José María Aznar apoya las
reformas educativas

El presidente del Gobierno afirma que el sistema educativo es mejorable y advierte que rechazará las críticas que obedezcan a intereses corporativistas

El Gobierno respaldará totalmente las reformas planteadas
por el MECD, según ha afirmado el propio José María Aznar.
El presidente ha pedido a padres, profesores y alumnos que no eludan sus responsabilidades y se ha mostrado partidario
de asumir críticas y aportaciones, pero va a rechazar las que
oculten "intereses corporativistas".

Madrid. G. A.
El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha clausurado recientemente en Madrid la Convención Nacional de Educación del PP, que también ha contado con la participación de la ministra Pilar del Castillo. Aznar ha asegurado que el Ejecutivo llevará adelante las reformas educativas impulsadas por el Ministerio de Educación, pero ha advertido que distinguirá las críticas constructivas de aquellas que ocultan "intereses corporativistas". Y ha añadido que "el sistema educativo es manifiestamente mejorable y asumimos las críticas y aportaciones, pero ya no escuchamos las monsergas. Sencillamente ponemos en marcha las reformas educativas que necesita España".
También ha avisado que "ni va a ser fácil ni cómodo, porque existen muchos intereses en juego, y hay gente que ha visto o ve la oportunidad para hacer manifestaciones expresas de corporativismo más rancio y más reaccionario, envuelto en la bandera de un progresismo absolutamente trasnochado". Y ha sugerido que "cuando escuchéis decir que los profesores, los padres o los alumnos se oponen a las reformas que proponemos, deteneos y pensad si quien dice esto lo que está escondiendo es la defensa de intereses corporativos o particulares, que plantean simplemente luchas ideológicas de hace treinta años".
José María Aznar se ha mostrado partidario de un sistema de enseñanza que permita atender a diversidad de intereses y capacidades, con mayores oportunidades de elegir para padres y alumnos, y con mayor diversidad de centros y de itinerarios. Ha afirmado que el principal desafío es elevar la calidad de los colegios públicos. Y ha apostado por una Universidad "moderna y competitiva", donde se incentive el esfuerzo investigador "y se ponga fin a la endogamia".

Responsabilidades

Pero también ha pedido a padres, profesores y alumnos que no eludan sus responsabilidades. "Si los padres dimiten de su responsabilidad educativa de transmitir valores a sus hijos, si los profesores declinan su responsabilidad de dirigir los centros, y si los alumnos no se sienten estimulados al esfuerzo o a la responsabilidad de aprender; si fallan padres, profesores y alumnos, no se puede aspirar a un buen sistema educativo".
Por su parte, la ministra Pilar del Castillo también se ha referido a los proyectos de Ley de Universidades, Ley de Calidad de la Educación y Ley de Formación Profesional, que conforman la anunciada reforma educativa y "cuyo eje vertebrador es el de una educación de calidad para todos". En su opinión, "estamos ante un proyecto de educación coherente, responsable y lleno de sentido común, que intenta dar respuesta a las inquietudes de cada uno de los tramos de la enseñanza, desde la Educación Infantil a la Universidad".

Rechazo

Las afirmaciones del presidente Aznar han provocado un rechazo entre diversos estamentos del mundo educativo. La portavoz de Educación del PSOE, Amparo Valcarce, cree que dichas acusaciones suponen una descalificación a los rectores y a la comunidad universitaria, y "dicen muy poco del respeto en democracia a las opiniones de los demás, de la oposición y de la sociedad civil". Y para el portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Jesús Caldera, "las graves declaraciones del jefe del Ejecutivo, atacando a toda la comunidad educativa y agrediendo a los investigadores, posiblemente se deben a que añora los tiempos en que los rectores eran nombrados la dedo".
Los dirigentes de las federaciones de enseñanza de CC.OO y UGT han coincidido al valorar la intervención de José María Aznar como el inicio de "la guerra escolar". El responsable de profesorado universitario de CC.OO, Jesús Esquinas, ha valorado las palabras del presidente como "totalmente negativas, ya que en lugar de discutir o negociar las reformas, insulta a todo el que discrepa". Y el secretario general de FETE-UGT, Jesús Ramón Copa, le ha acusado de usar "un tono maleducado y autoritario" hacia los sectores de la comunidad educativa que se oponen a sus reformas. También ha augurado "dificultades" en las negociaciones de las reformas anunciadas. "La ley de Calidad -ha dicho- no empezará por el buen camino si no consensúa con el conjunto de la comunidad educativa y con todas las comunidades autónomas, porque los que Aznar llama progres son responsables de buena parte de la educación en este país".
Por último, el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Saturnino de la Plaza, ha rechazado que la Universidad "pase por momentos malos" ni que haya entrado en un "corporativismo de mediocres". Ha afirmado que el sector universitario "se ha desarrollado cuantitativa y cualitativamente en los últimos tiempos, y eso lo demuestran las cifras, puesto que la productividad científica en España ha pasado de ser el 1,5% de la producción mundial en 1990 al 2,6% actual".

 

arriba