que permite afrontar los efectos negativos de un mundo más global".
Pilar del Castillo resaltó asimismo que "el contenido del proyecto de Ley de Universidades amplía las competencias en materia de enseñanza superior de las Comunidades Autónomas; incrementa el grado de autonomía de las universidades; permite a la Administración General del Estado asumir sus responsabilidades en la cohesión y vertebración del sistema universitario, y establece los cauces apropiados para fortalecer los vínculos recíprocos entre la sociedad y la Universidad".
"El texto que se somete a su debate –precisó la ministra en su intervención- denota, de manera inequívoca, la confianza de la sociedad en sus universidades. Nuestra sociedad desea y necesita que su sistema universitario mejore sensiblemente su calidad y competitividad para afrontar con posibilidades de éxito su integración en el espacio europeo de enseñanza superior y para formar, con el parámetro irrenunciable de la calidad, a los ciudadanos y a los profesionales que asumirán la responsabilidad de impulsar el desarrollo social, cultural, científico, económico y político de España en el siglo XXI".
Pilar del Castillo añadió que el texto del proyecto de Ley de Universidades ofrece una arquitectura normativa para la creación de un sistema universitario moderno, "capaz de enfrentarse al reto de la integración europea en materia universitaria y a la mejora de la calidad", y resaltó que el proyecto de ley "es el resultado de un trabajo constructivo, pues se ha debatido durante decenas de horas en el seno del Consejo de Universidades y se han recogido cientos de aportaciones, con lo que se acredita la voluntad de diálogo del Gobierno".

Rechazo de las nueve enmiendas a la totalidad

El Pleno del Congreso de los Diputados rechazó ese mismo día, 27 de septiembre, con los votos en contra del Grupo Popular y de Coalición Canaria y la abstención de Convergencia i Unió, las nueve enmiendas a la totalidad que habían sido presentadas contra el proyecto de Ley de Universidades por los grupos PSOE, IU, PNV, BNG, EA, IC-Verds, PA, CHA y ERC. Los portavoces de estos grupos coincidieron en calificar el texto de proyecto como "uniformador, retrógrado y reglamentista", y denunciaron "la invasión de competencias autonómicas".
El portavoz de Educación del PP, Juan Carlos Guerra Zunzunegui, mostró las disposición de su grupo a dialogar y consensuar, durante el trámite parlamentario iniciado, "modificaciones parciales que contribuyan a mejorar el proyecto de ley".
Partido Popular y Coalición Canaria votaron en contra de las nueve enmiendas a la totalidad, mientras que CiU se abstuvo en todas las votaciones excepto en la correspondiente a la enmienda presentada por el PSOE, única que incluía una propuesta alternativa al proyecto presentado por el Gobierno, a la que votó en contra.
La portavoz de Educación del Grupo Socialista, Carme Chacón, criticó que se "haya pretendido demonizar" a quienes han discrepado del proyecto, y añadió que la reforma propuesta "multiplicará los problemas actuales de las universidades".
Chacón señaló que el proyecto de Ley de Universidades "limita la autonomía universitaria, supone un recorte de competencias para las Comunidades Autónomas" y, a su juicio, "abrirá una brecha entre las universidades de élite, situadas en el extranjero, las universidades privadas y las universidades públicas españolas, que quedarán como una especie de FP".

Presentadas casi 800 enmiendas parciales

Los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados han presentado cerca de 800 enmiendas parciales al proyecto de Ley de Universidades, orientadas en su mayoría hacia el refuerzo de la autonomía universitaria y a la defensa de las competencias de las Comunidades Autónomas. El plazo de presentación de enmiendas parciales se amplió hasta las ocho de la tarde del pasado día 4 de octubre.
Según informa EFE, la supresión de la obligación de que los rectores y los claustros cesen tras la entrada en vigor de la nueva Ley y la potenciación de la presencia con voz y voto de los representantes de la Junta de Gobierno en los Consejos Sociales son algunas de las propuestas de enmiendas parciales en las que han coincidido prácticamente todos los grupos, incluido el PP.
El grupo parlamentario Popular ha presentado 77 enmiendas parciales al texto del proyecto, muchas de ellas de carácter técnico, con el fin de mejorar la redacción inicial del texto, y otras "importantes por su contenido", según explicó el portavoz de Educación del PP, Zunzunegui, que destacó entre ellas la referida a la eliminación de la obligatoriedad de realizar elecciones a rector seis meses después de entrada en vigor de la nueva Ley, y la que propone que el rector, el secretario general, el gerente, los estudiantes, el profesorado y el personal de servicios estén representados en el Consejo Social de las universidades.
El grupo socialista ha presentado más de 200 enmiendas, y su portavoz, Carme Chacón explicó que entre ellas destacan las dirigidas a "sustituir el sistema de habilitación propuesto en el proyecto por un sistema de acreditación abierta; el refuerzo de la autonomía académica de las universidades; la mejora de los mecanismos de rendición de cuentas de las universidades ante la sociedad y a que la Agencia Nacional para la Evaluación de la Calidad tenga un carácter independiente de la administración central""
CiU ha presentado 57 enmiendas, IU ha presentado 55 y EA más de 60. Por su parte, PNV presentó 62 enmiendas parciales, CC otras 29, al igual que BNG, 25 enmiendas ERC y 104 el grupo IC-Verds.

Comparecencia de la ministra en el Senado

La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, compareció, el día 2 de octubre, a petición del grupo parlamentario socialista y del Gobierno de Baleares, en la Comisión de las Comunidades Autónomas del Senado, donde explicó las implicaciones competenciales del proyecto de Ley de Universidades, y aseguró en su intervención que la futura ley "profundizará las competencias autonómicas.
Los representantes de las Comunidades Autónomas con gobierno socialista denunciaron "la falta de diálogo y de consenso con que nace la nueva Ley", mientras que los representantes de las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP rechazaron tales críticas y se mostraron de acuerdo con los principios del texto del proyecto.
Pilar del Castillo explicó que las nuevas competencias previstas en el proyecto permitirán a las Comunidades Autónomas la planificación, coordinación y gestión de las universidades de su territorio; autorizar estructuras de enseñanza no presencial y desarrollar el régimen retributivo del profesorado", y precisó que "las administraciones autonómicas establecerán las normas y procedimientos para el desarrollo y ejecución de los presupuestos de las universidades, así como para el control de los ingresos, las inversiones y los gastos mediante las correspondientes técnicas de intervención, bajo la supervisión del Consejo Social.
Por otra parte, estudiantes de las universidades de toda España estudian la convocatoria de diversas movilizaciones a lo largo del próximo mes de noviembre para mostrar su rechazo al proyecto de Ley de Universidades, así como la convocatoria de "una semana de paro académico" y de una huelga general en la Universidad a celebrar el día 14 de noviembre.
Las organizaciones estudiantiles FAES, CANAES y Sindicato de Estudiantes y representantes de los sindicatos FETE-UGT y CC.OO., juntos con representantes de las juventudes de IU y PSOE, tienen prevista una reunión para el día 9 de octubre con objeto de estudiar la creación de la Plataforma en Defensa de la Universidad Pública, similar a la existente en el ámbito de la enseñanza no universitaria, integrada por las citadas organizaciones más CEAPA y otras fuerzas sindicales.

 

arriba