El reto de
la formación a lo largo
de la vida

Expertos en educación y trabajo y agentes sociales debaten el aprendizaje permanente

La presentación del Memorándum corrió a cargo de Antonio Márquez, de la Dirección General de Educación y Cultura de la C.E., en presencia de Isabel Couso y José Luis Mira. (Foto: R. Martínez)

Más de 150 representantes autonómicos, de diversas instituciones y agentes sociales se reunieron en Madrid para analizar
el Memorándum sobre el aprendizaje permanente. Las conclusiones de este debate se incluirán en el informe
que la Comisión Europea presentará el próximo otoño.

Madrid. ROSAURA CALLEJA
El Memorándum sobre el aprendizaje permanente de la Comisión Europea recoge el mandato de los Consejos Europeos de Lisboa y Feira de materializar el aprendizaje a lo largo de la vida. Nuevas cualificaciones básicas para todos; más inversión en recursos humanos; la innovación en la enseñanza y el aprendizaje;  redefinir  la orientación

y el asesoramiento; valorar el aprendizaje; y acercar el aprendizaje al hogar constituyen los seis ejes clave de este documento.
La Comisión Europea propuso a los estados miembros la organización de un debate sobre el Memorándum, para recoger las aportaciones de las instituciones y actores implicados. El objetivo es traducir a la realidad este debate a nivel individual e institucional y, además, que se traslade a todos los ámbitos públicos y privados.
El MECD, en colaboración con el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, ha asumido la coordinación nacional para la organización del debate sobre el Memorándum. En los últimos meses, más de 40 instituciones, entre las que figuran Consejerías de Educación y Trabajo, Consejo Escolar del Estado, Consejo Económico y Social, Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Federación Española de Municipios y Provincias y organizaciones sindicales y empresariales han reflexionado sobre el aprendizaje permanente.

Jornada de debate

La sesión inaugural de esta jornada de debate, celebrada en Madrid, estuvo presidida por Isabel Couso, secretaria general de Educación y Formación Profesional, Dolores Cano, directora general del INEM, y José Luis Mira, director general de Educación, Formación Profesional e Innovación Educativa.
En su intervención, Dolores Cano situó la Formación Profesional en el contexto de la estrategia europea de empleo, que fue aprobada en diciembre 1997 por los jefes de Estado y de Gobierno comunitarios. Esta estrategia se articula en torno a tres elementos: las directrices anuales sobre planes nacionales de acción para el empleo; el informe conjunto de empleo sobre funcionamiento de los mercados de trabajo de la UE; y, por último, las recomendaciones a los países miembros para la consecución del pleno empleo y la mano de obra formada.
Asimismo, puntualizó que Estados Unidos y Japón, con unas tasas de desempleo muy inferiores a la UE, constituyen los referentes para los países comunitarios.
"Para asumir este reto en un plazo diez años, los estados de la UE deben tener unas políticas macroeconómicas saneadas, que tiendan al superávit", afirmó. A su juicio, el control de la inflacción reviste una gran importancia y, seguidamente, propuso que para impulsar el crecimiento en la UE "es preciso emprender reformas en los mercados de productos, de servicios, de trabajo y en los financieros".

Nuevo contexto

Por otra parte, los jefes de Estado y de Gobierno europeos coincidieron en la necesidad de garantizar la formación permanente a lo largo de toda la vida. Cano reveló que, si en el plazo de 20 años, el 80% de los puestos de trabajo en la UE va a cambiar de contenido, "debemos adaptarnos a este nuevo contexto y, si no emprendemos medidas, estos trabajadores se verán abocados a la exclusión social".
Para esta experta, el mensaje fundamental del Memorándum se resume en que "el Estado se comprometa a dar una oportunidad de formación a todos los ciudadanos". Así como, subrayó, que este documento determina el equilibrio entre el empleo y una concepción más global de la formación.
Aludiendo a la estrategia europea de empleo, Dolores Cano destacó que la formación es necesaria para garantizar la empleabilidad, la adaptabilidad, el espíritu empresarial y la igualdad de oportunidades, que conforman los pilares fundamentales de esa estrategia.
En su opinión, el Memorándum envía un mensaje a la sociedad: "la formación es tarea de todos". No obstante, matizó que "el Estado debe garantizar un núcleo normativo básico, que permita la flexibilidad y la adaptación a las necesidades sociales, pero también un marco institucional y presupuestario". Por su parte, los interlocutores sociales tienen la obligación de establecer un marco, dentro de la negociación colectiva, que facilite la formación en las empresas.

Sociedad del conocimiento

Isabel Couso comenzó su intervención valorando especialmente la colaboración entre los Ministerios de Educación, Cultura y Deporte y de Trabajo y Asuntos Sociales, que calificó de "complementarios". Para la secretaria general de Educación es irrenunciable, además de la formación para el empleo, "adquirir una perspectiva de formación en valores y humanística". Según sus propias palabras, "la cultura del aprendizaje permanente es necesaria para impulsar una sociedad basada en el conocimiento.
En su intervención anunció que "España hará de la educación y la formación una prioridad, en la próxima presidencia de la Unión Europea, que comenzará en enero de 2002 y donde se articulará, a partir de este proceso de debate, un plan de acción sobre el aprendizaje permanente, que prepare a los individuos para el desarrollo de una economía sólida y moderna, fundada en el conocimiento". También, recordó que el plazo para lograr el objetivo del pleno empleo, fijado en la Cumbre de Lisboa, finaliza en 2010.
Según sus propias palabras, "el aprendizaje permanente contribuirá a que la sociedad y la economía sean más flexibles y competitivas". Por último, hizo hincapié en que "cuanto más formados estén los ciudadanos de una sociedad, más posibilidades de desarrollo económico tendrá este modelo, porque la economía no sólo será más competitiva, sino que avanzará dentro de un contexto social equilibrado, en el que no tenga cabida la exclusión social".

 

arriba