En esta sección se publicarán las cartas dirigidas por correo o vía electrónica. El tema será libre y no deberá superar las 30 líneas. COMUNIDAD ESCOLAR se reserva todos los derechos para seleccionar, extractar y publicar las cartas recibidas. Para colaborar es necesario enviar nombre y dos apellidos y el DNI, datos que se mantendrán en absoluta reserva
comunidad.escolar@educ.mec.es

 
   
 
   
La importancia de los idiomas

En medio de las polémicas educativas sobre las reformas de la Formación Profesional y la Universidad, ha surgido en estos días una iniciativa concreta y desprovista de demagogia, una iniciativa que va al grano: la Generalitat de Cataluña, en una propuesta ratificada por todos los rectores de la universidades catalanas, quiere que todas las carreras incluyan el dominio de una tercera lengua, preferentemente el inglés, y que está sea requisito obligatorio para la obtención del título en una determinada especialidad.
Por fin alguien en este país pone en marcha una medida que estaba en la mente de todos desde hace muchos años pero que nadie se atrevía a plantear. Es cierto que el desarrollo de la reforma educativa en los niveles no universitarios ha incluido iniciativas plausibles en este terreno, como adelantar el estudio de idiomas desde los primeros años de la escolaridad, algo que no sucedía con la Ley General de Educación. Pero no es menos cierto que los conocimientos sobre idiomas que atesoran actualmente los estudiantes que finalizan la Secundaria y el Bachillerato son, cuando menos discretos, por no decir nefastos.
Ahora, esta medida de las universidades catalanas -disponen de cuatro años para reformar sus planes de estudio y ponerla totalmente en práctica- debería ser impulsada en el resto de las Comunidades Autónomas. Creo que es un primer paso para que nuestro alumnos dejen de estar en el furgón de cola de la Unión Europea en cuanto al dominio de una lengua que no sea la materna.

Esteban Rodríguez Marín
(Barcelona)

 
   
 
   

Una generación de genios

Según la opinión de numerosos expertos y de los datos que se desprenden de las estadísticas, el cociente intelectual (CI) de la población ha aumentado en el último medio siglo. Un estudio realizado en 1997 por profesores universitarios españoles constata que el CI de los españoles es 19 puntos superior que en 1969.
A pesar de que psicólogos y maestros advierten sobre los peligros del uso abusivo de la informática, al parecer, los alumnos que pasan horas delante del ordenador o practican videojuegos demuestran mayor inteligencia.
Además, ser hijo único o el mayor de varios hermanos son circunstancias que influyen en la capacidad intelectual de los niños. La explicación, según los especialistas, está en que el modelo más cercano de los hijos únicos o los hermanos mayores es el de los adultos. Mientras que los pequeños toman como referencia a otro niño, de edad similar.Por otra parte, con el descenso de la tasa de natalidad, el menor número de hijos permite a los padres una atención más individualizada, por lo que el CI aumenta.
Los factores medioambientales también determinan la capacidad intelectual, ya que no es más inteligente el que presenta un CI más alto, sino el que optimiza los recursos y estímulos del entorno. Una reciente estadística refleja que más del 2% de los escolares presenta un CI superior a 130 puntos. No obstante, estos superdotados si no son detectados y tratados adecuadamente pueden llegar al fracaso escolar. La Comunidad de Madrid ha identificado a 200 alumnos con altas capacidades en 50 centros educativos. Para su atención educativa, ha puesto en marcha el Programa de Enriquecimiento Extracurricular, que pretende fomentar la creatividad y las relaciones interpersonales de estos alumnos.

Antonio Gracia Molina
Alcobendas (Madrid)

 

 
arriba