La enseñanza para todos,
objetivo prioritario de la ONU

Son necesarios 7.000 millones de dólares más en la próxima década para acabar con el analfabetismo en el mundo

Representantes de más de 180 países se han reunido en Ginebra para tratar de la educación para la convivencia, uno de los grandes desafíos en una época de conflictos interétnicos. La erradicación del analfabetismo y la educación básica para todos en año 2015, también han sido temas de debate.

La Unesco plantea una educación básica para todos en el año 2015.

Madrid.
Delegados de 180 países, entre ellos numerosos ministros de educación, se han reunido durante cuatro días en Ginebra en una conferencia organizada por la UNESCO para discutir los nuevos desafíos de la educación en la era de la globalización.
Bajo el lema "Educación para todos para aprender a vivir juntos", la Conferencia ha intentado avanzar la campaña de alfabetización más importante lanzada por la ONU, que plantea una educación básica para todos en el año 2015.
Es un objetivo ambicioso si se tiene en cuenta que, según estadísticas de la propia UNESCO, desde 1990 la población analfabeta del mundo solo ha bajado de 895 a 875 millones. De seguir esta tendencia, uno de cada diez jóvenes de entre 15 y 24 años seguirá siendo analfabeto dentro de diez años.
Según cálculos de la ONU, para que todos los niños del mundo reciban educación son necesarios otros 7.000 millones de dólares más en los próximos diez años, cantidad inferior a la que los europeos gastan anualmente en helados. Además, la ayuda a la educación procedente de fuentes bilaterales ha bajado de 3.640 millones a 3.550 millones de dólares anuales.

Avances positivos

No obstante, la UNESCO señala que algunos datos positivos como el hecho de que se haya triplicado la cifra total de niños escolarizados en el ciclo primario en todo el mundo al pasar de 206 millones en 1950 a 681 millones en 1998.
A la vez, los países menos avanzados han alcanzado en su conjunto un índice neto de escolarización en enseñanza primaria superior al 80%, como es el caso de Asia Oriental o de América Latina y el Caribe, que han llegado al 97 y al 94% respectivamente, por lo que se aproximan a la escolarización universal y primaria.
El director general adjunto para educación de la UNESCO, John Daniel, ha calificado como objetivo prioritario de las Naciones Unidas la "enseñanza para todos", a la vez que ha señalado la gravedad de que todavía en algunos países los padres no tengan más remedio que enviar a sus hijos a escuelas privadas, si pueden permitírselo, pues no existe una enseñanza gratuita y obligatoria para todos.

Acabar con los mitos

Por su parte, la directora de la Oficina Internacional de la Educación de la UNESCO, Cecilia Braslavsky, ha resumido los trabajos de la Conferencia en el intento de acabar con tres mitos: "la educación lo puede todo"; "más de lo mismo producirá algo mejor"; y que "basta con el aprendizaje del inglés y de las nuevas tecnologías".
El gran mensaje de Ginebra, compartido por todos los participantes, es que "la educación puede solo algunas cosas y requiere de ciertas condiciones económicas y sociales, que hay que inventar caminos nuevos y que éstos no dependen sólo de las nuevas tecnologías o de una lengua dominante".
También es preciso cuidar los contenidos para que la formación de la "conciencia nacional" no degenere en un nacionalismo excluyente, sino que se convierta en una "energía vital capaz de recoger lo mejor de la cultura propia para la convivencia armónica con los demás", añadió Braslavsky. En este sentido, y refiriéndose a las tensiones surgidas en la Conferencia de Durban contra el racismo, criticó que la inmensa mayoría de los políticos no hayan encontrado la forma de dialogar en un foro contra la xenofobia.

 

arriba