Jon Juaristi, Luis Alberto de Cuenca y Miguel Ángel Cortés Martín durante la presentación del Anuario del Instituto Cervantes 2001. (Foto: Rafael Martínez)

Auge del español y lo hispano en Estados Unidos

El Anuario del Instituto Cervantes 2001 analiza la creciente presencia de nuestro idioma en la sociedad norteamericana

"Estados Unidos será en muy poco tiempo la gran potencia del español, la lanzadera del castellano del siglo XXI", afirmó Jon Juaristi, director del Instituto Cervantes, en el acto de presentación del Anuario 2001 de este organismo, encargado de la promoción
y difusión del español en el mundo.

Madrid.
El pasado día 9 de julio tuvo lugar, en la Casa de América de Madrid, la presentación del Anuario del Instituto Cervantes 2001, en el transcurso de un acto que contó con la presencia e intervención de Jon Juaristi, director del Instituto Cervantes, organismo encargado de la promoción y difusión de la lengua y la cultura españolas en el mundo, de Luis Alberto de Cuenca, secretario de Estado de Cultura, y de Miguel Ángel Cortés Martín, secretario de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica.
En la presentación del Anuario del Instituto Cervantes, que este año cumple su cuarta edición, Juaristi, tras calificar la publicación, editada en colaboración con el Círculo de Lectores y Plaza Janés, como "referente de nuestra realidad idiomática", afirmó que en la elaboración y metodología del informe se ha considerado al idioma español "como un activo económico", y explicó que en el Anuario "se hace especial hincapié en el auge que nuestra lengua está teniendo en Estados Unidos".
"Ni la raza ni el país de origen –afirmó el director del Instituto Cervantes- identifica a los hispanos en Estados Unidos, la locomotora del mundo: el español es hoy su único rasgo definitorio".
Juaristi resaltó en su intervención que "Estados Unidos será en muy poco tiempo la gran potencia del español, la lanzadera del castellano en el siglo XXI, y en esta acción tiene mucho que decir España pero, sobre todo, México".
Este proceso, explicó Juaristi, se debe también "al fenómeno de asimilación que el hispano está teniendo de la idiosincrasia estadounidense, como ocurrió a principios del siglo XX con italianos e irlandeses, aunque con la diferencia de que el nuevo emigrante hispano no rechaza sus raíces y cuanto más culto es no sólo mejor habla el inglés sino que más se resiste a perder su lengua materna".
El director del Instituto Cervantes resaltó asimismo "que los países hispanos deben aprovechar este auge del español desde el punto de vista de la inversión cultural".

"Vivir en español"

"El español es, en Estados Unidos, un valor en alza", afirma Gonzalo Gómez Dacal, catedrático de la Universidad de Salamanca, quien ha llevado a cabo un estudio pormenorizado, incluido en el Anuario, de las variables que convierten a nuestro idioma en la segunda lengua de Estados Unidos y en "un objetivo político federal".
Según explicó Gómez Dacal, desde la administración Clinton se observó que la minoría hispana es "una minoría mayoritaria", decisoria en muchos casos (como ocurrió en las últimas elecciones presidenciales) del curso político y social del país.
En el último censo de Estados Unidos, realizado el pasado año, se recoge el dato de que el 12,5% de la población total del país es hispana, lo que supone más de 35 millones de personas. "Los datos indican –precisó Dacal- que el ritmo de crecimiento de la población hispana es de un 60% anual, sin contar los 600.000 indocumentados que, según las estimaciones, entran cada año, sin control, en Estados Unidos".
Gómez Dacal afirmó asimismo que "vivir en español" en Estados Unidos en totalmente posible, "dado que la tasa de concentración de hispanos en ciudades como Los Ángeles, Nueva York o Miami se acerca o supera el 50% de la población".
El catedrático salmantino añadió al respecto que "es destacable el creciente interés que el idioma español está alcanzando en la población anglófona estadounidense, para la que España es el segundo destino del mundo, tras el Reino Unido, para llevar a cabo sus estudios, en detrimento del francés y el alemán, lo que encamina a Estados Unidos a convertirse en un país bilingüe, siendo el español su segundo idioma oficial".
Por otra parte, en el informe del presidente del Consejo Ejecutivo de la SGAE, Eduardo Bautista, quien ha estudiado la repercusión del uso del español en el capital intelectual, se precisa que "la industria cultural es el cuarto motor de la economía de España", y Amparo Morales, profesora de la Universidad de Puerto Rico, destaca en su estudio que "en el desarrollo y el empuje de la lengua española tiene mucha incidencia el alto nivel adquisitivo del hispano y el desarrollo de los medios de comunicación en español en el mundo".

El sefardí se extingue

El sefardí es "una lengua muerta y mal enterrada", según afirmó Carmen Hernández, catedrática de la Universidad de Valladolid, en relación con el capítulo que sobre la lengua judeoespañola se incluye en el Anuario del Instituto Cervantes 2001.
Carmen Hernández precisó que "al sefardí no le queda nada de vida; de hecho, como lengua viva ya está muerta y enterrada, porque no hay ningún hablante monolingüe y su uso se limita estrictamente al ámbito familiar". En la actualidad únicamente se imparten cursos de esta lengua en Israel, donde residen unos 100.000 sefardíes, y en el centro del Instituto Cervantes en Tel Aviv.

 

arriba